La línea de SUMA frente a Correa deja una baja

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Santiago Zeas B. Coordinador

El movimiento Sociedad Unida Más Acción (SUMA) atraviesa por su primera fricción tras las elecciones locales de febrero. Su saldo es la separación de su único legislador: Ramiro Aguilar.

El que sus autoridades locales electas privilegiasen el diálogo y coordinación frente al Gobierno no convenció a Aguilar, quien desde antes no veía con buenos ojos esa línea.

Por ello, el que los candidatos ganadores de SUMA aceptaran la semana pasada la invitación del presidente Rafael Correa a Carondelet, marcó un quiebre entre esas dos visiones.

La una está representada por la dirigencia nacional, bajo el liderazgo Mauricio Rodas, alcalde electo de Quito. Se trata de una línea de proposición y de apertura al diálogo, antes que el de una oposición férrea.

La segunda empuja una postura dura frente a lo que considera "arbitrariedades" del Régimen y cuyo rostro visible es el asambleísta Aguilar.

  • Decisión 'sorpresiva'

Los canales de diálogo en la lista 23 no se activaron para evitar que esa divergencia de criterio generase una baja.

Cuarenta y ocho horas después de esa reunión en el Palacio de Gobierno, el legislador Aguilar anunció su separación del movimiento que lo catapultó a la Asamblea, en el 2013.

Lo hizo a través de su cuenta de Twitter, en la que cuestionó que sus coidearios hayan asistido a esa cita con Correa.

"Así que panas de SUMA disfruten las invitaciones de Correa, cumplan sus responsabilidades y no me llamen, nosotros les llamaremos". Ese fue uno de los siete 'trinos' con lo que la noche del sábado, pasadas las 23:00, anunció su decisión.

En la plana mayor de la organización causó sorpresa esa noticia. Entre otras razones, porque conocieron de su resolución a través de la red social.

La dirigencia afirma que jamás recibió una llamada del parlamentario para procesar el tema. Desde la óptica de la cúpula de SUMA, hay una lectura equivocada de Aguilar sobre la relación que las autoridades locales aspiran mantener con el Gobierno central. Además, recuerda que durante la reciente campaña electoral todos los candidatos de SUMA, con Rodas a la cabeza, enfatizaron que siempre tendrían una postura de apertura al diálogo con las autoridades estatales. Y que la asistencia al almuerzo en Carondelet es parte de esa línea.

"Consideramos que la actividad política, en lugar de plantearse como una guerra entre enemigos, debe ser un espacio para el debate respetuoso y constructivo de ideas que permita llegar a consensos, aun con quienes piensan distinto". Ese es el criterio de Guillermo Celi, presidente (e) de SUMA frente a la decisión de Aguilar.

Este Diario intentó ayer contactar al asambleísta, pero desde su despacho particular se informó que su postura sobre este asunto está recogida en la carta que 'posteó' la tarde de ayer en su cuenta de Twitter.

La misiva está dirigida a Rodas y tiene la fecha de ayer: 10 de marzo. En ella, Aguilar recordó que en 2013 fue invitado a ser candidato y que, por entonces, coincidieron en que el Gobierno no administraba el país bajo parámetros democráticos. De ahí que enfatizara que sus tareas parlamentarias se han enmarcado en exigir respeto a la institucionalidad.

También, recuerda que en la reciente campaña el oficialismo desplegó un discurso ofensivo a SUMA. "A pesar de los agravios dirigidos a todos nosotros, actualmente el mensaje político del movimiento, frente al Gobierno, es de convivencia y no confrontación".

Esta separación inquieta a actores cercanos al movimiento. César Montúfar, principal de Concertación, aliado de SUMA, considera que las posturas de Rodas y de Aguilar son coherentes desde sus posiciones.

Por un lado, dice que la postura del parlamentario guarda coherencia sobre una plataforma de oposición desde la Legislatura, con carácter nacional. Y por otro lado, advierte que Rodas tiene la obligación de mantener una línea de coordinación con el Gobierno -que no implique sumisión- que viabilice su administración.

En ese marco, el principal de Concertación señala que estas dos posturas no tienen que separarse, sino que articularse en un proyecto macro de país.

En contexto
Desde antes de las elecciones locales de febrero en SUMA había dos posturas frente al Gobierno: Mauricio Rodas reivindica el diálogo con absoluta independencia, mientras que Ramiro Aguilar es partidario de una oposición dura.

Así fue la relación entre SUMA y Ramiro Aguilar

2012 SUMA plantea a Ramiro Aguilar que sea su primer candidato a asambleísta nacional en el 2013. El jurista acepta la propuesta y es inscrito en el Consejo Electoral.

2013 En febrero, Mauricio Rodas queda cuarto en la carrera presidencial. El movimiento SUMA, con Aguilar como candidato, logra el decimoquinto escaño de la Asamblea.

2014 En la campaña, SUMA anuncia que tendrá una línea de coordinación con el Ejecutivo. El 6 de marzo sus candidatos aceptan una invitación presidencial a Carondelet.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)