25 de August de 2010 00:00

Kirchner arremete contra La Nación y Clarín

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, dijo ayer que el Ejecutivo presentará ante la Justicia el informe en el que se denuncian “crímenes de lesa humanidad durante la apropiación ilegal de Papel Prensa”.

A su vez, anunció que enviará al Parlamento un proyecto de ley para declarar “de interés público la producción de pasta celulosa y de papel para diarios”. E impulsará un marco regulatorio para el insumo básico que se “produce de manera monopólica por una sola empresa, para que haya un tratamiento igualitario para todos los diarios de la Argentina”.

“Quien controla Papel Prensa, controla hoy por hoy la palabra impresa en Argentina”, dijo la Mandataria.

Estos anuncios implican una ofensiva directa en contra de los diarios Clarín y La Nación, los más influyentes de ese país.

La presentación del informe “Papel Prensa, la verdad”, pudiera derivar en el control gubernamental de esta materia prima que abastece, con 176 000 toneladas anuales, al 75% del mercado nacional. Es decir, a 170 diarios.

El informe fue elaborado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El Gobierno argentino pretende afirmar que, en noviembre de 1976, Clarín y La Nación compraron el paquete accionario de Papel Prensa a Lidia Papaleo, la viuda del fundador de esa empresa David Graiver. Esto, en medio de las presiones de las que la mujer fue objeto por parte de la dictadura militar.

Clarín y La Nación han negado esa versión. Aseguran que la compra de Papel Prensa se produjo cinco meses antes de que la viuda Graiver fuera detenida por el régimen de facto, una vez que se conoció que el fallecido empresario tenía vínculos económicos con el grupo Montoneros, una guerrilla de izquierda de esos años.

La Justicia no ha encontrado vínculo alguno entre la detención de los Graiver y Papel Prensa. La compra también fue investigada, en los años de democracia, por el entonces fiscal nacional de Investigaciones Administrativas, Ricardo Molinas, que estimó que los diarios compraron “como terceros de buena fe”.

Según ha trascendido, la Casa Rosada busca anular la operación de venta de la empresa y se denunciaría a los ejecutivos de los diarios La Nación y Clarín por supuestos delitos de lesa humanidad en la compra de la empresa.

Beatriz Paglieri, delegada del Gobierno ante Papel Prensa, ratificó que entre los ejes del informe consta un testimonio de Lidia Papaleo, donde asegura haber sido forzada en 1976 a vender sus acciones bajo torturas, recibiendo supuestas amenazas de muerte del CEO de Clarín, Héctor Magnetto, y de la dictadura militar.

Además, el informe señala supuestas irregularidades de la empresa en el manejo financiero a lo largo de varios años de gestión. Esto incluye una supuesta competencia desleal para el suministro de papel a sus clientes y presuntos beneficios indebidos para Clarín y La Nación que, en conjunto, tienen más del 70% de las acciones.

El informe, elaborado por Moreno -quien intervino recientemente en Papel Prensa con amenazas a los directores -, ha sido desestimado por los dos diarios en forma categórica.

“Los accionistas privados de Papel Prensa venimos denunciando desde hace casi un año un plan del Gobierno Nacional para apoderarse de la compañía y controlar el papel para diarios, insumo esencial de la prensa libre”.

“Controlar el papel es controlar la información, y esto es lo que el Gobierno viene buscando a través de varias herramientas: la propaganda oficial, la ley de medios, el control del acceso a la información, el manejo militante de los medios públicos y la multiplicación de los medios paraoficiales”.

En los últimos días, refirieron ayer los dos diarios, esta intención de avasallar el derecho de la sociedad a la libre elección y expresión se reveló de manera muy clara con la cancelación de la licencia de un proveedor de Internet”, perteneciente a Clarín.

“Esta misma matriz autoritaria y de control mediático es la que se viene revelando en Papel Prensa. El Gobierno ha elegido varios mecanismos para cumplir su cometido, y también ha elegido un personero para todos esos frentes, el secretario Moreno, quien ha sido denunciado penalmente por La Nación y Clarín”.

La defensa ha recurrido al testimonio de Gustavo Caraballo, compañero de cautiverio de Lidia Papaleo. Él refutó la versión del oficialismo. “Más de 30 años después, se pretende vincular esa transacción a la tortura y persecución los Graiver”.

Reacciones

Miguel Otero. Editor El Nacional

Fernández sigue la política de H. Chávez

El Presidente Editor del diario venezolano rechazó las acciones del gobierno de Cristina Fernández en contra de las empresas periodísticas argentinas. Otero, quien también es vicepresidente del Bloque de Prensa de Venezuela y director de la SIP, dijo que el Gobierno argentino parece seguir una política similar a la del presidente Hugo Chávez y de otros mandatarios latinoamericanos, al pretender violar la libertad de expresión.

Francisco Quesada. Director de El Comercio de Lima

Un atentado contra el derecho a informarse

Las acciones de la Presidenta argentina preocupan. Creo que hay “una maniobra encaminada a silenciar a la prensa crítica e independiente. Y que atenta desde cualquier punto de vista, contra todo principio democrático y contra el derecho de los ciudadanos a estar bien informados. La alevosa acción, solo puede poner en evidencia las intenciones del Gobierno de intimidar a quien se oponga a su proyecto autoritario”.

Jorge Zepeda Patterson. Director del diario El Universal

No se ha lesionado a un medio sino a la gente

Se trata de una agresión inadmisible. Cuando se lastima a un medio de comunicación no se causa daño a una empresa sino a la sociedad en su conjunto y al derecho que esta tiene para ser informada. La escalada de agresiones en contra de La Nación y de Clarín lesiona seriamente la posibilidad de que la comunidad argentina tenga la información que merece, tanto en calidad como en cantidad.

Desde la Casa Rosada

Según Clarín y La Nación , el Gobierno argentino recurre a la supuesta violación a los derechos humanos en este caso, “luego de que hacía evidente el fracaso de su otra estrategia: señalar supuestas irregularidades administrativas y comerciales”.

Guillermo Moreno,  secretario de Comercio Exterior y quien lidera el informe ‘Papel Prensa, la verdad’, irrumpió el pasado jueves en las oficinas de esa empresa.  “Yo soy el dueño”, dijo al ingresar acompañado por una decena de personas, entre ellas sus custodios, a pesar de que lo tenía prohibido por la Justicia, e intentó ocupar varios despachos.

La Sociedad  Interamericana de Prensa (SIP)  ve “con mucha preocupación” el  “creciente antagonismo frente a los medios independientes de comunicación, al punto de manejarse” de manera autoritaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)