30 de March de 2010 00:00

El Gobierno recurre a la historieta para difundir la ideología oficial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Estefanía Montalvo

Cuando Silvia Valencia mira la historieta número 10 ‘Vencer la corrupción es asunto de todos’, lo primero que responde es que se está incentivando a la violencia.

Ella no había visto los cómics que repartió la Secretaría de los Pueblos, Movimientos Sociales y Participación Ciudadana desde el 2008 hasta junio del 2009. Tampoco ha concurrido a una cadena sabatina. “Quizá por eso no ha llegado a mis manos. Lo que quiere el Gobierno es adoctrinar a las clases populares”. En la portada del cuadernillo se pueden ver ilustraciones con rostros agresivos que golpean a la corrupción, simbolizada con un monstruo.

El proyecto de estas historietas ‘La Patria de Todos’ se inició con Manuela Gallegos, desde que fue titular de esa Cartera de Estado. La ex militante de Alianza País reconoce que lo que se buscó con este proyecto de participación era llegar a la gente que ha sido excluída para que conociera y se informara sobre los logros y desafíos que tiene el proyecto político del gobierno del presidente Rafael Correa. “Así se involucran más”.

¿Se trata de un proyecto únicamente informativo? Diego Gómez, decano de la Facultad de Comunicación de la U. Internacional y experto en análisis de discurso, considera que ese no es el objetivo central de los cómics: “No hay información, se convierten en un mensaje persuasivo, ideológico”.

Para hacer esa conjetura, Gómez toma, a manera de muestreo, tres historietas de las 20 hasta ahora editadas, y encuentra expresiones reiterativas. Son frases similares a las que pronuncia el presidente Rafael Correa los sábados en sus enlaces.

“Pelucones, dueños de nuestro país, atraco bancario, pasado neoliberal, revolución ciudadana, larga noche neoliberal, entre otras”. Los nombres de cada historieta son lemas propagandísticos: ‘La deuda ya no es eterna, autopsia de una infamia’, corresponde al número 13; ‘El atraco del siglo’ es el cómic 2, y ‘Los cinco ejes de la revolución ciudadana’, el 3.

Milton González, quien cuida autos en el mercado de Iñaquito, no sabe cuáles son los ejes de trabajo del Gobierno. Tampoco ha recibido las historietas en sus manos, pero quiere leerlas. Para este hombre de 60 años y simpatizante de la lista 35, el Gobierno es libre de “educar a la gente y concluye: “Correa cuida a los pobres de los pelucones ”.

Esta idea se repite en la narrativa de las historietas. Aunque Gallegos dice que tras su salida de la Secretaría, el 9 de junio del 2009, los cómics se descontinuaron, Alexandra Ocles, la nueva ministra, los retomó. El último fue sobre los focos ahorradores.

No hay una secuencia para la difusión de estos mensajes, y el presupuesto para su edición tampoco es fijo. Varios cuadernillos se han hecho con los diferentes ministerios, de acuerdo con la coyuntura.

Una de las historietas que tuvo más ejemplares fue la que trató sobre la Constitución, bajo el título ‘Nace la patria nueva’. El personaje central es Eloy Alfaro. Allí constan imágenes con expresiones alineadas al discurso oficial.

En la página 18 se leen frases como: “Cuidados y descanso en el embarazo solo para pelucones”, “Los que no pertenecen a los grupos de poder, no cuentan”.

Otra aseveración más política dice que “la Constitución de 1998 está hecha en función del mercado y no del ser humano”.

Esta cartilla fue parte de la estrategia política que se utilizó con miras al referendo aprobatorio de la Carta Magna hecha en Montecristi, de mayoría oficialista.

Ni Gallegos ni la Secretaría de Pueblos precisan cuántos ejemplares se imprimieron.

La elaboración de los cómics cumplen un largo proceso. Jaime Barahona es el creativo de la Secretaría de los Pueblos y dice que el guión es similar al que se usa en el cine. Define las características que tendrán los personajes y lo que dirán. “Me toma unas dos semanas preparar el texto de cada historieta”. Cuando el guión está listo, el Ministro (el Secretario de Pueblos) lo aprueba. Barahona dice que “quizá inconscientemente he manipulado”.

Eso expresa Pablo Acosta, técnico en agricultura, al leer una de las historietas. Mueve su cabeza en señal de negación. “Se recurre a la imagen de malo y del bueno. El Gobierno aparece como el salvador. Eso no es tan cierto”. El catedrático Gómez asegura que “hay mensajes subliminales en las frases y textos”. La constante en estos productos es la idea de un pasado negativo y un presente-futuro positivo, opina Gómez. Esto se adapta a la frase que el Presidente repite en sus discursos: “Prohibido olvidar”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)