8 de April de 2011 00:00

El Gobierno minimiza la crisis con EE.UU.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

AUDIO. Hodges abandonará el Ecuador la próxima semana | ANUNCIO. Correa buscará solidaridad regional | ESPECIAL. Las revelaciones de Wikileaks sobre Ecuador Desde ayer, las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Ecuador se mantienen a nivel de encargados de negocios.

Ayer, el Gobierno estadounidense declaró al embajador ecuatoriano en Washington, Luis Gallegos, persona ‘no grata’, como reacción al pedido de salida de la embajadora de EE.UU. en Quito, Heather Hodges.

La polémica diplomática se inició el lunes pasado, luego de que el diario El País de España difundiera un cable de Wikileaks, en el que Hodges informaba al Departamento de Estado de EE.UU. sobre supuestos actos de corrupción que había cometido el ex comandante de la Policía, Jaime Hurtado Vaca.

Sin embargo, Ecuador ha tratado de minimizar el ‘impasse’ entre los dos países. Según el canciller Ricardo Patiño, la salida de Gallegos era “explicable”. “Son procedimientos diplomáticos normales y significa que es posible que podamos mantener el nivel de las relaciones cordiales como lo hemos tenido. Esta reacción es explicable, todos conocíamos la posibilidad de esa reacción, diplomáticamente es lo que se acostumbra a hacer”.

Pero la Casa Blanca no tomó tan a la ligera la salida de Hodges. “Estados Unidos está interesado en mantener una relación positiva con Ecuador, pero la lamentable e inmerecida decisión de declarar a la embajadora Hodges persona non grata será tomada en cuenta”, dijo ayer el portavoz del Departamento de Estado, Charles Luoma-Overstreet.

Además de la expulsión, se cancelaron las conversaciones bilaterales de alto nivel previstas para junio, dijo el portavoz.

Estos enfrentamientos determinaron que las relaciones bilaterales se mantengan simplemente a nivel de encargados de negocios, al igual que ahora con Ecuador.

Según el embajador Abelardo Posso, esto significa una limitación en el desarrollo de las actividades bilaterales. “El encargado de negocios es de un rango inferior y no puede mantener conversaciones en el más alto nivel, como un embajador. Y esto demora los diálogos, pues siempre se requerirá de la aprobación de una autoridad más alta, para obtener la respuesta necesaria”.

Asimismo, Sandra Borda, analista colombiana de temas internacionales, asegura que con estas decisiones las relaciones se mantendrán en nivel intermedio por un buen tiempo. “Si la Casa Blanca designa de forma inmediata a un reemplazo para Hodges equivaldría a otorgar parcialmente la razón al Gobierno ecuatoriano”.

Otra de las razones es que la confirmación de las cabezas de las misiones diplomáticas de EE.UU. es analizada por el Congreso de ese país, eso demora mucho. Sobre todo en el momento actual, a causa de los encontronazos existentes entre las bancadas republicana y demócrata. “Al presidente Barack Obama este tema le ha costado mucho trabajo y en la crisis con Ecuador puede derivar también en un retraso”.

El canciller Patiño, quien admitió que la ausencia de embajadores “afecta”, hará “que la relación sea un poco más complicada, no tan fluida, tan ágil” .

No solo eso, la forma en la que Hodges debe abandonar el país causa una molestia diplomática. Ayer, en entrevista con Ecuadoradio, la agregada de prensa de la Embajada estadounidense, Martha Youth, señaló que declarar a una persona ‘no grata’ no es la mejor manera de terminar con una misión y una carrera. Esto, porque Hodges estaba por jubilarse. ¿Cabe la misma reflexión para el caso del embajador Gallegos, quien debe dejar la misión diplomática tras casi seis años, también tras ser declarado persona no grata?

Mantener una Embajada a nivel de encargado de negocios políticamente tiene un mensaje: esta pierde representatividad.

Eso pasa con Bolivia desde el 2008, cuando la Casa Blanca declaró no grato al embajador Gustavo Guzmán. La resolución se tomó luego de que el presidente boliviano, Evo Morales, pidiera la expulsión “cuanto antes” de Philip Goldberg, diplomático estadounidense en La Paz por “buscar la división” del país. Desde entonces, ninguno de los dos países ha nombrado a su nuevo embajador.

Asimismo, en diciembre pasado, Estados Unidos revocó la visa del embajador venezolano en el país, Bernardo Álvarez, luego de semanas de enfrentamientos verbales entre los dos gobiernos, a raíz de la negativa del presidente Hugo Chávez de aceptar al representante diplomático del gobierno de Barack Obama.

Para algunos asambleístas de oposición, como Vicente Taiano, lo que sucede en materia diplomática “es el resultado de hacer las cosas al apuro. Si seguimos haciendo declaraciones o cosas viscerales vamos a terminar cerrando el comercio con EE.UU.”. Taiano sugiere un mejor asesoramiento al canciller Patiño”.

Con esto coincidió el ex vicecanciller Marcelo Fernández de Córdoba, quien señaló que la falta de experticia y conocimiento de la Diplomacia ha llevado a este Gobierno a generar varias crisis (ver cronología adjunta).

Pero el presidente Correa insiste en que Ecuador “no creó el problema diplomático, sino que se generó por la intromisión en asuntos internos del país por parte de la embajadora Hodges”. Por ello, adelantó que pidió la solidaridad a la Unasur y estar pendiente de la reacción de EE.UU.

Ayer, el embajador Gallegos agradeció la cooperación que recibió por casi seis años en esta misión diplomática . “Parto con la satisfacción de haber honrado, hasta el máximo de mis capacidades, la confianza depositada en mí por el Presidente”.

Luis Gallegos estuvo en Washington desde el 2005

Con el obligado retorno del embajador Luis Gallegos, Ecuador cierra el ciclo histórico en las relaciones con EE.UU., primer socio comercial. Quizás, la etapa política más importante de los últimos años y la que marcará, en el futuro, el rumbo de las relaciones bilaterales.

Gallegos retorna de Washington batiendo algunas marcas. La primera: estuvo cinco años y nueve meses al frente de la misión diplomática más importante para el Ecuador. Sin duda, un período excepcional para un país donde los gobiernos han durado dos años y los cancilleres menos.

Por estas cosas de la inestabilidad, Gallegos resultó ser embajador de dos presidentes ecuatorianos: Alfredo Palacio y Rafael Correa; también de seis cancilleres. Estos son: Antonio Parra Gil, Francisco Carrión, María Fernanda Espinosa, María Isabel Salvador, Fander Falconí y Ricardo Patiño.

Gallegos también vivió de cerca la transición en EE.UU. entre George W. Bush y Barack Obama, así como los cambios en las correlación de fuerzas en la legislatura estadounidense entre republicanos y legisladores.

Precisamente durante este tiempo logró establecer importantes nexos con autoridades estadounidenses. Por eso para el asambleísta Paco Moncayo esta baja diplomática será difícil de reemplazar. No solo por la experiencia adquirida sino por el respeto del que Gallegos gozaba.

Las cifras, sin duda, alimentan el currículo de este funcionario. Cuando el presidente Palacio lo envió a Washington, en agosto del 2005, se convertía en el primer diplomático de carrera en asumir esa Embajada en 13 años. Es decir, desde Sixto Durán Ballén.

En estos casi seis años de trabajo, la agenda política del Embajador ha sido intensa. Llegó a EE.UU. cuando las negociaciones con Ecuador, para aprobar el Tratado de Libre Comercio agonizaban. Esto porque el Gobierno que había reemplazado al de Lucio Gutiérrez le quitó impulso a ese acuerdo. Finalmente este fracasó tras la decisión, en el 2006, de declarar la caducidad de los contratos con la petrolera Occidental.

Esta fue la primera crisis que sacudió las relaciones entre los dos países. De hecho, parte del trabajo diplomático encabezado por Gallegos ha sido hacer frente en, en la legislatura estadounidense, a las presiones de empresas petroleras como la Chevron Texaco, para que no se aprueben las preferencias arancelarias. Esto, a propósito de la multimillonaria demanda impuesta por las comunidades amazónicas en su contra.

Durante este mandato del presidente Correa, Gallegos también ha tendido puentes entre Carondelet y la Casa Blanca, cuando el discurso de Quito Era crítico y distante de Washington.

De hecho, la crisis del 2009 suscitada por la expulsión de dos funcionarios de la Embajada estadounidense parecía haberse superado tras la visita a Ecuador de la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Buena parte de esas gestiones las hizo Gallegos.

Líos diplomáticos de Ecuador

Marzo 2008

El Gobierno ecuatoriano rompió relaciones diplomáticas con Colombia, tras la crisis desatada por el bombardeo en Angostura, donde murió el jefe de las FARC, Raúl Reyes. Debieron pasar 33 meses para que los dos países restablecieran relaciones definitivas.

Septiembre 08

Ecuador responsabilizó por los daños de la hidroeléctrica de San Francisco a la empresa Odebrecht. Planteó un arbitraje sobre el crédito del Banco Nacional de Desarrollo del Brasil. Brasil llamó a consultas a su embajador y congeló su cooperación.

Febrero 2009

Correa ordenó la expulsión del agregado de la Embajada estadounidense, Armando Astorga y luego la del primer secretario de la Embajada Mark Sullivan, por una supuesta injerencia del diplomático en la Unidad de Investigaciones Especiales (UIESS).

Junio 2010

El Presidente llamó a consultas a su embajador en Israel, Rafael Veintimilla, ante el ataque del Ejército de ese país a la 'Flota de la Libertad', que era de ayuda humanitaria y pretendía llegar a la Franja de Gaza. El ataque dejó civiles fallecidos.

Marzo 2011

El Mandatario rechazó la llegada al Vicariato de Sucumbíos de la orden católica de los Heraldos del Evangelio, a la que consideró "ultraconservadora" y "fundamentalista". Correa dijo que hará uso del Modus Vivendi, para objetar esa decisión del Vaticano.

Marzo 2011

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México manifestó su desacuerdo ante las declaraciones del presidente Rafael Correa, quien declaró que en el país centroamericano los narcotraficantes controlan territorios completos.

“Hodges representaba a Obama, no se puede decir que la echaron por razones personales”.

Martha Youth. Agregada, Embajada de EE.UU

“Espero que exista entre Ecuador y EE.UU. una relación de mutuo respeto y cooperación”.

Luis Gallegos. Embajador de Ecuador

“Buscaremos la solidaridad regional, porque América Latino dejó de ser patio trasero”.

Rafael Correa. Presidente de la República

“Espero que haya coherencia en la gente de A. País y vayan a la Embajada a devolver sus visas”.

Andrés Páez. Asambleísta ID

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)