30 de December de 2010 00:00

‘Entiendo que Lucio no me ha visitado por la prudencia en estos casos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

Fue uno de los primeros imputados por el Régimen, luego de la insubordinación policial del 30 de septiembre. Ese día estuvo fuera del Regimiento Quito. El 5 de enero terminarán los 90 días de su detención provisional, mientras avanza la investigación. Araujo aprovecha estos días para escribir el proyecto de un libro sobre sus vivencias militares y políticas, como la guerra del Cenepa y la crisis de los últimos 15 años. El cuidado diario de su celda, la actividad física y la oración dice que han fortalecido su espíritu. Concedió esta entrevista, por correo, a través de su abogado defensor.

En enero, la Fiscalía cerrará la etapa de investigación de su caso sobre la supuesta incitación a la rebelión. ¿Cómo ha trabajado su defensa?

Se ha dado todas las facilidades para que las investigaciones sobre las imputaciones a mí impuestas, sean descartadas en derecho, para que se administre justicia. Así lo exigen las normas legales cuando a través de las diligencias y experticias técnico-jurídicas, practicadas por la Fiscalía y por mi defensa, han demostrado que las imputaciones a mí formuladas carecen de sustento probatorio.

¿Hubo abuso de poder, de parte del Gobierno, al acusarlo de incitación?No. Luego de los acontecimientos y el desenlace del 30 de septiembre, el Presidente de la República demandó investigaciones sobre el caso, con todo derecho. Estoy convencido de que se administrará justicia como mandan las leyes. Lo importante es que la verdad ha brillado durante los diferentes momentos de esta fase indagatoria.

¿Si esto así, por qué no exige que lo pongan en libertad de inmediato?

Debo respetar el debido proceso en el tiempo establecido, 90 días, que es lo que requirió la Fiscalía en mi caso.

¿Se ha aplicado el debido proceso en esta etapa?

Eso puede responder mi abogado defensor, pero creo que ha sido diligente en los requerimientos de la Fiscalía.

Nadie puede negar que usted estuvo el 30-S afuera del Regimiento Quito. ¿Fue un error haber ido a esa protesta considerando que usted es un opositor del Gobierno?

Fui a realizar una observación directa de los acontecimientos. Soy una persona que doy opinión pública a través de los medios, pero en ningún momento mi presencia fue para incitar a la fuerza pública o intentar asesinar al Presidente, como se me imputa. En este contexto fue una imprudencia ir a los exteriores del Regimiento Quito, ya que el reclamo era exclusivamente de los miembros de la Policía Nacional.

¿Por qué no le ha respaldado Lucio Gutiérrez y el partido en estos momentos?

Mi amistad con Lucio jamás la voy a negar. La mantenemos en un marco de respeto y consideración mutua. Mi presencia en las afueras del Regimiento Quito, respondió a una actitud propia, que es identificarme como un libre pensador, basado en hechos que orientan a estar apegado a la verdad cuando doy una opinión.

Pero Gutiérrez no ha hecho una declaración a su favor en todos estos meses ni lo ha ido a visitar. ¿Por qué?

Leí una declaración de Lucio, en la revista Vanguardia del 25 de octubre. Me parece que es un criterio apegado a la verdad sobre nuestra amistad. Entiendo que no ha venido a visitarme por la prudencia que se debe tener en el tratamiento jurídico de este caso.

¿Qué ocurrió el 30 de septiembre y qué lecciones saca el país de este episodio?

Fue un reclamo por derechos adquiridos, que según ellos (los policías) estaban siendo afectados por el veto presidencial a la Ley de Servicio Público. La lección que saca el país, desde mi punto de vista, es que hay que encontrar la solución a los conflictos, evitando con gran esfuerzo que estos escalen hacia crisis extremas. Las diferencias se pueden solucionar con diálogos sinceros.

¿Se considera un preso político? ¿Cuántos presos políticos hay por el 30-S?

Estoy privado de la libertad por motivos investigativos de un hecho político desnaturalizado por sus actores. No existen presos políticos, los políticos están presos en confrontaciones infructuosas.

¿Qué opina de las acusaciones del Presidente al coronel César Carrión, ex director del Hospital de la Policía ?

No puedo opinar, sería una intromisión.

Él y usted se sienten víctimas de este episodio político. ¿Por qué no hablar del caso de Carrión?

No me siento víctima, estoy demostrando mi inocencia en derecho ante las imputaciones a mí formuladas.

¿Qué piensa de la posibilidad de que Correa disponga un indulto a la Policía como así lo ha dejado entrever?

Ese derecho lo atribuye la Constitución si lo creyere conveniente.

¿Si esa posibilidad fuera real, debería extenderse hacia los demás acusados?

No he sido acusado, sino denunciado. Según el desarrollo de la instrucción fiscal esto se está descargando legalmente.

¿El Gobierno está jugando con la libertad de sus contradictores políticos?

El Gobierno está aplicando el poder...

Según las encuestas, el Presidente ha fortalecido su imagen luego del 30-S. ¿Cómo recomponer la suya tras ser acusado por el Régimen de ser un conspirador?

El honor de mi madre, de mis hijas, de mi familia, y el nombre que me dejó de herencia mi padre el Dr. Manuel Araujo Hidalgo, es más importante que la imagen, que también se ha deformado sistemáticamente en este tiempo. La administración de justicia, libre de injerencia política, será la encargada de restablecer mi honor y mi dignidad, además porque son inmanentes de todo ser humano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)