25 de November de 2012 00:01

‘En estas elecciones se cierra el proceso de Correa con la izquierda’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Germán Rodas, catedrático y político, dice que  Alianza País, desde el 2009, perdió  cualquier posibilidad de construir un gobierno socialista

¿Si el presidente Rafael Correa gana la reelección, la izquierda va a quedarse cuatro años más en el poder?

Esta candidatura, en el 2012, es distinta a la que fue en el 2006 y en el 2009. Hace cinco años, Alianza País intentó construir un movimiento con varias tendencias: un sincretismo político, en el cual pudimos encontrar corrientes diversas y había gente de izquierda. Por eso algunos de esos sectores lo apoyaron en el 2006. Con el paso del tiempo, las corrientes de izquierda han perdido la posibilidad de hegemonía en el proyecto de Alianza País.

¿Por qué razón?

Porque la hegemonía la han ido logrando otros sectores. Por eso la posición de los dirigentes del Partido Socialista Frente Amplio (PS-FA), de que este es un gobierno en disputa, ya no tiene validez. Cuando el PS-FA queda al margen de los acuerdos electorales, Correa cierra un ciclo, no frente al partido, sino a esas perspectivas de que la izquierda pudiese estar inserta en su proyecto político.

¿El Presidente rompió con Rafael Quintero, ex subsecretario de la Cancillería?

Correa se ha distanciado de las corrientes de izquierda.

¿Qué es ahora Alianza País?

Un proyecto de un sincretismo político en el cual están hegemónicamente sectores que provienen de la vieja partidocracia: el doctor (Alexis) Mera, los hermanos Alvarado, ex funcionarios del gobierno de Lucio Gutiérrez como Ivonne Baki, o Virgilio Hernández. Si A. País fuera un partido le exigiríamos definiciones doctrinarias e ideológicas.

¿De la izquierda ya no queda nada, entonces?

Hay unas cuantas personas de izquierda. Creo en las convicciones marxistas de Galo Mora.

¿Que las recita en poemas?

Pero las de él no son convicciones hegemónicas en el movimiento. En estas elecciones se cierra el proceso de Correa con la izquierda, aunque el Partido Socialista y Quintero sigan soñando en que tiene una alianza.

¿Será porque su ex esposa (Érika Silva) es ministra?

A lo mejor, pero esa alianza ha quedado fracturada.

¿La izquierda no es gobierno en este momento?

La izquierda no ha sido gobierno y es importante decirlo.

¿Porque nunca ha ganado elecciones?

Nunca ha estado en el gobierno ni en el poder, históricamente hablando. El presidente Correa, si hay que calificarlo conceptualmente, aparece primero en el proceso post neoliberal, cuando fracasa Mahuad y aparece Gutiérrez a nombre de la izquierda. Ahí, la izquierda fue dividida.

¿Pero ganó las elecciones en el 2002 con Pachakutik?

La izquierda debió entender que no era posible repetir esa experiencia porque fue motivo de persecución y división. Gutiérrez los sacó del gobierno y muchos se enteraron por la prensa. Gutiérrez parecería que es un proyecto de Usaid y yo quisiera saber si no tiene recursos de gente vinculada al Partido Popular (PP) de España o del ex presidente colombiano, Álvaro Uribe. Por eso, en esa elección, los socialistas apoyamos la candidatura de León Roldós.

Quien se lanzó a la Presidencia por la lista 40, siendo militante del PS-FA...

Hubo una serie de problemas, más bien de definiciones táctico electorales. Tras el fin de Gutiérrez, para la campaña del 2006, impulsamos el nombre de Enrique Ayala Mora, pero el PS-FA opta por apoyar a Correa.

¿Por qué siempre se les hizo difícil tener un candidato ganador en las urnas?

La izquierda ha cometido el error histórico de no propiciar candidaturas propias de mediano y largo plazos. Hubo cuadros bien formados que debieron haber insistido, al estilo de Salvador Allende (Chile, 1970), abriéndose un espacio, rompiendo los problemas comunicacionales.

Tuvieron cuadros formados pero malos candidatos, que no bailaban en tarimas y sin el carisma de Roldós, Bucaram, Mahuad o Correa...

Nos ha interesado hacer propuestas serias al país desde la doctrina, desde el pensamiento, desde la ideología. Eso ha buscado el socialismo siempre...

Hoy es un partido dividido.

Porque se dio esta comprensión inadecuada, liderada por el grupo estalinista de Rafael Quintero.

¿Lo dice por autoritario?

Porque es estalinista.

¿Habla así del historiador y académico reconocido?

Terminó su ciclo académico para dedicarse a la vida política, poniendo por delante sus convicciones ideológicas. Él militó en las filas del MPD, del Partido Comunista y así llegó al Socialista. Su visión es suponer que en el país es posible una revolución democrático burguesa. Él cree con convicción que es posible incidir sobre los gobiernos llamados de izquierda. Por eso él hablaba de la posibilidad de tener un presidente Correa en disputa.

¿A Quintero lo afectó el escándalo de la valija?

Hay varios factores. Pero yo lo acuso de dividir al PS-FA y de su obsecuencia con el Gobierno.

El estalinismo garroteaba...

Claro. Y Quintero llevó a la Policía para que esté dentro del Congreso del Partido Socialista. Allí se produjo una elección en la que supuestamente ganóél. No ha vuelto a reunir a nadie y nombró directivas provinciales a dedo.

¿Por qué se han quedado, como líderes históricos, en el mero envío de cartas?

Tres militantes de trayectoria escribimos una primera comunicación hablando de una corriente colaboracionista, hipotecada al Régimen. La corriente revolucionaria resolvió decir a la militancia que el conflicto es de carácter ideológico y político.

¿Y?

No hay espacio de debate en el partido. Quintero no contestó porque creía que iba a ser candidato por Alianza País y ahora vemos que el presidente Correa opta por dejar al socialismo de lado como estructura política. Pero el tema de Quintero es irrelevante en la vida del partido.

¿Qué es lo importante?

La izquierda no puede perder la posibilidad de tener pensamiento crítico. Si tuviésemos un gobierno con un militante socialista nos empeñaríamos en tener pensamiento crítico para enmendar, corregir y actuar. La izquierda no puede despojarse de la ética, en el ejercicio de su trabajo diario.

¿Van a recuperar el PS-FA?

Vamos a dar batalla ideológica.

¿Si la izquierda no está con Correa, tiene un espacio verdadero en estas elecciones?

El presidente Correa, a quien califico de post neoliberal con visión social del país y pronunciamientos nacionalistas, generó un arquetipo cuando comenzó a decir que este es el socialismo, y allí nace una de las discrepancias fundamentales. Para nosotros está bien que se construya obra pública, pero eso no define el carácter socialista de un régimen.

¿Qué lo define?

Su lucha anticapitalista, el uso del pensamiento crítico y la aceptación de que este es un país con contradicciones sociales.

Correa declaró ilegítima una parte de la deuda, invirtió en lo social, ha tenido una ‘política soberana’...

Él tiene rasgos de un Presidente progresista en temas de política internacional o cuando habla de la necesidad de enfrentar a los imperios o grupos económicos. Pero de ahí a señalar que todo lo que hace es una expresión del socialismo, hay una diferencia. El tema fundamental está en saber si este gobierno permite la recomposición de un nuevo capitalismo.

¿No es ejemplo de la lucha anticapitalista subir el Bono con las utilidades bancarias?

Podría decirse que hay una voluntad por favorecer a un sector importante de la población político electoral del país. Sería un absurdo decir que todo lo que ha actuado está mal. Pero él debe aceptar la crítica y no creer que esta siempre es oposición.

¿La democracia en Ecuador se deterioró con Correa?

Ha habido tropiezos, dificultades. No ha permitido que se implemente la democracia radical, que no es solo ir a elecciones. Los sectores sociales han sido divididos: los servidores públicos, los movimientos de izquierda que tienen conflictos en su interior. Se ha perseguido judicialmente a los líderes populares por sus opiniones diversas al Régimen, aplicándose la doctrina de seguridad. Esto no es la representación de un gobierno de izquierda.

¿Entonces?

Sin ser un gobierno al estilo de los socialcristianos podría estar permitiendo la reconfiguración de un nuevo capitalismo. Es lo que hacen los gobiernos neo desarrollistas y, ojo, esto no quiere decir que el progresismo o reformismo sean malos ‘per se’. Por eso lo que a mí indigna es que digan que esto es socialismo. Alianza País actúa con base de eslóganes.

¿El socialismo del siglo XXI existe como doctrina?

Hay un socialismo en el siglo XXI, que no es lo mismo. Las categorías de reflexión ideológica siguen siendo las mismas pero sin usar los anacronismos.

¿Combatir el capital, como Ud lo señala, no es un anacronismo? ¿No es evidente que este ha dado progreso?

Las sociedades capitalistas han demostrado que se preocupan más por los grupos hegemónicos que por las minorías, hay que construir una sociedad solidaria. No se puede dejar de lado a nuevos grupos que han aparecido en esa nueva masa económica y social, los pequeños comerciantes, por ejemplo, los sectores honestos de la banca. No planteo que desaparezca mañana el capital pero sí que desaparezcan las políticas concretas que favorecen a determinados grupos...

¿Si no hay un socialismo del siglo XXI, existe el izquierdismo infantil?

Es aquel que no ha tenido la capacidad de renovarse, no ha dado cuenta de cambios en el mundo.

¿El MPD, Pachakutik?

No quisiera dar nombres.

¿ Alberto Acosta lo representa, como dice Correa?

Tengo un alto aprecio por Alberto. Pero la Coordinadora de las Izquierdas inicialmente pecó por ser una agrupación que ya colaboró con el Gobierno y que nos puso en bandeja de plata la figura del presidente Correa. Ahora que están distanciados forman este espacio. Es su pecado original.

¿Haber sido correístas?

Haber levantado su figura y decirnos que eso es la izquierda.

¿La unidad que ahora persigue la izquierda no es una forma de redimir el pecado?

En la medida en que no sea solo electoral sino un punto de partida para un proyecto unitario, de convergencia y de larga data

¿Si Acosta gana las elecciones, ahora sí la izquierda estaría en el poder?

Si solo se trata de Acosta creo que no. Hay que construir un proyecto colectivo.

Están Pachakutik, el MPD, la disidencia del PS-FA...

Indudablemente hay un proyecto político de izquierda, pero con pecados originales.

¿Y la Ruptura que apuesta por Norman Wray?

Aparece como la nueva izquierda, pero tiene su pecado original, pues sus actividades iniciales tuvieron el apoyo de la Usaid. Pueda que ya lo hayan superado.

La Usaid apoya a Gutiérrez y a Ruptura, ¿cómo es eso?

Usaid tiene mucho que ver con el inmediatismo político electoral de este país. Ruptura, desde el 2004, no ha roto con nada. Ha terminado siendo algo más de lo mismo que dijo combatir.

¿Cómo ve la construcción de democracia casa adentro en A. País, sin primarias, y una convención donde se leyeron los cuadros del buró?

Un politburó que presenta candidaturas y los demás alzan la mano nos recuerda prácticas que se dieron en la izquierda y que deben ser superadas. Si yo fuera militante de la izquierda que es parte de Alianza País, mi sueño quedaría en el naufragio al ver que apoyan como Vicepresidente a Jorge Glas, que proviene de grupos económicos, de los Alvarado. La izquierda debe refundarse.


HOJA DE VIDA
Germán Rodas Chaves
Quién es.   Catedrático de la Universidad   Andina Simón Bolívar. Miembro de la Academia Nacional de Historia. Ex Secretario  de la Coordinación Socialista Latinoamericana.

Su punto de vista.  La izquierda debe plantearse un proyecto político a largo plazo, que no sea solo electoral. La unidad de Alberto Acosta es solo un primer paso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)