20 de December de 2012 00:02

EE.UU. quiere cercar a Irán y sus socios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Congreso de Estados Unidos dio los primeros pasos para ejecutar una estrategia integral que busca frenar la influencia de Irán en Latinoamérica.

Tras ser reformado y aprobado por el Senado la semana pasada, la Cámara de Representantes dio luz verde el martes en la noche al proyecto con 386 votos a favor y 6 en contra, que en última instancia deberá ser firmado por el presidente Barack Obama.

En esencia, el proyecto de “ley para contrarrestar a Irán en el Hemisferio Occidental”, dispone que el Departamento de Estado estudie le presencia Iraní y adopte las medidas necesarias, en el contexto de su alianza con los países Bolivarianos que apoyan a la nación persa y han concretado acuerdos bilaterales los últimos años. Especialmente Venezuela, Ecuador, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

Ajeno a los cuestionamientos de la oposición y amenazas de la comunidad internacional, y defendiendo su política soberana, el gobierno ecuatoriano profundizó sus lazos políticos, financieros y comerciales con la república Islámica de Irán, los últimos años. La piedra angular de la relación se sentó el 12 de enero del 2012, durante la última visita del presidente Mahmud Ahmadineyahd, para un encuentro con su par Rafael Correa, en Quito.

Ambos firmaron un acta que sienta las bases de acuerdos en áreas financieras, bancarias, industriales, comerciales, minería, de vivienda, entre otros temas.

La diplomacia ecuatoriana aún no analiza de forma completa el contenido de la ley aprobada en EE.UU., que menciona explícitamente las relaciones de Quito con Teherán. Sin embargo, tras las primeras informaciones de prensa, el vicecanciller Marco Albuja señaló que el Ecuador no se siente intimidado por las implicaciones del documento aprobado.

Según el funcionario, la aprobación de ese texto es una decisión soberana de EE.UU. en función de sus intereses geopolíticos. No obstante, anticipó que el Estado ecuatoriano, en uso de su soberanía, mantendrá relaciones bilaterales con todos aquellos países que lo considere estratégicamente conveniente. En el caso específico de Irán señaló que las relaciones diplomáticas han sido completamente transparentes y bajo el respeto a las resoluciones de las Naciones Unidas.

“El país no se siente intimidado por este tipo de resoluciones (…) todas nuestras actuaciones están enmarcadas en los principios del derecho internacional”, subrayó.

En el acta aprobada, el Parlamento estadounidense señala que Irán ha fortalecido su relación con Latinoamérica con la firma de acuerdos para crear una red de relaciones diplomáticas y económicas y así evadir las sanciones económicas de las Naciones Unidas por su plan nuclear y sus nexos con grupos terroristas como Hezbollah y las FARC.

En la última década –agrega el documento- Irán ha incrementado dramáticamente sus misiones diplomáticas en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Argentina y Brasil. Ha creado 17 centros culturales y mantiene 11 embajadas, 6 más que en el 2005.

“Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela han expresado su intensión de apoyar a Irán en evadir las sanciones firmando pronunciamientos de apoyo a las actividades nucleares de Irán y anunciando en una conferencia de prensa en Teherán, en el 2010, su determinación de continuar expandiendo sus nexos económicos con ese país. Eso con el convencimiento de que Irán puede dar una respuesta contundente a las amenazas y sanciones impuestas por occidente y el imperialismo estadounidense”.

Hace dos semanas, el presidente Rafael Correa defendió en Argentina la relación de Irán con Latinoamérica y con su administración. El Mandatario respaldó al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, y denunció la supuesta existencia de una “doble moral” en Occidente que cuestiona a esa nación “democrática” y no condena a otras que son gobernadas “por monarquías, que se pasan el gobierno de unos a otros”.

El Proyecto legislativo estipula que el Departamento de Estado deberá preparar en 180 días una estrategia para conocer las inversiones, las actividades y las alianzas del régimen de Teherán en la región, así como un plan de lucha político y diplomático en cada uno de esos países. Además pide que la entidad coordine con otros países aliados en la región las acciones para identificar las amenazas contra sus intereses provenientes del gobierno iraní y el grupo extremista Hezbollah.

Cofiec y el nexo con Irán En el acuerdo firmado en diciembre pasado entre Correa y Ahmadinejad se establece que “en materia de cooperación bancaria y financiera, el Banco Central del Ecuador abrirá una cuenta en un banco de los países terceros en el cual Irán posee un cuenta bancaria”. Para concretar esta operación se planteó que el banco Cofiec, administrado por el Estado, canalizaría las transacciones con Irán.

Los últimos meses, Cofiec estuvo envuelto en un escándalo de proporciones por préstamos concedidos si garantías a varias personas.

A inicios de febrero, el presidente ejecutivo de Cofiec, Gino Caicedo, informó por escrito (memorando PE-024-12) al directorio de este banco que progresaba el trámite para establecer un acuerdo de corresponsalía para comercio exterior. Los primeros contactos se habían iniciado con representantes de banco Pasargad el cual “no se encuentra dentro de las listas del OFAC o en las listas que están impedidos para la operatividad”, según aclaró Caicedo. El funcionario pidió al directorio del banco, además, que aprobara la apertura de la corresponsalía con esa entidad financiera iraní.

Días más tarde se concretó al viaje, en una misión encabezada por Pedro Delgado, primo del mandatario Rafael Correa, hasta ayer presidente del directorio de Banco Central del Ecuador, y titular del fideicomiso AGD no Más Impunidad, que posee el 93 por ciento de acciones de Cofiec.

Durante la misión, los ecuatorianos mantuvieron encuentros con representantes de cuatro bancos iraníes: Pasargad, Banco de Desarrollo de Exportaciones (EDBI), Saman y Parsian. Esto lo afirmó en su informe Gino Caicedo.

Con delegados de Pasargad, se analizó la posibilidad de que Cofiec fuera “vendido parcial o totalmente a esa institución, para lo cual se comprometió a enviar la legislación bancaria del Ecuador debidamente traducida al idioma inglés… se les ofreció facilitarles la información que requirieran”. Informes de prensa dan cuenta de que este banco entró en la lista negra en julio de este año.

La real dimensión de las operaciones con los iraníes se evidenció en septiembre último cuando salieron a la luz los depósitos de Irán por USD 1,8 millones en Cofiec, incumpliendo normas antilavado.

La estrategia El informe. El Congreso pidió que el reporte del Departamento de Estado describa la presencia, actividades y operaciones de Irán, Hezbollah y otras organizaciones terroristas realcionadas en países de Latinoamérica.

Otras acciones. También se deberá establecer la relación del gobierno iraní i otras organizaciones con los gobiernos del hemisferio Occidental, incluyendo todos los acuerdos firmados.

Tareas con los aliados.  Entre gobiernos de América Latina se coordinaran varias tareas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)