23 de December de 2011 20:35

Dahik quiere cangrejos y ceviche en Guayaquil

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En el hangar privado de Aeroclub lo esperaban a Alberto Dahik familiares, amigos y ex colaboradores. A las 19:15 arribó a su ciudad natal, a la que no veía desde su breve retorno en el 2005 cuando la ‘Pichi’ Corte le levantó al prisión en su contra.

Quería abrazar a su padre, quien había estado delicado de salud, y lo esperaba en su casa del centro de Guayaquil. “Desde mi ciudad” agradeció a todos y al presidente Rafael Correa por el pronunciamiento sobre su inocencia a pesar de las diferencias de pensamiento político y económico.

“Hace tiempo dije que no tengo odio por nadie, solo quiero ver a mi familia y preparar mi defensa”.

Pero también quiere probar unos cangrejitos y un cevichito  en Guayaquil, luego de pasar 16 años autoexiliado en Costa Rica. Inmediatamente abordó un auto que lo llevó hasta la casa de sus padres.

A las 19:36, el KIA gris donde se movilizaba el ex vicepresidente se detuvo al frente de un edificio de seis pisos en el centro comercial. El vehículo entró directamente a un área de parqueo, dentro de la construcción.

Una hora antes, el ingreso de personas al edificio era inusual. Juan Parrales tenía la orden de cerrar con llave la puerta principal y abrirla solo cuando llegaran personas autorizadas.

La mayoría subía al piso 5. Allí viven los progenitores de Alberto Dahik Garzozi. Su padre, Alberto Dahik Safadi, de 92 años, está delicado de salud, por lo que el ingreso de una enfermera daba la pista de que recibía atención especializada, para prepararlo ante el encuentro con su hijo.

Parrales, quien trabaja para la familia Dahik hace 25 años, fue testigo de cómo en los últimos dos días el patriarca Dakik descendía en ascensor con ayuda de su silla de ruedas, para a inspeccionar su negocio.

Abajo, en el mismo edificio, funciona  Importadora Dahik (SAID), un tradicional local de venta de telas que tiene 60 años de funcionamiento. “Ha tomado fuerzas. Debe ser de la emoción de ver a su hijo”, dijo el portero.

La familia Dahik se preparaba para pasar juntos esta Navidad, algo que no sucede hace 16 años.

Familiares y amigos se reencontraron allí. Con una torta decorativa se preparaba la bienvenida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)