6 de May de 2010 00:00

Campesinos alertas por el debate en la Asamblea

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Política

Una banca del parque El Arbolito se convirtió en la mesa de trabajo de las organizaciones indígenas. Delfín Tenesaca, presidente de la Ecuarunari, con un megáfono en la mano, convocaba a sus compañeros para organizar las protestas en contra de la ley de Aguas.

Uno a uno se acercaron los dirigentes de las Juntas de Agua y de las comunidades indígenas de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo... para coordinar las acciones en contra de la Asamblea. En menos de cinco minutos se formó un gran círculo en torno a Tenesaca.

Unos 30 dirigentes y campesinos opinaban y preguntaban sobre la logística que usarían hoy.

En un inicio, estaba previsto que en la tarde de ayer se realizara una marcha pacífica desde El Arbolito hasta los exteriores de la Legislatura. No obstante, se suspendió para planificar mejor las movilizaciones y esperar la llegada de los refuerzos de provincias.

En la noche del martes, cuando empezó el debate de la Ley de Aguas, hubo un enfrentamiento entre los indígenas y estudiantes del colegio Mejía con la Policía. A pesar de que no hubo detenidos, los indígenas cuestionaron a los uniformados de haber reprimido de forma excesiva a los manifestantes. “Vamos a exigir a la Policía que nos respete.

 

Nos lanzaron bombas. Hubo jóvenes infiltrados que causaron los desmanes no nosotros ”, dijo Tenesaca.

En la mañana se originó un pequeño incidente, cuando 20 estudiantes del colegio Mejía intentaron obstaculizar el tráfico, en la av. 12 de Octubre, frente a El Arbolito. Pero la Policía los dispersó de inmediato fácilmente.

Luego de ello, la calma volvió y no se repitieron los disturbios. Los indígenas no querían que se confundiera su protesta con la de los estudiantes, por la violencia.

Ellos prefirieron esperar pacíficamente la llegada de más indígenas. Uno de los puntos fuertes, para la Conaie, es el apoyo que recibieron de los antiguos líderes de la organización y de grupos aliados al Gobierno. La Feine y la Fenocin, cercanos a A. País, anunciaron su apoyo al movimiento.

Ayer, el presidente de la Feine, Manuel Chugchilán, afirmó que están trabajando en dos grupos. El primero buscará mantener diálogos con los legisladores para que se incluyan sus propuestas.

El segundo será para organizar a las bases del movimiento en la marcha hasta Quito. Los indígenas preveían llegar esta madrugada a El Arbolito y, a las 10:00, salir en una marcha “para tomarse la Asamblea Nacional” y evitar que se apruebe en segundo debate la Ley de Aguas.

Estos apoyos, para Tenesaca, son un logro, pues demuestran que el presidente Rafael Correa se está quedando sin respaldo.

La medida de hecho busca, además, la creación de una comisión para discutir sobre los llamados nudos críticos del proyecto legal. Estos incluyen nueve temas, entre los que están la no privatización del agua, la consulta previa a las comunidades en las cuales se encuentren las fuentes de agua, la no contaminación de las cuencas hidrográficas, entre otros.

El 22 de abril, el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, aseguró públicamente -cuando se produjo la protesta de las Juntas de Regantes- que iba a reconsiderar algunos temas polémicos.

Una muestra de esos errores fue reconocida por Cordero cuando bromeó sobre una petición que había formulado a la Comisión de Soberanía Alimentaria. Él preguntó qué pasó con las cuencas y los comisionados dijeron: “En Cuenca no tenemos problemas”.

El martes, Cordero aseguró que no aceptará presiones de ningún sector y pidió a los indígenas que retornaran a sus provincias. Ayer se mostró escéptico de que el proyecto sea votado hasta recibir las opiniones de los asambleístas.

Anoche, la dirigencia indígena se reunió con Fernando Cordero, con el fin de llegar a un acuerdo para reducir la tensión de la víspera. El encuentro, en el que supuestamente participó la ministra de Coordinación de la Política, Doris Soliz, empezó a las 19:30 y no terminaba hasta las, 22:30.

Según Manuel Chugchilán, de la Feine, no se concretaba un acuerdo por los criterios divididos sobre los nudos críticos del proyecto de ley, “pero la dirigencia indígena está abierta al diálogo”. Esperaba respuesta positiva de la Asamblea y del Gobierno.

.

El apoyo se consolida

Ayer, en la mañana, los dirigentes del Frente Social y del MPD se unieron a los indígenas en sus demandas.

Ayer, la Conaie remitió un comunicado en español y en inglés, en el cual explicaba los nueve puntos que proponen para mejorar la Ley de Aguas.

Este documento fue enviado a los medios de comunicación y a las organizaciones internacionales que apoyan al movimiento indígena en el país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)