22 de June de 2012 00:00

El asilo político no sería suficiente para Julián Assange

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Más allá de que el Gobierno conceda el asilo político a Julián Assange, el punto medular del asunto es si el Reino Unido estará dispuesto a entregar el salvoconducto para que el fundador de Wikileaks viaje a Ecuador.

El asilo político, tal y como lo conocemos en Ecuador, es una figura ligada a la realidad americana.

En 1954, los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) firmaron la Convención de Caracas. En sus artículos 1 y 3 se establece que el asilo solo se concederá para temas políticos y se excluye a quienes estén procesados legalmente por delitos comunes.

Sin embargo, con los países europeos no se ha suscrito ningún tipo de convenio internacional que rija este tipo de solicitudes.

El único instrumento multilateral que recoge el tema de asilo es la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero “cada país la interpreta como cree, pues es de orden general”, explica Marcelo Fernández de Córdoba, ex vicecanciller de la República.

Por ello, considera que el Ecuador se debe sustentar en lo que establece la Convención de Caracas que, a su juicio, pudiera excluir a Assange de esa figura.

Él es investigado en Suecia por supuestos delitos sexuales, aunque el ‘hacker’ afirma que esto es una persecución política iniciada por Estados Unidos, como una “venganza” por haber difundido miles de cables secretos del Departamento de Estado de EE.UU.

En su carta de solicitud de asilo, el líder de la organización Wikileaks afirma que si se concreta su extradición a Suecia, como lo resolvió la semana pasada el máximo Tribunal de Justicia británico, el siguiente paso será la deportación a Estados Unidos, en donde podrían condenarlo a la pena de muerte, bajo cargos de espionaje.

Para el ex canciller Francisco Carrión, esta es una posibilidad que debiera ser tomada en cuenta por el Régimen de Ecuador. “Creo que el Ecuador debería conceder el asilo y además pedir al Gobierno de Reino Unido que emita el salvoconducto para que Assange llegue a Ecuador. Lo demás es un tema interno de Inglaterra, que no nos compete”.

No obstante, el embajador Fernando Córdova Bossano explica que ante la falta de convenios bilaterales sobre el asilo, el tema queda a la tradición e interpretación de Inglaterra en esa materia.

Un largo análisis antes de que se emita el salvoconducto

El ex vicecanciller Fernández de Córdoba explica que la concesión del salvoconducto en Gran Bretaña es un proceso largo y complicado, pues requiere de la aprobación de varias instancias gubernamentales locales.

Según la normativa inglesa, los jueces son los encargados de analizar cada caso y la solicitud de salvoconducto, de acuerdo con la conveniencia del proceso.

Así, el tema debe ser aprobado primero por la Cámara de los Lores (magistrados). Finalizado su examen, el tema pasa a conocimiento de la Cámara de los Comunes (los legisladores), que constituye el Poder Ejecutivo. Para que un salvoconducto sea extendido en el Reino Unido, se requiere la aprobación de ambas instancias. Solo así, Assange podría salir de la Embajada en Londres y tomar un vuelo a Quito.

Una  historia de asilos

Decenas   de ecuatorianos han pedido asilo político en varios países del continente.

La  lista incluye   a los ex mandatarios José María Velasco Ibarra, Gustavo Noboa, Abdalá Bucaram y Lucio Gutiérrez, que se asilaron en Colombia, República Dominicana, Panamá y Brasil.

Julián Assange  está acusado en Suecia de un cargo de coerción ilegal, dos cargos de acoso sexual y un cargo de violación,  todos ellos presuntamente cometidos en agosto del 2010.

Anna Ardin  lo acusó de tres de los cuatro cargos. El último fue presentado por  Sofía Wilen, quien lo acusó de haber mantenido relaciones  con ella sin preservativo y mientras  dormía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)