20 de February de 2012 00:01

Los asesores se vuelven la sombra y los ojos de los asambleístas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1

Pese a sus 230 libras de peso, el mayor José Obando (Pepe) le abre paso, mira a quienes se acercan a ‘su coronel’ y a veces le sostiene el maletín mientras habla con la prensa, en los pasillos legislativos.

Casi siempre lo acompaña en su oficina, en el mezanine del edificio de la Asamblea, en la Piedrahíta, centro norte de Quito. Allí comentan sobre lo que dicen los diarios, almuerzan, revisan documentos, estudian las leyes y se despiden entrada la noche.

“Solo nos falta dormir juntos”, bromea Fausto Cobo, asambleísta del PSP, sobre el asesor, que ha estado con él desde el exilio en Perú y Colombia y mientras estuvo en la cárcel, tras el derrocamiento de Lucio Gutiérrez, en el 2005.

El trabajo de Obando comienza a las 05:00, cuando llega a la casa de Cobo, en la calle Granda Centeno, en el norte. Él perteneció a las fuerzas especiales, dio 2 000 saltos en paracaídas y según calcula, el 80% de combatientes del Cenepa fueron sus alumnos. Ahora camina lento, junto a Cobo, debido a la artritis y gota que padece. Pero es su hombre de confianza.

Otro ex militar en estas funciones es el teniente William Samaniego, ex secretario particular de Paco Moncayo, en la Alcaldía de Quito. En un maletín de cuero guarda una ‘minioficina’.

Cada uno de los 124 asambleísta tiene dos asesores, de niveles uno y dos, que ganan al mes: USD 3 340 y 2 820. Y dos asistentes administrativos, que reciben 1 300. Los legisladores deciden en qué categoría ubicarlos. En enero, en la reforma a la Ley Legislativa, el Pleno negó el pedido de que accedan a un quinto colaborador.

Uno de los asesores más populares es Carlos Cárdenas, encargado de los contactos con los medios de comunicación en el MPD. A diario, él llega a la sala de prensa, choca manos con reporteros y saluda con beso a las periodistas. Les alerta de la llegada de proyectos de ley y de resoluciones del Consejo de Administración Legislativa (CAL), que integra Francisco Ulloa.

Cuando el Pleno sesiona, Cárdenas se confunde entre los periodistas. Les pregunta en qué tema trabajan y les pide entrevistar a sus legisladores. Está con ellos desde el Congreso del 2003. Entonces reportaba para radio Novedades, de Latacunga; Élite, de Cotopaxi, y Festival, de Loja.

Un día logró que el entonces diputado y hoy concejal Javier Cajilema sea entrevistado en tres canales de televisión y le preguntó si podía trabajar con su bloque. Él le hizo el contacto con Luis Villacís, quien lo contrató. Es asesor dos.

Su tarea también consiste en dar consejos a sus asambleístas, les pide no dejar escapar un “eee, aaaa”, que muestre inseguridad, y presentar ideas concretas.

Su esposa, Tatiana Reascos, con quien tiene dos hijos de 8 y 4 años, estudió leyes. Pero él, en el 2009 la enganchó con Diana Atamaint (Pachakutik). Ella no para de recibir llamadas, incluso en casa.

Otra es la relación que mantiene con la prensa, Mónica Zamora, asesora de Cynthia Viteri. Admite no necesitar buscarle espacios en los medios a su jefa y amiga desde hace 21 años, cuando se conocieron en TC Televisión. Las dos viven entre Guayaquil y Quito, ya que la legisladora de Madera de Guerrero tiene dos mellizos de 10 años y trata de cumplir con sus actividades en el Pleno y regresar a su casa el mismo día.

Una vez se enteraron por Elizabeth Hidalgo, la asistente, de la suspensión de una convocatoria cuando estaban sentadas en el avión con destino a la capital y la asambleísta habló con el personal a cargo del vuelo para que lo detuvieran y les permitieran bajar.

Ramsés Torres, con 1,92 metros de estatura, no pasa inadvertido en los corrillos legislativos. Fue diputado en el 2007 y presidió la Comisión de Fiscalización en el Congreso que fue suspendido para dar paso a la Constituyente de Montecristi. Ahora asesora a Jimmy Pinaorgote y se alista para la campaña. Será candidato a asambleísta por el movimiento ‘Bolívar, un acuerdo de unidad’.

Vicente Olmedo, ex presentador del programa de TV, ‘Dentro y Fuera’, trabaja con Fernando Vélez (ex PSP). Aunque su perfil es bajo, él no hace contactos con periodistas al estilo de Cárdenas.

No todos los equipos de los asambleístas son tan visibles. En voz baja, se dice que varios tienen asesores de papel, que prestan su nombre, para que los legisladores se lleven el 80% de sus salarios.

Así lo denunció en el Pleno, el oficialista Mauro Andino, el 10 de noviembre del año pasado. No dio más detalles, pero indicó que en la Comisión de Justicia, que él preside, por ejemplo, se evidencia que varios colegas no tienen el respaldo de asesores. Y también dijo que se contrata a familiares.

Su ex compañera, Betty Amores, le pidió precisiones en torno a lo que consideró“una grave denuncia, ya que confirmaría que teóricamente en la Asamblea Nacional siguen existiendo pipones o asesores de papel, como en el pasado”. Insistente, en medio del segundo debate de reformas legislativas, le pidió a Andino dar nombres y apellidos de los involucrados si conoce algunos casos.

Pero ni Alianza País ni la oposición ha profundizado en la investigación de esta denuncia.

Contratar a personal poco preparado es un arma de doble filo, asegura Virgilio Hernández (Alianza País). Por eso, su equipo, en la Comisión de Gobiernos Autónomos, que preside, cuenta con maestrías. Santiago Galarza, Fernando Buendía, Arturo Cabrera y Luis Molina (dos son asesores de Hernández y uno de mesa) se reparten el análisis de los proyectos de ley de la mesa y los que trata el Pleno, para compararlo con legislaciones de otros países y darle argumentos de debate. Ela Zambrano, quien además maneja el programa Mesa 8, en la Radio de la Asamblea, le hace contactos y revisa su actuación en la prensa.

Otros legisladores, como Galo Lara (PSP), tienen asesores de prensa. Sin embargo, prefieren hacer por su cuenta gestiones para que sus declaraciones y movimientos aparezcan en los medios. Él visita las cabinas, hace llamadas telefónicas y envía desde su correo los boletines.

El receso legislativo finaliza el 22

El miércoles 22, la Asamblea retoma las actividades, suspendidas desde el 3 de febrero. Aún no hay una agenda disponible sobre las sesiones del Pleno que se desarrollarán estos días.

Sin embargo, está pendiente la votación del proyecto de Ley de Comunicación. Luego del primer foro desarrollado en la Flacso, en la capital, se confirmó la realización del segundo evento de este tipo, en Guayaquil.

El foro ‘Una Ley de Comunicación Democrática’ será el martes 28, a las 19:00,  en la Universidad Casa Grande de esa ciudad.

En esa cita participarán como panelistas Fernando Cordero, presidente de la Asamblea; Mauro Andino, presidente de la Comisión de Comunicación, ambos oficialistas. Además, los legisladores Gina Godoy, también de Alianza País, y Enrique Herrería (ex Madera de Guerrero).

También asistirán  Isabel Ramos (Flacso), Marena Briones (especialista en argumentación jurídica), y Carlos Jijón, director de La República y columnista de diario Hoy. El moderador será Francisco Huerta Montalvo, presidente de la Junta Consultiva de la Universidad Casa Grande.

En este período también se debe avanzar en la aprobación de la reforma penal, entre otros temas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)