La arquitectura informática se trabó por la acumulación de actas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Santiago Estrella G. / Redactor

Imaginen el siguiente escenario: Ecuador juega una final contra Brasil en un estadio cualquiera. Pero solo hay una puerta de entrada para sus 40 000 localidades. La aglomeración y la demora serían insostenibles para los que quieren ingresar.

Eso fue lo que ocurrió con el sistema operativo de la firma española Scytl en estas elecciones y que demoró la entrega de los resultados del escrutinio oficial. A pesar de que desde del Consejo Nacional Electoral (CNE) y los representantes de la empresa no quisieron referirse a los plazos precisos para la entrega de los números definitivos, no esperaban la demora que los colocó cercano al límite de los 10 días plazo que permite la Ley Electoral.

La inversión en el Sistema Integrado de Administración Electoral fue de alrededor de USD 6, 5 millones, según se pudo conocer. Es la gran apuesta de este CNE para la modernización tecnológica del proceso electoral. Pero la demora ha generado malestar en las máximas autoridades electorales, quienes no descartan analizar sanciones a Scytl por incumplir el contrato.

La firma trabaja con el CNE desde las elecciones pasadas, en las que se eligieron presidente y asambleístas. Y el resultado fue bueno, "incluso mejor que el conteo rápido", según Osman Loaiza, responsable del proyecto, que se ratificó la confianza en ellos para el 2014. Además, el CNE compró el sistema para futuras elecciones, incluido el código fuente, que permite hacer cambios profundos al software.

Pero la experiencia, según la página web de esta empresa, en países como Austria, Reino Unido, Noruega, EE.UU., entre otros, no la ayudó a prevenirse ante los comicios del domingo tenían una complejidad que sobrepasó todas sus previsiones.

A diferencia del año pasado, el CNE cambió la arquitectura informática. Mientras en el 2013 se usó un sistema descentralizado, con dos servidores en cada una de las 80 Juntas Intermedia de Escrutinio, para este año se lo centralizó. En las 76 juntas solo se escanearían los datos , las cuales se envían a un centro de cómputo, en donde se procesa, verifica y controla la calidad de la información. Sin embargo, fue en estos dos últimos puntos en los que el sistema se saturó y causó las complicaciones.

El sistema usa un manejo de colas. Una acta detrás de otra espera ante el notificador, el verificador y el control de calidad, sin priorizar dignidad ni jurisdicción. Un acta para la Alcaldía de Quito esperaba detrás de una de Juntas Parroquiales de Arajuno (Pastaza) si esta llegaba antes.

El problema, según Alicia Ramón, directora de calidad de Scytl, es que no se imaginaron una demora de cuatro horas hasta que comenzaran a ingresar las actas en el sistema. "Planteamos una parametrización del sistema de tal forma que a las 17:30 ingresaran las primeras actas para que el pico fuera entre las 19:30 y las 20:00 del domingo".

El sistema, que tenía previsto operar 1 500 actas por hora, cayó en picada en la madrugada del lunes. Solo hubo capacidad de procesar 120 por hora. Se corrigió el problema, pero hubo una nueva caída en el miércoles, día en que, según anunciaron, terminaba el trabajo de las Juntas Intermedias. Se lo recuperó el jueves, según contó el vicepresidente del CNE, Paúl Salazar.

Los problemas ya se habían detectado en los simulacros, pero "no hubo tiempo suficiente para las correcciones", según Paúl Viteri, asesor tecnológico. Lo cierto es que por estas razones, aún hacen fila las actas que quieren ver esa final entre Ecuador y Brasil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)