28 de January de 2013 00:01

A ellos no les ayuda el voto en plancha

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los partidos políticos, ya sea porque son nuevos, como Avanza, o débiles y en crisis, como el Socialista y el Social Cristiano, buscan ganar votos apoyando a los presidenciables con mayor intención de sufragio como Rafael Correa y Guillermo Lasso.

El problema es que estas alianzas no son recíprocas, como señala el catedrático Napoleón Saltos, y a la final pierden votos para sus candidatos a asambleístas provinciales y nacionales. Los presidenciables y sus partidos tienen listas completas de candidatos y hacen campaña por el voto en plancha.

Otra estrategia es apoyarse en figuras mediáticas y con credibilidad, como el alcalde Jaime Nebot y el ex prefecto de Pichincha y director del Seguro Social, Ramiro González, que aunque no postulan en estas elecciones acompañan en los recorridos de campaña.

“Como son personalidades conocidas, tienen seguidores y credibilidad, si usted se ampara en una persona creíble, la gente va a pensar que tiene los mismos parámetros de credibilidad y similares valores. Eso siempre genera votos al final del día, en campañas cortas, en las que es difícil fijar caras nuevas. Eso también sirve para el voto en plancha”, dice Andrés Seminario, consultor de comunicación.

González tiene un papel novedoso en estas elecciones, porque es el presidente de Avanza pero no es candidato a nada. Sin embargo tiene una licencia de 30 días para promocionar su partido y pellizcar escaños en la Asamblea.

Parte de la estrategia para darse a conocer son las propuestas de campaña y mientras más populares son más posibilidades tienen de acaparar votos, como la oferta de entregar una ‘tablet’ a los estudiantes de escuela y colegio que hace Avanza, como señaló Ramírez durante uno de sus recorridos por Santo Domingo.

Nuevo partido quiere arrancar votos con ofertas populistas Los socialistas se cobijan bajo la bandera de Alianza País Los socialcristianos y su apoyo indirecto a Guillermo Lasso Ramiro González aspira a recorrer todo el país con su partido Avanza. Aunque no postula para ninguna dignidad, desde el 10 de enero, y por 30 días, goza de una licencia para ausentarse de sus funciones en el Consejo Directivo del IESS y meterse de lleno en la campaña electoral. Hasta ahora ha visitado 12 provincias y adonde va lo reciben como si fuera un presidenciable.

El viernes pasado llegó a Santo Domingo. En cada parada elec- toral, sus colaboradores se esmeran por sacar a relucir su trabajo en el IESS. “Hay que hacer un reconocimiento a Ramiro, hoy por hoy el IESS es la institución pública con más credibilidad del país”, dijo Saruka Rodríguez, candidata a asambleísta nacional.

González se toma el tiempo de explicar a sus seguidores que en estas elecciones solo está acompañando a los candidatos a asambleístas provinciales y nacionales, y que el partido apoya a Rafael Correa. “Nosotros decimos que voten por este candidato, pero para la Asamblea pedimos que voten todo 8”.

Pero el apoyo que dan los socialdemócratas de Avanza a Correa es unilateral. “No hay compensación por eso y empieza a haber problemas porque la campaña de Correa es todo 35, es decir que promueve el voto en plancha”, explica el catedrático Napoleón Saltos. “No hay la conformación de un frente orgánico, como pasó con la coalición de las izquierdas, que maneja una sola lista”.

Avanza tiene candidatos a asambleístas nacionales, provinciales, en el exterior y para el Parlamento Andino, y estos compiten con Alianza País. Pero González niega que haya tensión. “En Carchi nos cruzamos con las caravanas, pero hubo respeto. En un lado tuvimos que esperar que ellos hablaran y en otro lado ellos nos esperaron”.

El Presidente del Consejo Di- rectivo del IESS confía en los cua- dros fuertes que tiene a escala nacional, pero al mismo tiempo teme que el electorado vote de manera nominal y el partido pierda el voto en plancha, por eso quiere recorrer todo el país.

Las brigadas de salud o jornadas médicas también han sido parte de la promoción del partido. Empezaron desde antes de la campaña electoral. En el portal de Avanza hay convocatorias a dos jornadas, el 29 de septiembre en Catamayo y el 16 de diciembre en Cayambe.

Nívea Vélez, asambleísta por Loja, criticó el uso del personal del IESS para estas actividades, pero González le resta importancia. “Las brigadas las hacemos sábados y domingos, con médicos que están en sus días de vacación y quieren hacerlo”. La salud es parte clave de la oferta de Avanza y se capitaliza muy bien la figura de Ramiro González, que ha estado más de cinco años al frente del mayor prestador de servicios médicos.

Con el objetivo de cosechar más popularidad también ofrece un cambio en la ley vial y plantea la eliminación de la cárcel por conducir en exceso de velocidad. “Nosotros hemos planteado que en vez de cárcel se haga trabajo comunitario”.

El Partido Socialista quiere mantenerse en el poder y apoya al presidente Rafael Correa. Hay una alianza explícita de la lista 17 y la 35 para el Parlamento Andino y en dos provincias (Bolívar y Loja).

El partido también se apoya en Avanza para competir en Cotopaxi. En el resto de provincias y en las jurisdicciones de EE.UU. y Europa participan solos.

Silvia Salgado, ex asambleísta y actual candidata al Parlamento Andino, explica que “la excepción son las alianzas” y que llevan la campaña por todo el país con dos líderes: ella misma y Pedro de la Cruz, quien también se postula para el Parlamento Andino.

“Nuestra agenda a veces coincide con la del presidente Correa y nos incorporamos y hacemos recorridos conjuntos, pero también tenemos nuestra propia agenda y visitamos a organizaciones del pueblo indígena, afro y montubio”, explica Salgado. Pero las manifestaciones de simpatizantes con las banderas rojas del Partido Socialista son mínimas en esta campaña electoral.

Los socialistas son más fotografiados cuando se suben a la tarima con Rafael Correa, pero nada les diferencia de los militantes de Alianza País (AP), ni siquiera cuando son presentados ante la audiencia se hace alguna mención al partido al que pertenecen, tal y como ocurrió en Ibarra el viernes pasado.

Los presentaron como parte de la provincia de Imbabura y se limitaron a dar un paso adelante para recibir los aplausos. Solo en San Antonio de Ibarra tuvo oportunidad de hablar Marisol Peñafiel, quien llegó a la Asamblea con el Partido Socialista pero que ya definió su militancia con País.

Los socialistas llegaron al poder en el 2006, con el triunfo de AP en segunda vuelta. En estas elecciones volvieron a ratificar su apoyo al partido de Gobierno. “Es un partido débil, que no tiene relevancia, en mi opinión lo hacen por oportunismo político, para tratar de sobrevivir”, dice el politólogo Felipe Burbano.

Salgado dice que su partido descarta que sobrevivan por las alianzas. “Nosotros queremos subsistir por la certeza de nuestro programa, por el proyecto político que apoyamos y que hemos sido críticos…”, dice y confía en que no desaparecen aunque el Código de la Democracia establezca que las fuerzas políticas que no alcancen el 5% de la votación en dos elecciones consecutivas se eliminarán del registro electoral.

“Nosotros creemos que con la participación electoral que vamos a tener, superaremos el 5% en las elecciones. Tenemos una estructura a escala nacional y la alianza a nivel de Parlamento Andino contribuirá, si se sacan 3 millones de votos, la mitad de esos votos se contabilizarán para el Partido Socialista”.

Pero en verdad, poco se sabe del proyecto político de los socialistas. El listado de sus prioridades incluye una nueva política agraria, la integración andina e integración latinoamericana, el tema de la nueva política laboral y la nueva política de seguridad social.

A falta de presidenciable, el Partido Social Cristiano (PSC) se cobija con la imagen del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. En eso coinciden Alfredo Serrano, director ejecutivo del PSC, y Cynthia Viteri, candidata a asambleísta nacional en los comicios de febrero próximo.

El desafío de esta tienda es mantener su presencia parlamentaria, al menos en el mismo espacio del actual período (11 legisladores en alianza con Madera de Guerrero). Esta será, desde el 2006, la segunda ocasión que los socialcristianos no presenten candidato a la Presidencia.

Su último cuadro fue Viteri, hace ya seis años. Por lo tanto, la fuerza más representativa de esta tienda es Nebot, como cabeza del PSC y del movimiento guayasense Madera de Guerrero. El Alcalde acompaña a sus candidatos en los recorridos del Guayas. Incluso el CNE le llamó la atención por la supuesta injerencia de un funcionario público en la campaña.

Según la encuestadora Cedatos, Nebot es el alcalde con mayor aprobación del país. El 80% aprueba su gestión en el Cabildo luego de 12 años al frente. Sin embargo, en su encuesta Personajes 2012, el líder de derecha solo fue mencionado por el 5% de la muestra.

Pero Nebot no solo acompaña a los candidatos de su partido sino que también está en algunos de los recorridos de Guillermo Lasso, presidenciable de Creo, en Guayaquil. Pero Serrano aclara que “Lasso no es el candidato del PSC”.

El apoyo de Nebot al banquero, según Serrano, es parte de la estrategia de su partido en cuatro provincias del país. En Guayas y en El Oro, Creo no lanzó candidatos a la Asamblea para dar fuerza al PSC, además en Tungurahua y en Los Ríos se armaron listas en alianza para el Legislativo, donde los socialcristianos Luis Fernando Torres y Jonny Terán las encabezan, respectivamente.

El segundo pilar de campaña del PSC son sus ofrecimientos. “El PSC no pone candidatos a consideración del pueblo sino propuestas. De manera que estamos convencidos que la gente vota por propuestas y no por personas”, dijo Serrano.

Los candidatos llevan a sus recorridos el discurso de “las seis propuestas de la 6”. Los socialcristianos se comprometen a impulsar leyes que traigan un país con seguridad ciudadana, no más impuestos, empleo, atención al agro, descentralización y libertad.

El tercer pilar son las caras conocidas, agregó Serrano. Viteri dio un salto de asambleísta por Guayas a candidata nacional. Después de ella en esa papeleta aparecerán el ex presentador de TV Carlos Vera. Encabezando cada uno de los cuatro distritos guayasenses participarán Henry Cucalón, ex secretario del Municipio; Daniel Cuellar, pre- sidente de la FEUE, filial de Guayaquil; la ex concejala Cristina Reyes, y Nicolás Lapentti C., ex prefecto del Guayas.

Guayas es la provincia con mayor electorado (2 799 001 votantes) y también es el punto fuerte del PSC, gracias a Nebot.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)