10 de June de 2010 00:00

La verdad, ¿para qué?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Marco Arauz Ortega

El trabajo de la Comisión de la Verdad llega con dos condicionantes que pueden alterar los fines de este tipo de informes. El primero es que los comisionados no se ciñeron al período 1984-1988 e incluyeron abusos cometidos hasta el 2008, es decir en la primera parte de este Gobierno. Es difícil que este hecho sea leído con toda objetividad por el poder.

El segundo condicionante es que, en este momento, la inseguridad pública es sentida como un problema colectivo prioritario, lo cual condiciona la percepción social sobre la manera en que se reprimió -y se sigue reprimiendo- cierto tipo de delitos en el Ecuador.

Estas investigaciones sirven, entre otras cosas, para que no haya impunidad. Los delitos de lesa humanidad -y hay varios en el informe, pero se excluyen otros porque la Comisión no pudo recoger testimonios- no prescriben. Y cuando sus autores no pueden responder, el Estado debe hacerse cargo. Pero eso no es todo.

Más allá de lecturas ideológicas, el fin es que la sociedad tome conciencia de que el Estado debe combatir y reprimir los delitos sin abusos y con la ley. Y que se desmonte cualquier sistema de represión desde el poder. Si no es así, ¿para qué todo este proceso?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)