3 de January de 2010 00:00

La política se volvió un pretexto para editar libros periodísticos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Siete Días

A propósito de aquello, en estos años, EL COMERCIO editó ‘Ecuador frente al vértigo fatal’, sobre la caída de Abdalá Bucaram en 1997,  y ‘21 de enero, la vorágine que acabó con Mahuad’. 

Diario Hoy, también en 1997, lanzó ‘¡Que se vaya!’, un título  que recogía uno de los gritos de los manifestantes capitalinos contra Bucaram. En estos años, el diario capitalino  ha editado, entre otros,  ‘El abril de los forajidos’, en 2005, a propósito de la caída de Lucio Gutiérrez,  y ‘Correa un año: de las promesas a la realidad’, un libro que, según describen los autores,   era “necesario para medir los resultados de su Gobierno frente a las promesas de campaña”. Incluía un análisis sobre el fenómeno Correa, desde el ocaso de los partidos políticos. En esa edición participaron tanto periodistas del medio como otros especialistas.

Sobre la caída de Gutiérrez, otros dos periodistas aportaron con sus obras. Fausto Jaramillo edito ‘La noche de las cacerolas’ y Pedro Saad Herrería, ‘La caída de Lucio: corajudos, jóvenes y forajidos’.  Saad, historiador y dramaturgo, además de cineasta, ha escrito también   ‘La caída de Abdalá’ y ‘La caída de Mahuad’, editadas por El Conejo.

Este año, ‘El juego del Camaleón’,     basado en una amplia investigación sobre el bombardeo en Angostura, sus antecedentes y consecuencias, escrito por Arturo Torres -coordinador de Información de este Diario- se convirtió, además, en uno de los libros nacionales más vendidos, según las listas que publican las librerías.

Francisco Rohón Dávila, director del Centro Andino de Acción Popular, dice que esta fue una  década   conflictiva, compleja, “en la que se han estado reestructurando los sujetos políticos, y eso nos dice que muy probablemente el sujeto que conocimos en el siglo pasado ya no es más el sujeto político de este siglo”.   Según Rohón,   en esta  situación compleja, los periodistas    empezaron a dar datos, a mostrar qué    ocurre, “pero esto no necesariamente ha implicado explicar la situación, que creo que es el gran déficit”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)