9 de January de 2010 00:00

La política salarial busca subir el consumo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Negocios
negocios@elcomercio.com

Hasta el pasado 7 de enero,  se desconocía la fecha para el anuncio de las políticas laborales que aplicará el Gobierno en este año.
Ayer, sorpresivamente, el ministro de Relaciones Laborales, Richard Espinosa, prefirió informar de  los detalles del plan a través de una entrevista  con  la agencia pública de noticias, Andes.
 
Una de las propuestas es impulsar una reforma al Código de Trabajo para que los decimotercero  y decimocuarto sueldos se paguen de forma mensual. La medida será voluntaria para los trabajadores del  sector privado y obligatoria para los del sector público.

Alex González, secretario del Frente Unitario de Trabajadores (FUT),  en tono molesto  manifestó que esta decisión es  una burla del Gobierno,  que ha decidido “sacar dinero de un bolsillo para ponerlo  en otro. Es lo mismo que hizo con los fondos de reserva”.
 
Actualmente, de acuerdo con el cuerpo legal,  el pago de estos sueldos se hace de forma anual.

El decimotercero  es el bono navideño, que se paga hasta el 24 de diciembre. El artículo 111 delCódigo de Trabajo establece que los empleados deben recibir una remuneración equivalente a la duodécima parte de los sueldos que hubieren recibido en un año.

El segundo es el bono escolar, que se paga hasta el 15 de marzo en la Costa y hasta el 15 de agosto en la Sierra. El artículo 113 del Código estipula que los trabajadores deben  recibir en estas fechas una remuneración equivalente al salario básico unificado.

Espinosa aseguró que el nuevo mecanismo regirá a partir de este año, “a pesar que todo depende de la rapidez con que la Asamblea tramite el proyecto de reforma” de los artículos (111 y 113).
 
Andrés Páez, legislador de la Izquierda Democrática, aseguró que no apoyará el proyecto porque rompe el espíritu de una forma de ahorro forzoso para los trabajadores. “Es una especie de incremento de sueldo que sale de los mismos  empleados”.
  
El bloque oficialista se mostró más cauto en sus apreciaciones sobre la decisión. Mauro Andino afirmó que tendrán que conocer el contenido de la propuesta gubernamental y si remiten el proyecto,  iniciar su tratamiento.
 
Ambas remuneraciones  son los  inyectores de liquidez en los dos momentos de mayor actividad  económica del año.

 “Al pagarse de forma mensual se convierten en dinero de bolsillo y hay más gasto. Esto puede llevar a la subida  de la inflación”, dijo el analista Juan Carlos Troya.

Otro de los planteamientos que hizo el Régimen fue definir la fórmula para el pago del salario digno, cuyo concepto es de un ingreso que permite alcanzar el valor de la canasta básica.

Para las  empresas que sí distribuyen utilidades,  se tiene que considerar el salario básico unificado más la parte mensual proporcional de los decimotercero y decimocuarto sueldos, fondos de reserva y una remuneración variable  en función de las utilidades.

Aplicando esta fórmula,  cada trabajador obtiene ingresos de aproximadamente USD 300. Esto multiplicado por 1,6, que de acuerdo con el  Instituto Nacional de Estadísticas es el número de personas que reciben sueldo por familia, equivale a USD 480.

Este ingreso, que se considera como el “ salario digno”,  es el que se acerca al valor de la canasta básica, que  en la actualidad  es de USD 528,9. Así,  la brecha actual sería de USD 48,90.

 César Rovalino Bravo, director ejecutivo de la Cámara de la Pequeña Industria (Capeipi), señaló que con el  mecanismo se podrán  equiparar los ingresos con el valor de la canasta básica en menos de cinco años.

José Alvarado, dirigente sindical, manifestó  estar en desacuerdo con la medida y afirmó que ante los anuncios,  los trabajadores se movilizarán el 18 de enero.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)