26 de agosto de 2016 22:26

Cynthia Viteri rechaza comunicado de la Asamblea sobre su deportación

Cynthia Viteri recorre el país como candidata presidencial dando a conocer su propuesta. Foto: Wladimir Torres / EL COMERCIO

Cynthia Viteri recorre el país como candidata presidencial dando a conocer su propuesta. Foto: Wladimir Torres / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 551
Triste 0
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 52
Ana María Carvajal

Mientras espera su vuelo de regreso a Guayaquil, en Colombia, la asambleísta y precandidata presidencial Cynthia Viteri respondió el comunicado que la Asamblea Nacional colgó en su página web con respecto de su deportación, la tarde de este viernes 26 de agosto del 2016.

En el comunicado, que no tiene firma de autoridades del Legislativo, se señala: "el Estado ha velado por los derechos de los ciudadanos ecuatorianos, reconociendo a su vez, con absoluto respeto, las decisiones soberanas de la República Bolivariana de Venezuela".

En el documento se recuerda que Viteri viajó a una agenda de reuniones en Caracas por cuenta propia, porque tiene vigente una licencia. La acompañaron el asambleísta por Madera de Guerrero, Henry Cucalón; la concejala guayaquileña, Susana González; el exalcalde de Machala, Carlos Falquez Batallas; el exlegislador socialcristiano Vicente Taino, el camarógrafo Rodolfo Delgado, el camarógrafo Mario Baquerizo y la asistente de Viteri, Mónica Zamora Zambrano.

Al respecto, Viteri, quien a las 21:00 se encontraba en el aeropuerto internacional El Dorado, de Bogotá, expresó su indignación. "Es vergonzoso, en todo sentido. La mayoría de la Asamblea Nacional gobiernista ha perdido todo vestigio de dignidad y vergüenza. Reducen a la licencia de un legislador el atropello a los derechos humanos, políticos y civiles de ecuatorianos, más allá de cualquier autoridad, y lo justifican. Eso no nos sorprende porque es la misma línea irracional que se está viviendo en Venezuela", dijo.

Viteri informó que se está analizando la posibilidad de acciones internacionales con respecto de lo ocurrido, pero enfatizó en que no se hará nada a través del Gobierno del Ecuador, porque está segura de que sería "como ir ante el presidente venezolano Nicolás Maduro a señalar lo que nos ha sucedido". Agregó que el hecho de que los hayan deportado por razones "políticas y de opinión viola nuestros derechos, pero también ofende al país".

En el comunicado de la Asamblea se señala que Viteri "solicitó una primera licencia sin remuneración a partir del día 13 de julio de 2016, por un período de 30 días, y una segunda licencia desde el
22 de agosto hasta el 2 de septiembre, por lo tanto su viaje a la República Bolivariana de Venezuela no se trató de una visita oficial, puesto que no se realiza en ejercicio de sus funciones parlamentarias, ni como delegada del Legislativo".

También que el asambleísta Henry Cucalón no había pedio licencia, pero no "cumplía funciones propias del Legislativo" y explicó que una representación oficial se hace mediante la declaración del parlamentario en comisión de servicios al exterior y que en esos casos, "la Asamblea tiene la obligación de garantizar que la misión que el parlamentario cumple en el exterior pueda ejecutarse a cabalidad".

Pero, ¿cuál fue el argumento para la deportación? Viteri relató a EL COMERCIO que en dos ocasiones le dijeron que están siendo reportados por tres artículos de la Ley de Migración. Al pedirles una explicación, dijeron que “son declaradas personas no gratas para el Gobierno venezolano” y que habían alterado el orden público.

"Lo grave de todo esto es que todas las reuniones que tuvimos por invitación de la Asamblea Nacional fueron públicas, con toda la prensa oficialista y prensa libre”. Relató que tuvo encuentros con autoridades de la Asamblea, el gobernador Henrique Carpiles y Mitzy Capriles de Ledezma (esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, preso desde el 2015).

Viteri relata que cuando llegó a la cárcel militar de
Ramo Verde, para su encuentro con Lilian Tintori, esposa del líder opositor apresado Leopoldo López, los rodeó gente del Servicio Bolivariano de Inteligencia de Venezuela (Sebin); les pidió sus documentos y solo se los devolvieron cuando subieron al avión.

La Asambleísta afirma que eran vehículos sin identificación, con personas vestidas de civil y por ello se negó a subirse a esos autos y volvió al que la había transportado durante su día y medio en Caracas. "Íbamos a arrancar y un miembro del Servicio de Inteligencia abrió la puerta y sacó del brazo al conductor, se subió él y manejó. Fue una especie de secuestro", contó Viteri.

Aunque en principio les dijeron que los llevarían directo al aeropuerto de Maiquetía, el auto se desvió a las oficinas del Sebin. Allí, según Viteri, le pidieron bajar y quedarse al venezolano Luis Magallanes, quien los acompañaba, pero ella y su comitiva no dejaron que se lo llevaran.

Viteri contó que los filmaron a cada paso. "Eso no paró un solo segundo" y fueron por lo menos 10 cámaras en todo momento. "Hubo violencia psicológica. (Estuvimos) permanentemente rodeados de guardias, de policías armados, motorizados, con cascos, encapuchados". Además les tomaron las huellas y les "fotografiaron como delincuentes, contra la pared".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (53)
No (19)