7 de noviembre de 2016 21:10

La Policía detuvo a un sospecho de femicidio en Azuay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo

Este lunes 7 de noviembre del 2016 fue detenido Kelvin, de 22 años, conviviente y sospechoso de la muerte de Ximena Orellana, de 24 años. Ella recibió más de 30 martillazos en el cuerpo y fue escondida en un pozo séptico de la casa donde vivían.

Esta muerte violenta ocurrió en un barrio rural del cantón azuayo de Guachalapa, en el sur del Ecuador. La Fiscalía de Azuay investiga este caso bajo la figura de femicidio. De acuerdo con el parte policial, el crimen se registró la madrugada del sábado 5 de noviembre del 2016.

Los vecinos contaron que cerca de las 02:00 escucharon que la fallecida pedía auxilio. Entonces, alertaron a una hermana de Orellana y al llegar a la vivienda para saber lo que ocurría, Kelvin no les permitió ingresar.

La familia fue a buscar a la Policía y el sospecho escapó. Cuando los agentes ingresaron no había nadie al interior, solo sangre por todo el piso, contó Juan Lazo, cuñado de la fallecida. Tras seguir las huellas ubicaron el cuerpo metido en un pozo de unos 30 centímetros de ancho.

Según Cristian Jaro, jefe de la Policía de Paute, más de una hora les tomó sacar el cadáver de ese sitio y fue necesario el uso de picos. Luego, el cuerpo fue trasladado al Centro Forense de Cuenca en donde la autopsia determinó que los golpes en la cabeza le provocaron la muerte.

La Policía extendió una prohibición de salida del país en los puntos de frontera porque el presunto culpable es extranjero. Kelvin se entregó y en la audiencia de formulación de cargos, el juez dictó la prisión preventiva.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (6)