2 de noviembre de 2016 07:10

Policía de Río de Janeiro pide donaciones privadas debido a 'calamidad pública'

Río de Janeiro es la cuarta ciudad más votada de Sudamérica en la página Tripadvisor. La playa de Copacabana o la Montaña Pan de Azúcar son dos de sus atractivos más interesantes

Río de Janeiro

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA
Río de Janeiro

La Policía de Río de Janeiro pidió ayuda a empresas privadas para enfrentar sus graves carencias en medio de la crisis brasileña y la situación de "calamidad pública" en la administración, según informó hoy el diario O Globo.

La Policía Civil carioca difundió un llamado público pidiendo donaciones u otros servicios a empresas privadas, señaló el periódico. El programa bautizado "Juntos con la Policía" fue publicado en el Diario Oficial del estado de Río y garantiza que no habrá "contraprestaciones" por parte de las autoridades.

El llamado pide ayuda para financiar servicios como la limpieza en las delegaciones o para hacer obras concretas en las instalaciones, pero también donaciones de materiales.

"Hoy tenemos la vista puesta en el mantenimiento. De costear lo que está operando", justificó el jefe de la Policía Civil, Carlos Leba, el llamado. "Esa perspectiva de calamidad (pública) nos desautoriza a pensar en inversiones", lo citó O Globo.

Leba, que asumió el cargo el mes pasado después de que su predecesor renunciara apuntando a la falta de recursos, aseguró también que el cuerpo tiene "grandes dificultades para mantener al día el pago de los proveedores".

En Río ya existen iniciativas informales de ciudadanos para apoyar a la Policía, según O Globo.

En barrios como Flamengo, ubicado en la acomodada zona sur de la metrópoli carioca, varios vecinos apoyan por ejemplo desde marzo a las delegaciones policiales con donaciones de papel, productos de limpieza y cartuchos de impresora, aseguró el diario.

El estado de Río declaró poco antes de los Juegos Olímpicos, celebrados en agosto, la situación de "calamidad pública", equivalente a la emergencia financiera.

El decreto allanó el terreno para que Río reciba ayudas del Gobierno central por un valor de 2 900 millones de reales (casi USD 900 millones) con el fin de organizar con éxito el principal torneo deportivo del mundo. Esos fondos, sin embargo, ya se agotaron.

El estado de Río anunció ya a comienzos de octubre medidas drásticas de ahorro para intentar mantener a raya el fuerte déficit público.

En las últimas semanas aumentaron también las informaciones sobre un aumento de la violencia en las numerosas favelas de Río después de los megaeventos deportivos (Mundial de fútbol de 2014 y Juegos Olímpicos) celebrados en la ciudad en los últimos años.

Brasil enfrenta una dura crisis económica después de haber registrado durante buena parte de la década pasada un constante crecimiento. La principal economía de América Latina cerrará 2016 por segundo año consecutivo con una contracción de más de tres por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)