18 de marzo de 2016 11:35

Policía desmantela con chorros de agua campamento antigubernamental en Sao Paulo

La policía de Sao Paulo utilizó una bomba de ruido y una nube de agua para dispersar a los manifestantes. Foto: AFP

La policía de Sao Paulo utilizó una bomba de ruido y una nube de agua para dispersar a los manifestantes. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

La policía dispersó este viernes 18 de marzo con bombas de ruido y chorros de agua a unos 150 manifestantes antigubernamentales que acampaban desde hace casi dos días en el centro de Sao Paulo, horas antes de un acto de partidarios del gobierno de izquierda de Brasil.

“La tropa de choque llegó a las 07:00 a la Avenida Paulista para comenzar una negociación con los manifestantes y a las 08:55 se desarrolló la acción, en la que fue utilizada una bomba de ruido y una nube de agua”, informó la Policía a la AFP.

Medios locales informan, sin embargo, que la carga habría sido más contundente.

Apostados frente al enorme edificio de la central patronal FIESP -que iluminó su fachada con el verde y amarillo de la bandera brasileña atravesada con una franja negra en la que se lee “Renuncia ya”-, miles de manifestantes se reunieron el miércoles por la noche para pedir la salida de la presidenta Dilma Rousseff y de su nuevo ministro, el exmandatario Luiz Inácio Lula Da Silva.

Pero casi dos días después, solo unas 150 personas continuaban la vigilia, según la Policía, cortando la céntrica Avenida Paulista, en el corazón financiero de Sao Paulo.

Tras el desalojo de esta mañana, los organizadores del campamento aseguraron que retomarán la protesta.

“El arte de la guerra dice que vamos a dar un paso atrás para después dar dos adelante (...). Vamos a volver aquí a las 21:00” , afirmó Renato Tamaio, miembro del grupo Patria Amada, al sitio G1.

Protestas Sao Paulo

Foto: AFP

A pocos metros del edificio de la FIESP se llevará a cabo al caer la tarde una manifestación convocada por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), la Central Única de Trabajadores (CUT) y diversas organizaciones sociales, “en defensa de la democracia, de los derechos de la clase trabajadora y contra el golpe”, en referencia al proceso de destitución que la oposición quiere abrir en el Congreso contra Rousseff.

Están previstas protestas en 30 ciudades del país.

El domingo pasado, las manifestaciones antigubernamentales sacaron a las calles a unas 3 millones de personas, casi la mitad de ellas en Sao Paulo.

La aguda crisis por la que atraviesa Brasil alcanzó su punto álgido esta semana, cuando Rousseff recurrió a Lula, su mentor y predecesor, para tratar de recomponer una coalición que hace aguas, a fin de impedir que la propuesta de impeachment recoja los dos tercios de votos necesarios en la Cámara para seguir avanzando.

Pero el impacto esperado de la llegada del expresidente al gobierno se vio rápidamente eclipsado por la divulgación de una embarazosa llamada telefónica de la presidenta Dilma Rousseff, que avivó la sospecha de que habría invitado a Lula a su gobierno para protegerlo ante sus problemas judiciales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)