31 de March de 2010 00:00

La Policía, tras la pista de las ‘viudas negras’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Moscú.  AFPMoscú se recogió ayer en memoria de los 39 muertos del doble atentado suicida perpetrado la víspera en el metro. La Policía seguía investigando la pista de las ‘viudas negras’, esposas o parientes de islamistas muertos en los conflictos del Cáucaso,  transformadas en kamikazes.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, ordenó a las fuerzas de seguridad que encontrasen a los responsables de los atentados. “Sabemos que se están ocultando”, afirmó. “Pero ahora es una cuestión de honor para las fuerzas de seguridad arrancarlos del fondo de las cloacas y sacarlos a la luz del día”.  El presidente Dimitri Medvédev llamó  a reforzar la legislación antiterrorista. “Tenemos que concentrar nuestra atención en mejorar la legislación que apunta a la prevención de acciones terroristas y en la eficiencia de la labor de los organismos (gubernamentales)”,  afirmó. Los moscovitas acudieron con ofrendas florales a las estaciones de metro Lubianka y Park Kultury, en el centro de la capital, donde dos mujeres se hicieron estallar a una hora pico de la mañana del lunes y  mataron  a 39 personas e hiriendo a 64.Hacia mediodía se efectuó  una vigilia de oración ,  en memoria de las víctimas,  en la catedral ortodoxa del Cristo Salvador, el mayor edificio religioso de Moscú. Durante esta jornada de duelo,  las banderas ondeaban a media asta y los teatros y cadenas de televisión cancelaron sus programaciones de entretenimiento.Numerosos policías se desplegaron en el metro de la capital, lo que no impidió a la prensa acusar al Gobierno del premier  Putin de haber fracasado en prevenir los atentados, atribuidos por las autoridades a los insurgentes islamistas del Cáucaso ruso.“En los últimos años, las autoridades y las cadenas de televisión públicas (pro Kremlin) dieron a entender a los rusos que el terrorismo estaba localizado en el Cáucaso norte y no amenazaba a los ciudadanos de a pie”, afirmó el diario Vedomosti.Desde los años 90, Moscú se vio sacudida varias veces por explosiones mortales, pero el último ataque importante en el metro -41 muertos y 250 heridos- se remontaba a febrero  del 2004.Los atentados perpetrados el lunes por las dos mujeres conmocionaron  al país, recordando los trágicos días, hace menos de una década, en que varias kamikazes, apodadas las ‘viudas negras’, llevaron a cabo una serie de ataques mortales. El nombre de ‘viudas negras’ se debe a que muchas de esas mujeres eran esposas, hermanas o hijas de hombres muertos en operaciones de las fuerzas de seguridad en las repúblicas rusas del Cáucaso norte -una región de mayoría musulmana sacudida por una violenta insurgencia- y se convirtieron en kamikazes para vengarse de Moscú. Los atentados no fueron reivindicados por el momento,  pero un grupo islamista dirigido por el líder rebelde checheno Doku Umarov había llamado recientemente a atacar la capital rusa.Según fuentes de la investigación citadas por el diario Kommersant, un líder islamista cercano a Umarov -Alexander Tijomirov, también conocido como Said Buriatski-   asesinado en una operación militar rusa a principios de marzo, habría reclutado y entrenado a 30 potenciales kamikazes en Ingusetia y Chechenia.El presidente checheno, aliado del Kremlin, Ramzan Kadirov, consideró  que “los terroristas deben ser cazados y (...) envenenados como ratas”.  Ayer se conoció que  la  Policía busca a tres cómplices de las dos kamikazes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)