26 de febrero de 2015 13:21

150 Niños se convirtieron en policías por un día en Chimborazo

GOE

Niños de una escuela del cantón Guano, en la provincia del Chimborazo visitaron las instalaciones del Grupo de Operaciones Especiales del Cantón. Foto: Cristian Márquez/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Elcomercio.com
Quito

En cuanto los estudiantes de la Unidad Educativa Carlos Garbay ingresaron a las instalaciones del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional en Guano, un cantón de Chimborazo, situado en los Andes del Ecuador, los policías dejaron su seriedad de lado para convertirse en los instructores.

Los 150 niños cumplieron su sueño de entrenarse como policías por un día este jueves 26 de febrero del 2015. Ellos tienen discapacidades intelectuales y físicas, como síndrome de down, parálisis, paraplejia, entre otras, por lo que requieren de terapias y distintos métodos educativos.

Nada les hace más felices. Cuando les dimos la noticia de que nos recibirían en el GOE, aplaudieron y sonrieron”, contó Enma Albán, docente de la institución.

Los pequeños empezaron el día mirando un video sobre la labor de cada una de las unidades de la Policía Nacional. Daniel, de nueve años, se impresionó cuando vio la imagen de un rescatista rapelando por el muro de un edificio. “Yo quiero hacerlo”, gritó entusiasta.

Además, los niños aprendieron cómo los policías pueden inmovilizar a los sospechosos de un delito utilizando técnicas de Jiu jitsu. “La idea es que los niños tengan nociones de defensa personal y sepan cómo se trabaja en la policía”, explicó el cabo Mauro Robalino.

Entre risas y aplausos las actividades que más atrajo a los niños, fue su labor con los canes amaestrados. Los perros mostraron como el afinado olfato puede convertirse en una herramienta muy útil en tareas de búsqueda y de rescate, así como también en operativos antinarcóticos.

Los pequeños pudieron interactuar con los perros, alimentarlos y darles órdenes para cumplir con los ejercicios. “Esta experiencia contribuye en el desarrollo emocional y físico de los niños, es para ellos una terapia y para nosotros una oportunidad de servir a la comunidad”, contó el mayor Santiago Gavilánez, promotor de la actividad.​


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)