25 de November de 2009 00:00

Un policía es juzgado por la denuncia de siete jóvenes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

 El Noveno Tribunal Penal  de Pichincha pudiera decidir este día si el policía José P.  incurrió o no en  un supuesto intento de asesinato en Quito.

Él fue acusado por siete jóvenes, (uno de 16 años). Según ellos, el 28 de  diciembre,  el agente los agredió en una licorería del sector  La Internacional, en el sur de Quito. Hasta ese lugar llegó José P. acompañado por Ricardo L. 

Ocurrió cerca de las 00:15. El policía estaba sin uniforme: vestía una camiseta sin mangas, pantalones cortos y zapatillas. Pero cargaba su arma de dotación, una Glock de 9 mm. “Tomó su arma y   abrió fuego.  Nos persiguió por el sur de Quito. Disparó varias veces y cuatro de nosotros salimos heridos”, dice David Villagómez, uno de los jóvenes denunciantes.
José P., cabo de la Policía, asegura que los jóvenes peleaban y estaban armados, por lo que disparó al aire un par de veces.

Sin embargo, los jóvenes lo niegan. “Si eso fuera cierto nosotros no hubiéramos resultado heridos por la espalda”.   Los siete se separaron y se escondieron por donde pudieron. Villagómez pedía ayuda a los carros que pasaban. Él tenía una herida en el pie   y otra en el glúteo izquierdo.

“Nadie me paraba. Una taxista frenó, pero cuando vio que estaba sangrando me pidió que me baje unas cuadras más allá”, recordó Villagómez. Luego de unos 20 minutos de desangrarse, logró que un auto parara. El joven le ofreció al chofer su celular para que lo llevase a una clínica.

Al llegar a la casa de salud, el guardia no le dejó entrar. “Me acusaba de ser ladrón. Vio que tengo el pelo largo y me dijo que venía robando y por eso estaba herido”, relata el estudiante de Pedagogía.

Mientras  esperaba ser atendido,   su amigo  David Gutiérrez se debatía entre la vida y la muerte. Una bala entró por su espalda y salió por el estómago; destruyó parte del hígado,  intestino y  riñón. Estuvo tres días en coma y fue sometido a seis intervenciones quirúrgicas para sobrevivir.

En el juicio constan los informes médicos por las heridas de bala. La madrugada del 28 de diciembre el presunto agresor fue  arrestado.  Según su abogado, Ramiro Román,   los jóvenes lo provocaron. “Eso se demostrará en la audiencia, con todas las pruebas”. Pero Román pidió ayer que se difiera  la diligencia, porque tenía  otra audiencia en Manta.

Más datos del caso

El Juzgado Quinto  de Garantías Penales acusó solamente al policía José P. Su acompañante, Ricardo L., fue liberado.

Se consideró que  él no tuvo nada que ver en el caso. El abogado de los jóvenes apeló ante la Corte Provincial y se rectificó esta decisión y se lo llamó a juicio también. Pero ya había huido.

Ahora está  prófugo de la justicia. Su defensor intentó llegar a un acuerdo con los muchachos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)