5 de noviembre de 2015 12:37

Policía atribuye a deudas los dos crímenes en el Trolebús

Hasta la tarde de ayer, los cuerpos de los extranjeros permanecían en la morgue de Quito. Foto: Alfredo Lagla /El Comercio

Hasta la tarde de ayer, los cuerpos de los extranjeros permanecían en la morgue de Quito. Foto: Alfredo Lagla /El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 38
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 2
Javier Ortega

Hasta seis disparos se escucharon esa tarde. La ráfaga de tiros dejó en el piso a los dos extranjeros que caminaban hacia la puerta del andén del Trolebús. Allí quedaron tendidos.
De ese doble crimen aún se habla en el Cumandá, sector donde ocurrió el ataque. Los vecinos no recuerdan un evento tan violento.

La Policía ya estudia una primera hipótesis. Ayer (4 de noviembre), Pablo Rodríguez, subdirector general de operaciones, señaló que detrás de estos dos asesinatos existe un “asunto de deudas”. El oficial aclaró que el sospechoso del atentado fue quien primero recibió las amenazas de los extranjeros hace 15 días.

Antes de que esas advertencias se concretaran, el desconocido decidió defenderse y atacarlos. Esperó que la pareja se bajara de la unidad del Trolebús para acribillarla.

“Se nota que (en este doble crimen) existe un comportamiento social relacionado con la venganza”, dijo Rodríguez.

Datos levantados por EL COMERCIO revelan que en los últimos tres años se reportaron 120 asesinatos relacionados exclusivamente por venganzas en Quito. En ese periodo, en total, hubo 566 homicidios por diferentes causas, según el Observatorio Metropolitano de Seguridad.

En esas cifras hay casos de represalias por ajustes de cuentas entre grupos criminales, por convivencia ciudadana (vecinos solucionan sus conflictos con ataques mortales) o por causas desconocidas.

Infografía muertes Quito

En el caso del Trolebús, por el momento se indagan posibles problemas por el “chulco o ventas de dudosa procedencia”.

De hecho, entre los investigadores se sabe que en estos atentados tan violentos suelen existir nexos con el microtráfico de drogas y las disputas de territorios por este negocio.

En la capital, esta clase de crímenes, en el día y en medio de la gente, se habían frenado en los últimos años, tras la captura de una organización dedicada al sicariato y cuyo cabecilla fue asesinado dentro del expenal García Moreno, en el 2012.
También fue capturada otra red delictiva que controlaba la venta de droga al menudeo en diversos puntos de la ciudad.

La frecuencia inusual de este tipo de asesinatos en Quito llevó incluso a una investigación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), que se hizo pública a finales del 2013, sobre el microtráfico y la criminalidad en la capital.

En el documento se revelaba, por ejemplo, que “la preocupación de la población quiteña” era, entre otras cosas, “por la presencia constante de robos a locales, por asaltos, sicariato, extorsión, ajustes de cuentas...”

Y se aclaraba que “muchos de estos delitos tienen estrecha relación con el microtráfico”.

También se advertía que la venta de drogas en los barrios “contribuye a promover el chulco por las rápidas ganancias obtenidas” del negocio ilegal de los narcóticos.

Precisamente, moradores de la zona donde se registró la muerte de los dos extranjeros relataron que el sector se vuelve peligroso por las noches. Son frecuentes los casos de expendio de drogas y robos.

Mientras los agentes investigan el ataque del domingo 2 de octubre, ayer, hasta el cierre de esta edición, los cuerpos de los extranjeros acribillados en el andén permanecían en la morgue.

Solo uno de ellos ha sido identificado. Tenía 46 años y era del Perú. La otra víctima seguía como N.N. Solo se conoce que era de Colombia. Ningún familiar se ha acercado a la dependencia policial.

De los datos levantados por este Diario se concluye que en los últimos tres años la mayoría de los crímenes perpetrados por venganzas se dio por problemas de convivencia ciudadana, seguida por ajustes de cuentas entre mafias.

El oficial Rodríguez también señaló que actualmente la población prefiere arreglar sus conflictos personales por la vía más violenta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (0)