21 de mayo de 2015 06:32

La Policía británica podrá confiscar los sueldos de los inmigrantes ilegales

Un ciudadano de Sri Lanka es arrestado por agentes de inmigración durante una redada en una casa en Southall el 21 de mayo 2015, en Londres. El primer ministro británico , David Cameron, propone nuevas leyes para controlar la inmigración, incluyendo dar a

Un ciudadano de Sri Lanka es arrestado por agentes de inmigración durante una redada en una casa en Southall el 21 de mayo 2015, en Londres. El primer ministro británico , David Cameron, propone nuevas leyes para controlar la inmigración, incluyendo dar a la policía el poder para apoderarse de los salarios devengados por los inmigrantes ilegales. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia EFE
Londres

El primer ministro británico, David Cameron, anunció hoy (21 de mayo del 2015) una nueva iniciativa destinada a controlar la inmigración ilegal, que incluirá la confiscación de los sueldos de los indocumentados y la inspección de cuentas bancarias de personas sospechosas de estar en situación irregular en el Reino Unido.

El líder conservador, que fue reelegido en las elecciones del 7 de mayo, dio a conocer su plan en un discurso pronunciado en la sede del Ministerio de Interior, después de que las últimas cifras oficiales divulgadas hoy indicasen que el número neto de inmigrantes aumentó el 21,8 % en 2014 frente al año anterior.

Cameron prometió que sus medidas estarán contenidas en el programa de su Gobierno para el próximo curso legislativo y que será leído por la reina Isabel II el día 27 en la Cámara de los Lores, en la apertura formal del Parlamento británico.

Según los detalles presentados hoy, el proyecto de ley tendrá como objetivo procesar a quienes trabajen de forma ilegal y también a quienes empleen a trabajadores indocumentados, y obligará a los bancos a verificar las cuentas de personas que estén en situación ilegal.

El primer ministro británico, David Cameron (derewcha ) habla con los oficiales de inmigración Sam Sian (izquierda ) y John Keane en una casa en Southall en Londres tras una incursión por la mañana temprano en la propiedad por agentes de inmigración que p

El primer ministro británico, David Cameron (derewcha ) habla con los oficiales de inmigración Sam Sian (izquierda ) y John Keane en una casa en Southall en Londres tras una incursión por la mañana temprano en la propiedad por agentes de inmigración que produjo tres arrestos. Foto: AFP

Hasta ahora, las empresas podían ser multadas con 20 000 libras (26 000 euros) si contrataban a personas en situación ilegal, pero la nueva legislación irá más allá al considerarlo un delito.

También se podrá procesar a los no comunitarios que entren de manera legal, como turistas o estudiantes, pero que se quedan para trabajar una vez que su visado haya caducado.

Además, la Policía tendrá el poder de confiscar los salarios obtenidos de manera ilegal y se obligará a las agencias de empleo a buscar primero trabajadores con residencia legal en el Reino Unido antes de contratar en el extranjero.

Entre otras cosas, se tomarán medidas contra las personas que alquilen pisos a inmigrantes sin papeles en condiciones infrahumanas.

Cameron dijo hoy que la falta de control de la inmigración crea problemas para los servicios públicos, en especial la sanidad púbica y las escuelas, y que su objetivo es construir un país "menos atractivo" para trabajar de manera ilegal.

"Una inmigración no controlada puede perjudicar nuestro mercado laboral y reducir los sueldos. Y significa que hay mucha gente que entra legalmente en el Reino Unido pero se queda de forma ilegal. El pueblo británico quiere que estas cosas sean resueltas", añadió.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)