7 de January de 2011 00:00

Los platos suculentos de la revolución

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Sapo a la cacerola

Se ceba un sapo dándole recursos y poder; se lo suelta en un terreno baldío; se lo deja comer a sus anchas y se lo caza ante las cámaras de la TV de la revolución para cocerlo a fuego lento en la cacerola del escarnio público.

Fanesca sabatina

Se recorta todo tipo de periódicos de la prensa corrupta y de la prensa oficial impoluta; se hierve en agua de acequia; se meten proyectos, inventarios, insultos y sueños y se lo sirve ante el pueblo que espera la degustación y aplaude al gourmet del siglo XXI.

Toro de casta a la valeriana

Se crían toros de lidia durante cuatro años en praderas color verde País, bajo un cielo azul País y se prohíben las corridas. Se cuece vivo al toro (como cangrejo) en agua de valeriana y se lo sirve antes de Gabinete para que no protesten los pelucones que van a recontrabarrera y el Jefe no los castigue con un buen puyazo.Deslenguado en agua sal

Dosis de Red Bull; se esconde el agua de valeriana y se entrena al pez depredador con videos de Carlos Vera y Jorge Ortiz.

Aleta de tiburón marinadas

Se cortan las aletas del escualo. Se echa el resto del cuerpo a aguas profundas y se sirve una sopa en ecológico caldo de verde -ITT.

Arepas bolivarianas

Harina importada, queso de búfala, hilachas de carne y aceite refinado y se los fríe en público en el programa Cocine con Susto de Globovicio y Radio Alharacas TV.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)