18 de octubre de 2015 21:45

La planta de gas de Bajo Alto en El Oro, continúa en reparación

La planta, ubicada en El Oro, fue construida por la firma Ros Roca, que recibió USD 49,2 millones por el contrato. Foto: Gabriel Proaño / EL COMERCIO

La planta, ubicada en El Oro, fue construida por la firma Ros Roca, que recibió USD 49,2 millones por el contrato. Foto: Gabriel Proaño / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 47
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
investigacion@elcomercio.com

Los trabajos de reparación de la planta de licuefacción de gas natural que se levanta en la comunidad de Bajo Alto, en El Oro, concluirán en noviembre.

Mientras ha estado operativa la planta -que fue construida con una capacidad para 200 toneladas métricas por día (TMD)- ha procesado el gas natural proveniente del campo Amistad, ubicado en una plataforma (70 kilómetros mar adentro) en el golfo de Guayaquil.

El gas ha sido comercializado al sector industrial de Cuenca, específicamente al Grupo Peña, conformado por las empresas Graiman, Tugalt, Vanderbilt, entre otras, y en Quito a la compañía Edesa. También abastece de gas por tubería a familias de la comunidad de Bajo Alto, donde viven 1 200 personas.

La instalación fue inaugurada el 21 de noviembre del 2011. Fue construida por la empresa Ros Roca Indox Cryo Energy, que recibió por el contrato USD 49,2 millones. Un año ­después, la misma firma fue contratada para brindar el servicio de mantenimiento y suministro de combustibles para la operatividad de la planta, por el cual recibió USD 10,6 millones.

Pese a su reciente construcción, en 2014 se presentaron graves fallas en las obras de infraestructura y en los equipos, por lo cual el complejo fue intervenido por la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH).

Carlos Pareja, gerente de Petroecuador, confirmó a este Diario que los trabajos de remediación están en marcha y está previsto que la planta opere nuevamente en noviembre próximo. “Estamos subsanando los problemas para que arranque. Hubo daños en muchos componentes de la planta, que estamos corrigiendo”.


El 24 de diciembre del 2014, Petroecuador renovó la intervención de la planta para su reparación. Los meses siguientes, funcionarios de la ARCH evaluaron la magnitud de los daños.

Establecieron, entre otras cosas, que las losas perimetrales de los tanques de almacenamiento de gas tenían fallas por tracción o estaban fisuradas y que mostraban un hundimiento de hasta 8 centímetros. “Es apreciable un desnivel en los soportes de los tanques”. En la planta de generación de nitrógeno–agregan los informes– es notorio un asentamiento diferencial, lo que ocasiona esfuerzos entre equipos y tuberías. “Existen tuberías sometidas a grandes esfuerzos mecánicos que han variado su posición”.

En el Cold-Box (caja de enfriamiento) es apreciable la falta de recubrimiento térmico a la salida del equipo, lo que ocasiona la formación de hielo en los accesorios. Este equipo es fundamental para el proceso de licuefacción, que es la conversión del gas en líquido.

También se detectaron problemas en el cuarto de generadores, donde hay 10 equipos, cada uno con capacidad de 1 MW. Fueron ubicadas fugas de aceite, mangueras rotas y fugas de refrigerante.

En medio de las inspecciones, el 21 de febrero pasado se notificó el retiro de la planta del personal operativo de Ros Roca, que dejó tres generadores eléctricos fuera de servicio e inconclusos los trabajos de reparación. Con la parada de los generadores, la planta no contaba con la potencia eléctrica necesaria para encender el compresor Cameron, equipo indispensable para la licuefacción de gas.

Ante los incumplimientos, el 11 de marzo Petroecuador solicitó al Sistema Oficial de Contratación Pública que la firma española sea incluida en el registro de contratistas incumplidos.

Documentos sobre las fallas en la planta de gas natural licuado en Bajo Alto de EP Petroecuador:


Para conocer la versión de la empresa, este Diario envió a sus representantes en España un correo con un cuestionario, que no ha sido respondido hasta el cierre de esta edición.

Tras la salida de los técnicos de Ros Roca, Petroecuador contrató, el 2 de abril, a la empresa WorleyParsons, para realizar la fiscalización de los trabajos de reparación en la planta, por USD 1 799 660.

“La planta debió estar parada más de cuatro meses. En este tiempo se tuvo que dar diésel a la industria de Cuenca. No hemos tomado ninguna acción sobre el precio de ese combustible (subsidio). Ellos tienen que tomar al precio que es, lamentablemente, hasta que demos el gas”, informó Pareja.

Las primeras anomalías en la contratación se establecieron en un examen especial de la Contraloría, aprobado el 6 de abril del 2013. La construcción de la obra se inició sin contar con la licencia ambiental. El administrador y fiscalizador ambiental inobservaron los artículos 19 y 20 de la Ley de Gestión Ambiental, por la falta de acciones oportunas, lo que ocasionó un retraso de 568 días para la obtención del permiso ambiental, señala el informe.

Adicionalmente, en la revisión efectuada por los auditores a los despachos mensuales de gas natural licuado -entre noviembre del 2011 y julio del 2012- se detectó que la planta entregó, en promedio, 40 toneladas métricas al día, que corresponde al 20% de su capacidad. “Al no realizar ninguna gestión para que la planta despache 200 toneladas métricas diariamente, se produjo una pérdida de USD 10 millones”, (el informe en nuestra web).
Pareja aseguró que Petroecuador lleva a delante una serie de acciones legales para que la empresa Ros Roca cumpla sus obligaciones.

“Debe haber todas las cosas legales (contra Ros Roca), como la ejecución de garantías o juicios. La prioridad es que la planta arranque. Y la parte legal, de ello tiene que encargarse el departamento jurídico, que debe hacer todo lo que cabe contra la compañía”.

Y sobre las pérdidas económicas que las fallas ocasionaron, Pareja agregó: “Tendremos ese dato cuando arranque la planta. Pero todo eso debe tener un final legal, eso no puede quedar en el olvido, se identificará a los responsables”.

En contexto
Desde fines del año pasado, la planta ubicada en El Oro, que fue inaugurada en el 2011, fue intervenida para reparar daños en su infraestructura y equipos. Petro­ecuador inició acciones legales en contra de Ros Roca, empresa española que la construyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)