25 de January de 2010 00:00

Un plan de seguridad se ejecuta en Tulcán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Tulcán

Cuatro presuntos delincuentes  pretendieron  secuestrar a un cambista y fueron detenidos, el jueves pasado. Por este hecho,  la Policía Judicial  reforzó los operativos de seguridad en la zona céntrica de  Tulcán.



3  delitos frecuentes

Unos  400 cambistas laboran  en Tulcán en  tres organizaciones. El año pasado se inició una investigación interna por los robos que se suscitaron en diferentes meses, principalmente en Navidad y en los feriados.

Los asaltos,  robos   a domicilios y atraco a  personas son los de mayor incidencia en Carchi, según datos de  la Policía. En 2009  se receptaron 450 denuncias.

En la actualidad, los patrullajes se hacen en la  unidad móvil de atención ciudadana. Esta recorre aleatoriamente, por los alrededores del parque Isidro Ayora. Se estaciona a un costado y con una cámara oculta monitorea a los transeúntes y a quienes se acercan hasta los cambistas. 

Como parte del operativo también existe  personal uniformado que dirige el tránsito y efectivos del Grupo de  Operaciones Especiales (GOE), quienes hacen patrullajes durante el día y recorren las calles Sucre y Bolívar.

En la esquina del parque Isidro Ayora los cambistas muestran los fajos de billetes para el canje en pesos y en dólares.  Pequeños  bolsos y los bolsillos de sus prendas les sirven para guardar el dinero.

No obstante, la inseguridad ha hecho que quienes se dedican a esta actividad cambien su forma de trabajar. Ellos antes incluso iban a domicilios u oficinas para realizar las transacciones.  En la actualidad no, los cambistas no se mueven de este lugar.

Temen ser secuestrados, robados y además, en esta área existe reguardo policial.   El cambista Damián Romo cuenta que ya no trabaja con tranquilidad. 

A inicios de enero uno de sus   compañeros fue asaltado.  “Un grupo de jóvenes que llegaron de Colombia,  pintados la cara  de blanco y negro, se acercó a su vehículo. Le apuntaron con un revólver en la cabeza y le quitaron unos  USD 7  000”.

A los pocos días se enteraron de la persecución de la Policía a los supuestos plagiadores. El  jefe de la Policía Judicial, Pablo Salazar, indicó  que los presuntos delincuentes querían secuestrar a un cambista y pasarlo a Colombia. 

En el auto, en el que se movilizaban,  se encontraron pasamontañas, cinta de embalaje y armas. Los jóvenes fueron detenidos.

Este hecho aumentó la preocupación entre los peseros (cambistas) de los  parques Ayora e  Independencia, además, de quienes se ubican en el Mercado Central.

 El año anterior  también se registraron  víctimas  de atraco. Por eso,  solicitaron  a la Policía que se les permitiera  portar armas para su protección. El pedido fue negado, pero los uniformados se comprometieron a dar mayor seguridad en las áreas donde se ubican, durante el día.

El viernes pasado,  en una reunión con los cambistas, Salazar les sugirió que  instalen una oficina y que a través de ventanillas  ellos realicen su trabajo. De esa manera estarían más seguros.   

Para un grupo de transaccionistas, esa propuesta  no es válida. “Si los delincuentes saben que en un solo lugar hay dinero,  van a  asaltar el local”, dice Pablo Mafla.  

Romo, presidente de los cambistas del parque Isidro Ayora, expresa que se debería pensar en la propuesta. “Nos movilizaríamos sin sobresaltos en nuestros vehículos, sin el  temor de ser asaltados”. Solo en esta organización laboran 120 personas.

Salazar dijo que en la zona céntrica los operativos se incrementaron y que tanto en esta área como en otros sectores  de la ciudad se labora durante todo el día.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)