13 de noviembre de 2014 16:01

A dos semanas de la cumbre de la Opep, el petróleo cae a su mínimo desde 2010

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 8
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 2
Agencia AFP
Londres

El barril de petróleo Brent cayó este jueves a su precio más bajo en cuatro años, por debajo de la barrera simbólica de los USD 80, un descenso motivado sobre todo por la abundante oferta,a dos semanas de una reunión de la OPEP.

El precio del crudo llegó a caer hasta los USD 78,47 el barril, su mínimo desde el 29 de septiembre de 2010.

A las 12:00 de Ecuador, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en diciembre valía USD 80,85  en el mercado londinense, una pérdida de USD 1,49 respecto al cierre del lunes.

Desde su última máxima a mediados de junio, (a 115,71 dólares), la referencia europea del crudo ha perdido más del 30%, debido a una serie de factores, como la abundante oferta, la moderada demanda y la fortaleza del dólar.

Los inversores están preocupados por el nivel de la demanda energética de dos grandes consumidores de petróleo: China, donde sigue creciendo pero a un ritmo más lento, y Europa, donde se vislumbra una amenaza de estancamiento.

Pese a la caída de los precios, no parece que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) vaya a reducir la producción en su próxima reunión del 27 de noviembre en Viena.

Pero algunos países de la OPEP, como Arabia Saudita, líder del cártel, ya bajaron sus precios a los clientes.

El crudo de esquisto cambia las reglas

Como destacaban los analistas de Commerzbank, los últimos comentarios el miércoles del muy buscado ministro saudita del Petróleo, Alí al Nuaími, no dieron una visión clara de su posición.

“Todo lo que dijo es que quería un mercado de petróleo estable, precios sólidos y no embarcarse en una guerra de precios. Dicho de otro modo, todo está bien a ojos de Al Nuaími si los precios se mantienen en los niveles actuales”, estimaron.

Pero otros países, como Venezuela o Ecuador, abogan públicamente por recortar la producción para frenar una caída de los precios que es una amenaza a sus cuentas públicas.

Hay muchos países perdedores” con estos precios. “Pensamos en Rusia y todos los miembros de la OPEP fuera de la Península arábiga, como Venezuela, Argelia y Nigeria. Estos países necesitan precios más altos, en torno a los 100 dólares el barril, para alimentar el crecimiento económico y evitar que el déficit se descontrole”, explicó Christopher Dembik, economista de Saxo Banque.

Como subrayó este analista, el mercado petroleo ha entrado “en un nuevo paradigma” desde el auge del petróleo de esquisto en Estados Unidos.

Este crudo no convencional se extrae mediante el “fracking”, o fracturación hidráulica, una técnica criticada por los ecologistas que consiste en inyectar agua a alta presión para fracturar rocas ubicadas a profundidades de entre 1 500 y 2 400 metros.

Esto ha abierto la posibilidad de extraer petróleo para muchos otros países y es una amenaza a la posición de los productores tradicionales.

Gracias a él, Estados Unidos ha recuperado sus niveles de producción de los años 1970: 9,5 millones de barriles por año.

Pero aunque Estados Unidos no exporte este crudo, el aumento de su producción acaba repercutiendo en el mercado mundial, porque reduce el consumo estadounidense y obliga a sus antiguos proveedores tradicionales a buscar otros mercados.

Finalmente, aunque la caída parezca una buena noticia para los consumidores, “acentúa el riesgo de deflación en la Eurozona”, recordó Dembik.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)