9 de December de 2009 00:00

Petrocorrupción

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
León Roldós

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un oficial naval, este  domingo, me decía “en la Armada nos preocupa que Petroproducción, bajo la administración naval, derive a petrocorrupción”. ¡Qué grave!

El sábado 5 de diciembre de 2009, en su prédica sabatina, Rafael Correa, al referirse a la renegociación por él ordenada de los contratos de inversión petrolera, expresó:

 “Es increíble que haya pasado esto en mis narices. En 2007 anunciamos que íbamos a renegociar los contratos. Yo advertí a nuestro equipo que no permitan que nos bajen un dólar en inversión y un solo barril en producción e hicieron lo que les dio la gana. La producción petrolera este año -el 2009- declinó cerca del 14% y eso perjudica nuestros indicadores macroeconómicos”. 

Correa acusó a los que intervinieron por encargo de él en la renegociación de “ser pagados por las petroleras privadas”.  Sentenció: “Esto no va a quedar en la impunidad, el país sabrá los nombres de quienes permitieron esta miseria”.

¿En serio?, ¿cuándo se presenta la denuncia a la Fiscalía? ¿Estarán en la lista de nombres los que mandan y están en las fotos con Correa y la administración naval en las fanfarrias de las firmas contractuales, o sólo los “miserables” tramitadores de instrucciones?

En las frases transcritas, Correa recoge parte de lo que muchos  hemos venido denunciando sobre esos contratos y hoy se escandaliza por lo tramposos  que son. Una especie contractual de traición a la patria, bajo protección presidencial.

¿Cómo explicar la reacción tardía de Correa? ¿Está asumiendo el papel de  Pilato y se lava las manos de lo que meses atrás bendijo? Usando un calificativo introducido por él en el  debate: ¿es creíble la estupidez de recién darse cuenta de lo que se ha firmado?  ¿Cuándo se dará cuenta -o se lavará las manos-  de las pillerías del contrato con Ivanhoe Energy Ecuador, membrete al que se le ha entregado por 30 años, el bloque 20 de inmensa riqueza petrolera, suma de ilícitos en danza de miles de millones de dólares, y de las alteraciones contractuales en el negocio de la perforación de Pdvsa en Puná y de otros contratos de Petroproducción donde se hace tabla rasa de la ley, los reglamentos y las bases precontractuales?

La génesis de la corrupción en los negocios petroleros del  Gobierno, ¿es solo  responsabilidad del mando naval? ¿O hay actores del entorno presidencial atrás de las vergonzosas firmas contractuales?  De haber fiscalización confiable, esto debería establecerse.

Las denuncias sabatinas han servido para poner precio a los silencios de los siguientes sábados. Con el perdón de los bomberos, entre estos, “no se pisan las mangueras”. Ojalá tenga palabra el Presidente y  que la amenaza de denuncia no sea sustituida por el canto coral “colorín, colorado, el reparto ha mejorado”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)