1 de December de 2009 00:00

Los pescadores de Muisne piden más seguridad en el mar

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Esmeraldas

La tristeza de Candy Reina se refleja en su rostro y en sus ropas. Vestida de negro, la viuda del pescador, Genaro Subiaga, recorrió ayer las calles de la capital de Esmeraldas.
Junto a ella, cerca de 200 moradores de Muisne, cantón del sur de la provincia, marcharon exigiendo seguridad y justicia.

“Ha pasado un mes y todavía no sabemos quién mató a mi esposo”, se lamenta Reina. En su mente aún está grabada la imagen Genaro, de 25 años, alejándose en la lancha Jesús del Gran Poder, junto a Jhonatan Valencia, de 18 años, y Javier Chérrez, de 17.



Medidas de control
Hace 15 días la Marina inauguró una estación de guardacostas móvil frente a las costas 
Mompiche. 
El Batallón de Infantería Motorizada 13 del Ejército ejecuta la operación Centinela 3, contra el crimen.   
Este año hubo 70 robos de motores en altamar, según la Unión de Cooperativas Pesqueras de Esmeraldas. Solo Chérrez, que hace varios días abandonó San Francisco, sabe lo que realmente pasó. El 26 de octubre afirmó que fueron interceptados por seis personas armadas, que tenían el rostro cubierto, en altamar. “A mí me lanzaron al mar junto a Subiaga, a más de nueve millas, y  se llevaron a Valencia”.

Chérrez nadó hasta encontrar un madero flotando a la deriva, que le sirvió de salvavidas. Una semana después aparecieron los cadáveres de los dos infortunados pescadores, en San Francisco.

Eso desató la ira de un grupo de pescadores de Muisne, que el 19 de noviembre último quemaron a dos presuntos ‘piratas’, que habrían estado asaltando en altamar. Uno de ellos murió.  El otro fue trasladado con quemaduras graves, a una casa de salud.

A las 04:00 de ayer, los comuneros de San Francisco del Cabo, Quingue, Estero de Plátano y Galeras salieron del cantón Muisne, hacia la capital esmeraldeña.

Allí, la protesta se inició a las 09:00. Con carteles y gritos denunciaban que frente a sus costas actúan asaltantes. “Ellos nos roban los motores fuera de borda de las lanchas, la pesca y hasta han asesinado a compañeros”, dijo uno de los manifestantes. También advertían que si las autoridades no hacen nada harán justicia con sus propias manos.

Candy Reina no está de acuerdo que se asesine a una persona, “por más mala que sea, en nombre de la justicia”. Considera que así como ella sufre habrá otras familias que llorarán como ella.

Marcelino Valencia, padre de Jhonatan, tampoco se acostumbra a la partida prematura de su hijo. Es por ello que se sumó a la marcha para exigir que se investigue hasta las últimas consecuencias el asesinato en altamar.

“La inseguridad en el mar inquieta porque es una de las principales actividades a las que se dedica la mayoría de los habitantes de Muisne”, señala Patricio Bolaños, presidente de la Junta Parroquial de San Francisco.

Según el capital del Puerto de Esmeraldas, Rafael Dávila, la Marina está reforzando los controles en el sur de Esmeraldas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)