11 de January de 2010 00:00

Pesántez, tras la denuncia del último complot

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política 

El fiscal de la Nación,  Washington Pesántez, aceleró la indagación por el supuesto intento de desestabilización al  gobierno del presidente Rafael Correa. Su intención es conocer quién fue el autor de un correo que fue enviado a los militares, a través del cual se  denuncian varios presuntos  malos tratos por parte del Régimen.

El propio presidente Rafael Correa divulgó esa denuncia. En su enlace del sábado 2 de enero leyó el correo electrónico en el que  se hablaba de la intención de terminar con el Seguro Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), de los colegios regidos por los militares y de la Escuela Politécnica del Ejército (Espe). Para el Mandatario,  esa información es errada y tiene la intención de causar malestar entre los soldados para articular un complot contra su Gobierno.

Correa dijo que Sociedad Patriótica elaboró y difundió ese e- mail. Para el fiscal Pesántez la investigación deberá resolver esa denuncia. Por eso, el miércoles pidió a las Fuerzas Armadas que le remitieran  copias de ese correo y de la investigación interna que adelanta con sus equipos de Inteligencia. Asimismo, no descartó  incautar las computadoras donde aparecieron los correos para rastrear su origen.

Pesántez reconoció que esa ubicación no será una tarea sencilla; pues otras dos investigaciones por supuesto complot en contra del Primer Mandatario han sido desechadas.  La primera fue presentada en agosto de 2007 y la otra en junio de 2008. En ambas se hablaba de un intento de asesinar al Presidente (nota adjunta).

Desde la llegada a Carondelet, Correa ha puesto énfasis en su seguridad personal.  Él creó una unidad especial que es la encargada de su seguridad y de las investigaciones internas de su Gobierno. Este equipo está liderado por el mayor de Policía, Rommy Vallejo, un oficial que lo acompaña desde que Correa fue ministro de Economía, en  2005. Luego formó  parte de su seguridad en la campaña electoral de 2006.

El trabajo de Vallejo es reforzado por miembros de la Policía especializados en operaciones de Inteligencia y por los miembros de las Fuerzas Armadas, ubicados en la llamada Unidad de Gestión Interna de la Presidencia, que fue creada en agosto de 2007. Es decir,  luego de las primeras denuncias del supuesto  complot.
Esa unidad tiene su oficina en un edificio que queda en la parte posterior de la  Presidencia. De ese despacho  salen las indicaciones para que unos 20 agentes protejan al Mandatario.

Ellos replican un modelo que lo usa el presidente colombiano Álvaro Uribe. Por ejemplo, entre las primeras medidas que se tomaron en Carondelet fue el cambio de sus vidrios para evitar cualquier ataque armado, además incluyeron un sistema de control por videocámaras en el Palacio. También se  creó  una escolta de vehículos idénticos (todos blancos y con vidrios polarizados) para los traslados del Presidente, mientras que  todos los lunes realizan un barrido en las instalaciones de Carondelet para detectar la presencia de micrófonos ocultos u otro artefacto de espionaje.

Los agentes de esa unidad también investigan  casos de supuesta corrupción dentro del  Régimen, como el que apareció en el   Ministerio del Deporte, y de las denuncias de desestabilización contra el Mandatario.

Por todo ello, el  parlamentario andino y miembro de Sociedad Patriótica, Fausto Lupera, aseguró que tiene evidencias de que el equipo de Vallejo fue el creador de esos correos que se repartieron. Aseguró que algunos de esos e-mail han sido enviados desde Venezuela, en un plan ideado por el propio Gobierno. “Todo es parte de una farsa, para fortalecer la teoría de la supuesta conspiración que permita frenar las movilizaciones anunciadas por los indígenas y trabajadores”.

Recordó que no es la primera ocasión que se denuncia una conspiración contra el Régimen. Por ejemplo, en el discurso del Primer Mandatario se repite constantemente que se planea ejecutar un plan similar al golpe que derrocó al  presidente hondureño, Manuel Zelaya.

Ese temor dio paso, el pasado 10 de agosto, al  pedido de Correa de  crear los Comités de la Revolución  que  enfrenten un posible golpe de Estado.
El ministro de Seguridad Interna y externa, Miguel Carvajal, rechazó la versión de Lupera de que el Gobierno planificó el supuesto complot para frenar las movilizaciones en su contra.

Asimismo, sostuvo que las investigaciones que realizará la Fiscalía servirán para determinar el verdadero origen e intención de los correos, pues el presidente Correa, en su último enlace, ratificó su versión. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)