12 de abril del 2016 00:00

Perú confirma un giro político hacia la derecha

Keiko Fujimori ha pasado los últimos cinco años recorriendo las zonas más apartadas y desprotegidas de Perú. Pedro Pablo Kuczyinski aparece, según varios sondeos, con muchas posibilidades de ganar la segunda vuelta. Fotos: EFE

Keiko Fujimori ha pasado los últimos cinco años recorriendo las zonas más apartadas y desprotegidas de Perú. Pedro Pablo Kuczyinski aparece, según varios sondeos, con muchas posibilidades de ganar la segunda vuelta. Fotos: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 32
Agencia DPA
Gonzalo Ruiz Tovar (I)

Con una amplia mayoría en el Congreso y dos de sus principales referentes en la segunda vuelta presidencial, la derecha peruana se apuntó un triunfo contundente en las elecciones del domingo para el período 2016-2021.

Dos tipos de derecha, la autoritaria y clientelista de Keiko Fujimori y la tecnocrática y liberalmente ortodoxa en la economía de Pedro Pablo Kuczynski, definirán la presidencia en un balotaje en que no estará en riesgo la continuidad del modelo vigente.

El conteo oficial, con un 82,6% de actas escrutadas hasta la tarde de ayer, 11 de abril, confirma que la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori ganó la primera vuelta con 36,55% de votos, y el exministro de Economía quedó segundo bordeando un 22,11%.

La izquierdista Verónika Mendoza y el socialdemócrata Alfredo Barnechea, que se atrevieron a poner en duda el modelo económico, lo que sobre todo en el caso de la primera le costó una fuerte ofensiva de acusaciones, quedaron tercero y cuarto, en ese orden, con alrededor de un 18,27 y 8%, respectivamente.

En el Legislativo, el partido fujimorista Fuerza Popular (FP), según conteos extraoficiales, podría tener hasta 68 de las 130 bancas, es decir, mayoría absoluta, a lo que se suma la presencia de agrupaciones potencialmente aliadas.

El partido de Kuczynski, Peruanos Por el Kambio (PPK, sigla forzada para coincidir con la del candidato), tendrá unos 20 congresistas y se disputará ser la segunda bancada con el Frente Amplio de Mendoza, con lo que la rigidez económica está garantizada independientemente de quién sea el Presidente.

La derecha populista del expulsado candidato presidencial César Acuña será la cuarto fuerza en el Congreso con unos 12 miembros, mientras que una coalición conservadora, Alianza Popular, del expresidente Alan García, sumará cinco miembros que sin mayores dudas se pondrán del lado de FP. La única otra bancada no derechista será la de Barnechea, con cinco representantes.

Fujimorismo, en mayoría

Pese a los duros cuestionamientos, el fujimorismo arrolló lo que sus críticos atribuían ayer a factores como el relativismo moral de los votantes, la ignorancia, el constante discurso antiizquierdista impuesto desde los medios de comunicación y la movilidad de Keiko Fujimori, que por cinco años recorrió al país con financiación de oscuro origen, según sus detractores.

Pero otros ven méritos en el éxito: la capacidad de Keiko para mantener cohesionada una fuerza, algo muy difícil en Perú; la presencia de FP en lugares abandonados por el Estado, la supuesta ineficiencia del Gobierno centrista de Ollanta Humala y recuerdos positivos de la década en que gobernó el padre de la candidata (1990-2000).

El gobierno de Fujimori, uno de los más controvertidos en la historia del país, se caracterizó por el desborde de la corrupción y el atropello a los derechos ciudadanos, pero también por los logros contra dos enemigos que tenían asfixiados a los peruanos: el terrorismo y el caos económico.

Se viene dura campaña

Pese a la diferencia de unos 17 puntos porcentuales, los analistas advierten que en la segunda vuelta del 5 de junio hay condiciones para un triunfo de Kuczynski, economista de 77 años que desde décadas atrás representa a la tecnocracia “neoliberal” y que recién en el último lustro decidió pasar a la competencia electoral.

Pese a que el centro y la izquierda tienen profundas discrepancias con Kuczynski, al que perciben como un defensor de los intereses del gran capital, parece obvio que se le sumarán por lo profundo de su sentimiento antifujimorista. A Keiko, en teoría, solo emigrarán los votantes de García.

“El mayor problema de Kuczynski será su poca entrada al mundo rural y a los sectores más pobres. Podría explotar el antifujimorismo del sur demostrando que continuará con las investigaciones contra la corrupción y teniendo una agenda de temas sociales”, consideró el académico Eduardo Dargent.

“Fujimori enfrentará una coalición antifujimorista más amplia que en el 2011 (cuando perdió el balotaje con Humala), pues tendrá a gran parte de la élite limeña, al centro y a la izquierda en contra”, afirmó otro investigador, el estadounidense Steven Levitsky.

Para Levitsky, el mayor reto que afrontará Keiko “será seguir distanciándonse del pasado y pelearse con su padre para así convencer a electores de que no es la máscara de Alberto Fujimori”.

Se descuenta que dos armas a las que recurrirá el fujimorismo serán la mayor cohesión de FP respecto a PPK, y la avanzada edad de Kuczynski, quien, por otro lado, nunca ha tenido un discurso confrontacional con el sector con el cual ahora rivalizará en las urnas.

Para los demás sectores lo que quedan son cinco años de preparación para enfrentar en el futuro a la derecha.

En contexto

Estas elecciones también marcaron la derrota del expresidente Alan García, quien buscaba ocupar la Presidencia por tercera vez, al igual que la del exmandatario Alejandro Toledo y del partido del presidente Ollanta Humala, que retiró a su candidato.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)