29 de January de 2010 00:00

Nada es personal

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
María Cárdenas R.

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tendemos, como humanos, a pensar que aquello que escuchamos va dirigido a nosotros y que, por lo tanto, es personal. La realidad es que solo lo que llevamos por dentro puede calificarse como personal. Nuestros principios son personales, igual nuestros complejos,  fortalezas y debilidades son personales y  nos hacen accionar ante los estímulos externos.
A veces son estas reacciones  las que nos llevan a tremendas complejidades que, obviamente, hacen mella en la sociedad y la cambian.

Hay que reconocer que la mayor parte de estos dimes y diretes son, también, exclusivamente humanos, pero pueden convertir la vida propia y de la sociedad en un caos imposible de soportar; violento y agresor.

Vivimos una etapa en el país, gracias a la situación nacional y regional, en la que la hipersensibilidad de las personas es notoria, porque los cambios son muchos, algunos incluso incomprensibles. El principal, me atrevo a decir, es la triste pérdida de la identidad, por intentar, aunque somos únicos como nación, parecernos a tendencias que no son nada nuestras.

Las personas y la sociedad misma están hipersensibles hacia la realidad. La acción del vecino en la calle nos irrita, el reflejo natural es pegarse a la bocina sin consideración hacia los demás. Una mirada, quizá indiscreta, inflama nuestro carácter, y sin pensarlo le devolvemos una que, auténticamente, es violenta. Un comentario nos llega porque algo tenemos dentro que nos carcome, entonces, el inocente que hizo el comentario se convierte en nuestro peor enemigo. Pero todo esto no es más que una radiografía de nuestro interior, que por fuera puede estar disfrazado. Viéndolo desde el otro lado, quien nos insulta se insulta a sí mismo. Es su intranquilidad y falta de autoestima que lo obligan a acciones desagradables, sin razón, porque afloran desde su interior. En otras palabras, nada es personal.

Tenemos derecho a emitir comentarios y opiniones, a tener gustos e ideología. Eso es libertad. Para qué las largas respuestas que intentan explicar, cuando, si hay seguridad personal y en la sociedad, estas no son necesarias, sino que se sobreentienden. El termómetro sube y con él, el ánimo de las personas y su comunidad. Mientras más problemas, más reacciones abruptas tendremos que soportar.  La vida es el camino más corto a la felicidad. Comuniquémonos con nosotros mismos, con nuestros vecinos, venzamos nuestros complejos y falta de autoestima. Recordemos que tenemos una identidad, no permitamos que nos la quiten. Luchemos por la paz y la tranquilidad, ese cambio profundo se reflejará en nuestras reacciones y actitudes diarias. Entonces nada será personal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)