27 de November de 2009 00:00

Pensamiento único

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hay una corriente de opinión que advierte en ciertas acciones legislativas el intento de controlar el pensamiento. Según  analistas, esa búsqueda obsesiva se manifiesta en leyes tan importantes para la libertad del individuo, para su derecho a pensar, su libertad religiosa y la enseñanza como las Leyes de Comunicación, de Educación Superior y General y un proyecto  de Ley de Cultos.

Desde la Revolución Liberal, en tiempos de Eloy Alfaro, Ecuador es un Estado laico. La Constitución  manda en su art. 66, referente a los derechos de libertad (numeral 8) el derecho a conservar y cambiar y a practicar en público cualquier religión, divulgar sus creencias y desde el Estado se  promoverá pluralidad y tolerancia.

Tenemos una Ley de Cultos que data de 1937. Ahora el ministerio del ramo propone un proyecto que aún no llega a la Asamblea  pero que ya ha levantado debate.

La mayoría de ecuatorianos se manifiesta en los censos como de religión católica pero muchas otras expresiones tienen cabida. Los datos hablan de 46 mil organizaciones religiosas, de ellas 20 mil ilegales, según Ana María Prócel, del Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social.

Hay temas relativos a los recursos que manejan y los aportes de los fieles que recogen que no dejan de ser polémicos. También atraviesan varias organizaciones temas pendientes con el SRI.

Una primera publicación de 1987, ‘Con Dios todo de puede’ de María Albán y Juan Pablo Muñoz, demostraba, con una exhaustiva investigación, el abuso de los grupos religiosos a los que los autores denominan como sectas, el mesianismo y el negocio que ellos ocultan.

Algunos líderes de iglesias, como el obispo anglicano Walter Crespo, que estuvo en prisión por tráfico de armas con las FARC, han dicho que el proyecto es una tómbola increíble de beneficios a la Iglesia Católica  y trata de modo desigual a los fieles.

La libertad de cultos, otro principio más de la libertad individual de las personas, derecho humano universal que contempla la Constitución, merece apertura e igualdad solamente limitada por la convivencia pacífica y las prácticas sociales civilizadas.

En sistemas totalitarios donde el control de pensamiento tiende a la unanimidad sin fisuras, al partido único, al Estado por sobre el individuo, es decir, en aquellos regímenes fascistas o de clara tendencia al control total promueven leyes cerradas como algunas de las que se están debatiendo en el Ecuador, esto sucede.

Si vamos como las ovejas al matadero, porque no hay voces que disientan o no habrá espacios para propalarlas es  una cosa. Que vayamos con los ojos vendados y por nuestra propia voluntad, otra cosa muy distinta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)