15 de octubre de 2014 14:42

Peninsulares soportan obligada restricción de servicio de agua por emergencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

Los habitantes de los tres cantones peninsulares comenzaron a sentir desde hoy miércoles 15 de octubre del 2014 los efectos de la emergencia declarada en la planta potabilizadora de la Empresa Pública Municipal Mancomunada Aguapen.

Daños en dos de las tres bombas de succionamiento de las aguas crudas en la planta situada al ingreso de la parroquia de Atahualpa, motivaron a la empresa a declarar la emergencia. La medida afecta a unas 300 000 personas.

Gino Farfán, gerente de Aguapen, anunció que mientras dure la emergencia la distribución del líquido disminuirá más del 50%. Por ello, desde inicios de semana comenzaron una campaña para que la ciudadanía tome sus precauciones. “Entre unos 15 a 20 días estaremos sujetos a racionamiento hasta que se soluciones el problema del todo”.

El sector norte de la provincia no tendrá absolutamente el servicio por lo que las Juntas Reguladoras de Agua Potable deberán activar sus pozos.

En tanto sectores urbanos de los cantones recibirán el líquido por las redes de manera racionada. Así Salinas tendrá servicio de lunes a jueves de 05:00 a 09:00; de viernes a domingo de 10:00 a 14:00. La Libertad, en tanto, tendrá de lunes a jueves de 09:00 a 13:00; de viernes a domingo de 10:00 a 14:00. Y Santa Elena y Ballenita de lunes a domingo de 16:00 a 22:00.

Otros sectores como Chanduy, Juan Montalvo, Atahualpa, Ancón, Anconcito, Punta Barandúa, Punta Centinela, Punta Blanca recibirán agua por tanqueros.

Los problemas en la península empezaron el pasado lunes 29 de septiembre del 2014 cuando una de las tres bombas sufrió una paralización por un desgaste.

Luego, el jueves 9 de octubre, Aguapen se vio obligada a suspender el servicio en Santa Elena y Ballenita desde las 09:00 hasta las 18:00. Esto por fisuras detectadas en el acueducto de 700 mm que provee de agua a la provincia. Y se acentuaron con los daños detectados ayer en las bombas de succionamiento ayer martes 14.

El alcalde de Santa Elena, Dionisio Gonzabay, dijo que en más de una década no ha habido el correcto mantenimiento de la planta y de allí las consecuencias. Y que al haberse adquirido los repuestos esperan hacia el fin de semana al menos haber puesta operativa una de las dos bombas afectadas.

Desde el año 1999 que se constituyó la empresa de agua potable y alcantarillado de los peninsulares, vienen funcionando 3 equipos de bombeo de origen y diseño brasileño, que succionan el agua cruda para el proceso de potabilización en la planta de Atahualpa para toda la provincia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)