24 de marzo de 2018 00:00

El país tiene 10 normas Inen no obligatorias para parques

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Andrés García
Redactor (I)
asgarcia@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

José Julián y su hermano Emiliano, de 6 y 3 años, imaginaban que tenían superpoderes. Los niños saltaban con ímpetu entre la cama de agua y una suerte de tobogán. Los menores jugaban en las instalaciones de Josshi Park, uno de los 12 parques temáticos que operan en Quito.

La madre de los niños, Pamela Zavala, contó que cada dos semanas lleva a sus pequeños a ese local, que se enfoca en niños desde 1 hasta 8 años.

En el 2015, el Municipio de Quito solicitó al Servicio Ecuatoriano de Normalización (Inen) conformar un comité técnico para desarrollar guías que minimicen riesgos en áreas de juegos y parques temáticos. Así lo recordó César Díaz, director de la entidad.

Los expertos confirmaron que en la región no existían documentos técnicos al respecto. Hicieron adaptaciones a la norma europea y así crearon las 10 normas NTE Inen 3029.

Ahora, estas son de aplicación voluntaria, pero pueden convertirse en obligatorias si se incluyen en resoluciones u ordenanzas municipales.

En la capital, la Secretaría de Seguridad se encarga de supervisar los riesgos y las medidas que deben cumplir los parques temáticos para obtener o renovar la Licencia Única de Actividades Económicas.

El 25 de abril del 2017, el Cabildo delegó a esa dependencia la tarea de evaluar las actividades clasificadas como de alto riesgo. La medida tuvo un precedente: ocho menores resultaron heridos luego de que el saltarín inflable en el que jugaban tuviera un desperfecto y cayeran a un barranco. Ocurrió en Tumbaco, en el 2016.

Dana Nash tiene 10 años. Su madre, Carla Sarmiento, siempre la acompaña cuando ingresa a uno de los parques de la cadena Mr. Joy. A la aventura familiar también acude Antonella, su hija mayor, de 14.

Sarmiento procura estar pendiente de ambas. Lo hace porque algunos juegos -dice- requieren más vigilancia.
Hace una semana, Nicolás C., de 6 años, se fracturó el fémur luego de caer de una atracción de esa cadena, que tiene seis sucursales en el país.

Tras el hecho, la Secretaría de Seguridad suspendió un día el juego. Dos días después se levantó la sanción, ya que la firma mejoró las medidas de seguridad y amplió la cobertura de su seguro médico. Pero pidió no precisar el monto.

En los últimos 12 meses, la entidad ha realizado 200 inspecciones a carruseles, saltarines inflables, juegos mecánicos al aire libre y en centros de entretenimiento que operan en el Distrito. En esas diligencias solo hubo una clausura.

La sanción recayó en una feria que no contaba con los permisos de las autoridades y que fue instalada en San Fernando, en el sur de Quito.

En cada inspección, los funcionarios revisan el botiquín de primeros auxilios, la señalética y el plan de emergencias. También verifican que el local tenga salidas de emergencia y un circuito de cámaras. Aún no evalúan el cumplimiento de las normas NTE Inen 3029, debido a que no son obligatorias.

Por eso, sobre los administradores recae la responsabilidad de tomar las precauciones para los usuarios de los juegos.
En el caso de Josshi Park, el piso es de un polímero suave, para amortiguar caídas.

Tania Muñoz, directora de la firma, contó que el proveedor de las atracciones cumple las normas de la ASTM (Sociedad Americana para Pruebas y Materiales, por sus siglas en inglés).

En los dos años que llevan en el mercado no se han presentado accidentes graves. Pero sí hubo pequeños esguinces o hemorragias nasales, ya que por jugar, los niños a veces se pueden chocar entre sí.
Para esos casos cuentan con un seguro de una empresa privada de emergencias.

Santiago Jijón, vocero de Mr. Joy, recordó que ellos formaron parte del comité técnico que elaboró las normas NTE Inen 3029. En sus locales, dijo, se acatan esos documentos y otras normas, como las BSI, emitidas por la British Standards Institution.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)