16 de July de 2009 00:00

¿Cómo parar esto?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Carlos Vera Rodríguez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No precipitándose, dijo Jaime Nebot Saadi en el reciente foro organizado por Joyce de Ginatta respecto al futuro de la dolarización. Agregó que él no odia ni teme, igual que Guayaquil. Mientras tanto, se somete a la mayor urbe del Ecuador a la dependencia centralista de la cual se había librado paulatinamente.

Ahora le llegó el turno al proyecto del futuro aeropuerto, ante lo cual, Nicolás Romero Sangster, cabeza de la autoridad que lo administra, solo atina a protestar pero no a proponer una acción eficaz para salvaguardar sus derechos y peor a contrapesar la acción del Gobierno con la movilización de todos los beneficiarios del remodelado terminal aéreo actual. Nada libra a una obra moderna y exitosa de las garras de la envidiosa revolución ciudadana, incapaz de emular pero rapaz para arrebatar jurisdicciones.

Los atropellos y usurpaciones se dan por doquier. Los abusadores sociolistos han perdido la vergüenza, y con razón, pues su líder miente con aplomo, a diario: la última es que no sabía de los contratos de su hermano. Lo desmintió su ex coideario, otrora gobernador de Loja, Nilo Córdova, en frontales, serenas y a la vez claras declaraciones a Ecuadoradio.

El ex funcionario lojano enseguida fue descalificado por Ricardo Patiño como sectario, responsable de no abrir el espectro de Acuerdo País en Loja. No es necesario contraponer lo que dice Córdova con lo que niega Correa. Basta contrastar a Correa con su propio verbo para probar su falsía: aseguró nunca haber coincidido con su hermano, a quien definió como un buscador de negocios, mientras él es un buscador de sueños.

Esa condición no le molestó cuando hizo la campaña y lo nombró recaudador de fondos. Tampoco fue motivo para tomar acciones oportunas al inicio del Gobierno con las cuales impedir lo hecho hace pocas semanas al apuro y limitarse a disponer que no contraten con Fabricio, cuando si lo quería en verdad cortaba todo compromiso tajantemente como lo hizo con la Odebrecht.

Ahora, entre tesoreros de esa campaña, Camilo Samán y Fabricio Correa se prestan dinero del Estado a través de la CFN. Gran parte del país atónito.

Asqueado. E impávido. Solo destacados forjadores de la prensa denuncian, escudriñan, concretan, advierten y guían. Por eso el robo a Vanguardia, el ataque a periodistas de EL COMERCIO, la burla a Expreso, la ridiculización de Hoy y la estigmatización de El Universo. Ideal para probar la teoría de Correa: somos actores políticos y ahora, por desprestigio o desbandada de la oposición política, también opositores políticos. ¡No! Cuidado.

Esto no se para esperando que se ponga peor el asedio, pues “reaccionar antes es precipitarse”. Esperar es suicida. Unirse y organizarse por un mínimo de democracia sin los vicios ni los personajes que la rifaron es el primer paso de una larga convalecencia libertaria. Solo el primero.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)