20 de agosto de 2014 12:23

Papa Francisco recibió réplica de Copa Libertadores de San Lorenzo

El Papa Francisco recibe el trofeo de la Copa Libertadores de los jugadores de San Lorenzo de Almagro al acabar la audiencia pública de los miércoles. A pesar de mostrarse sonriente, el Pontífice se encuentra abatido por la muerte de sus tres familiares e

El Papa Francisco recibe el trofeo de la Copa Libertadores de los jugadores de San Lorenzo de Almagro al acabar la audiencia pública de los miércoles. A pesar de mostrarse sonriente, el Pontífice se encuentra abatido por la muerte de sus tres familiares en un accidente de tráfico en Argentina del que se le informó a la vuelta de su viaje de cinco días a Corea del Sur. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 19
Contento 0
ANSA
Ciudad del Vaticano

San Lorenzo de Almagro entregó este miercoles, 20 de agosto de 2014, una réplica de su flamante Copa Libertadores de América a su hincha número uno: el papa Francisco.

"De modo especial, saludo a los campeones de América, al equipo de San Lorenzo, aquí presente, que es parte de mi identidad cultural", dijo Francisco, en la audiencia general de los miércoles en el Vaticano, en una sala colmada por unas diez mil fieles de todo el mundo.

El papa, recientemente arribado de Corea del Sur, agradeció también las expresiones de pésame que recibió por el accidente automovilístico que sufrieron ayer familiares en Argentina.

"Les agradezco por las oraciones y por las condolencias por lo que le pasó a mi familia. También el Papa tiene una familia", expresó. "Nosotros éramos cinco hermanos, tengo 16 sobrinos y uno de ellos tuvo un accidente de tránsito: murió su esposa, dos hijos pequeños, uno de dos años y el otro de pocos meses, y él en este momento está en un estado crítico", contó Francisco.

San Lorenzo estuvo representado por el presidente Matías Lammens, su vice Marcelo Tinelli, el DT Edgardo Bauza, el manager Bernardo Romeo y los jugadores Julio Buffarini y Juan Mercier. "Es otra buena noticia después del segundo puesto de Argentina en el Mundial de Brasil", había expresado el papa apenas se enteró de que San Lorenzo ganó 1-0 a Nacional, de Paraguay, el miércoles pasado, y logró la primera Libertadores de su historia.

Debido al calor del verano europeo, la audiencia general tuvo lugar a en la aula Pablo VI y no en la Plaza de San Pedro. Una vez que llegó a su estrado, el papa saludó, uno por uno, a los directivos de su equipo del alma, vestidos de riguroso traje oscuro.

Al lado de su trono, sobre una mesa de madera, estaban a la vista dos trofeos plateados inmensos: la Copa Libertadores verdadera y su réplica, que quedará en el Vaticano. Una vez terminada la audiencia, Francisco recibió de los representantes de San Lorenzo las dos copas, entre aplausos.

Tomó en sus manos el trofeo -muy pesado-, y se sacó fotos. "Fue muy conmovedor, la noche anterior no pude dormir de la emoción y lo disfrutamos al máximo", dijo Buffarini, y contó que el papa le agradeció dos veces la camiseta de San Lorenzo que le regaló, que es la misma que usó en la final.

"Quise ser respetuoso, no le pedí una selfie, pero sí accedió al videito (que tomó con su celular) y estoy muy agradecido", relató Mercier a la prensa argentina.

El presidente Lammens, que visita por cuarta vez el Vaticano, segunda desde la asunción de Francisco, contó que el papa le dijo que San Lorenzo le había "alegrado el día".

"Le dí mi pesame, nos decía que la llegada nuestra le había alegrado el día y siempre que vengo a ver a Francisco aprendo algo. Hoy dijo que ser de San Lorenzo es parte de su identidad cultural y es lo que también decimos nosotros", dijo Lammens.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)