17 de enero de 2018 06:33

Protestas por abusos sexuales, ataques incendiarios, y un golpe marcaron el primer día del Papa en Chile

El papa Francisco saluda desde el papamóvil mientras se dirige al Santuario de Padre Hurtado en Santiago el 16 de enero de 2018. Foto: AFP

El papa Francisco saluda desde el papamóvil mientras se dirige al Santuario de Padre Hurtado en Santiago el 16 de enero de 2018. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 5
Agencia AFP

La jornada del papa Francisco se vio empañada por actos incendiarios contra iglesias, protestas por casos de abusos sexuales e incluso recibió un golpe de un objeto mientras saludaba a los fieles desde el papamóvil el martes 16 de enero del 2018.

Perdón por los casos de abusos sexuales

Por los abusos de curas pederastas, el papa Francisco se reunió en la Nunciatura con víctimas, quienes “han podido contar sus sufrimientos al papa Francisco, que les ha escuchado y ha rezado y llorado con ellos”, según un comunicado divulgado por el Vaticano.

En la primera visita de un papa a Chile en los últimos treinta años, la presión se ha intensificado para que el Pontífice, que prometió al inicio de su papado hace casi cinco años tolerancia cero con los abusos, tome medidas y se destierre esta lacra que tantas víctimas ha causado en todo el mundo.

Unos 80 religiosos abusaron de menores desde el año 2000 en Chile, según una lista distribuida la semana pasada por la ONG estadounidense Bishop Accountability.

Polémica por la presencia del obispo Juan Barros en misa del Pontífice 

Las redes sociales se incendiaron por la presencia en la misa del obispo de Osorno, Juan Barros, al que acusan de ser encubridor de uno de los casos de pederastia más sonados en la Iglesia chilena, el del sacerdote Fernando Karadima, condenado por el Vaticano “a una vida de oración y penitencia”.

“Necesitamos actos concretos que el papa no toma en la Iglesia chilena contra los abusadores”, dijo a la AFP Juan Carlos Claret, vocero de la asociación de laicos de Osorno, que lucha por que se expulse al obispo y que también han traído su lucha a Santiago.

Herida abierta

Las manifestaciones se han sucedido desde el lunes (15 de enero del 2018) por la noche con la llegada del Papa a Chile, el país más hostil con la Iglesia católica de América Latina, según un reciente informe.

El propio Vaticano ha calificado esta visita como una de las más complejas que ha realizado Francisco en sus casi cinco años de pontificado.

Se registraron tres  ataques incendiarios contra iglesias en Santiago y en La Araucanía (sur) . Esos ataques se suman a otros perpetrados el fin de semana contra cinco iglesias en diferentes comunas de Santiago. Las autoridades los atribuyen a grupos anarquistas.

Golpe a Francisco

El papa Francisco saludaba desde el papamóvil a los fieles que se acercaron para observarlo mientras acudía al Parque O'Higgins, en Santiago de Chile, cuando un gorro golpeó el lado izquierdo de su rostro. En un video se captó el momento que ha encendido las alarmas sobre la seguridad del Papa en Chile. 

Miles de fieles esperan al papa Francisco en tierra mapuche

El papa Francisco inicia ese miércoles 17 de enero una visita a Temuco, el corazón de la tierra de los mapuches, que esperan esta oportunidad para visibilizar su causa.

Francisco escogió la ciudad de Temuco (800 km al sur de Santiago) para tomar contacto directo con indígenas mapuches, la etnia más importante de Chile, que denuncia discriminación y abusos y reclama la restitución de territorios ancestrales hoy en manos privadas.

La visita será corta. A primera hora tiene previsto emprender vuelo desde Santiago hasta Temuco, en el corazón de La Araucanía, donde oficiará la llamada “misa de la integración de los pueblos” en la Base Aérea de Maquehue que se espera que sea tan multitudinaria como la que presidió el martes en la capital, a la que asistieron 400.000 personas.

Después de la liturgia, el Pontífice tiene planeado reunirse con un grupo de indígenas, cuyas identidades aún no fueron reveladas por la organización del encuentro, para posteriormente regresar a Santiago, donde tiene previsto un encuentro con jóvenes y una visita a la Universidad Católica de la capital.

“El programa de la visita del Santo Padre refleja su preocupación por una zona que ha vivido tensiones importantes, con quienes quiere compartir un mensaje de paz y donde busca llevar unas palabras de esperanza que posibiliten el encuentro entre las personas”, dijo recientemente el coordinador nacional de la Comisión que organiza su visita a Chile, Fernando Ramos.

Antes de que se establecieran los conquistadores españoles en Chile en 1541, los mapuches eran dueños de las tierras desde el río Biobío hasta unos 500 kilómetros más al sur.

Tras sucesivos procesos, los mapuches, que representan el 7% de la población, fueron reducidos a vivir en cerca de un 5% de sus antiguos dominios.

Sin canales de negociación abiertos, se espera que la visita del Papa a la zona pueda servir para acercar posiciones en este conflicto de larga data.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)