10 de mayo de 2015 11:01

El papa Francisco y Raúl Castro se hicieron regalos significativos

Reunión entre el papa Francisco y el mandatario cubano Raúl Castro este 10 de mayo del 2015. Foto: EFE

Reunión entre el papa Francisco y el mandatario cubano Raúl Castro este 10 de mayo del 2015. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 22
Agencia AFP
Ciudad del Vaticano

El papa Francisco y el presidente Raúl Castro, que se entrevistaron este domingo (10 de mayo del 2015) en el Vaticano durante una hora, se hicieron regalos significativos, casi como queriendo subrayar el sentido del encuentro.

Calificado como histórico por ser el primero desde el relanzamiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, un acercamiento al cual contribuyó el pontífice, el encuentro fue “cordial” y en un clima casi familiar, dijo el Vaticano.

El pontífice, que viajará a Cuba en septiembre, le ofreció a Castro una medalla de San Martín de Tours, un oficial romano del IV siglo, conocido en la tradición cristiana por haber compartido su abrigo con un mendigo y luego haberse convertido a cristianismo, llegando a ser obispo de la ciudad francesa de Tours.

“Hay que vestir a los pobres y promoverlos”, subrayó Francisco ante su invitado, a quien también regaló su exhortación apostólica 'El Evangelio de la Alegría', el texto base de su pontificado.

Y al entregarlo, agregó, “ahí va a encontrar algunos temas de los que le interesan a usted”, dado que la exhortación tiene una parte religiosa y otra social.

Castro de su parte ofreció al Papa una medalla de plata conmemorativa de los 200 años de la catedral de La Habana, de la que sólo existen 25 en todo el mundo.

Además de la medalla de la catedral también le regaló una obra del artista cubano Alexis Leiva Machado, conocido como Kcho, inspirado en el tema de los inmigrantes que llegan a la isla italiana de Lampedusa, a quienes dedicó su primer viaje fuera de Roma. El cuadro representa una cruz hecha con barcos naufragados.

En realidad fue el propio artista, presente en el Vaticano junto a la delegación cubana, quien explicó al Papa el contenido de su cuadro.

El Papa y Kcho ya se conocían. El artista cubano había ya hecho una exposición de sus obras en Roma tiempo atrás y en esa ocasión, al parecer, le escribió una carta al Papa y éste le contestó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)