2 de November de 2009 00:00

‘Papá’ Aucas, el ídolo pasó a segunda en cuatro años

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

2006. Caer a la Serie B, el primer paso hacia el fin

Redacción Deportes

Desde 1990 y durante 15 años, Aucas dio pelea en la Serie A, aunque unas temporadas fueron mejores que otras. No ganó un título, pero rozó la gloria en 1998, cuando estuvo cerca de entrar a la Copa Libertadores, con el DT Juan Ramón Silva en el banquillo.



La campaña
En este año Aucas tuvo tres entrenadores (Diego Aguirre, Carlos Jara y Juan Sánchez, en la foto), además de dos interinazgos del DT Fausto Carrera.
Aucas solo ganó 11 partidos de un total de 36. Registró siete empates y 18 derrotas. Recibió 70 goles.
Wilson Segura fue el goleador, con 17 tantos. Curiosamente, en 2005 su equipo, Liga de Loja, también descendió.Luego, en 2000, se clasificó para la Copa Merconorte, cuando Ramiro Blacutt era el técnico. En 2004, cuando Luis Fernando Suárez estaba al frente, Aucas ganó la primera fase y entró a la Copa Sudamericana. En 2005, el equipo accedió a la liguilla final del Clausura, con Dragan Miranovic de timonel.

Por eso, no estaba en los pronósticos que en 2006 el equipo se fuera a la Serie B. Parte de culpa tuvo que ver el permanente déficit que arrastraba el club.

El presidente de Aucas en 2005, Fernando Hinojosa, había heredado un déficit de USD 200 000. En su afán de repetir la campaña del Clausura enroló al DT uruguayo Diego Aguirre, campeón con Peñarol en 2003.

Los refuerzos eran interesantes: el argentino Federico Bongioanni, los colombianos Luis Rojas, Pablo Navarro y Wilson Segura, además del ecuatoriano Pablo Palacios.

Pero los resultados fueron negativos (Aucas ganó 12 de 30 puntos disputados) y Aguirre fue despedido (lo cual generó una deuda que hasta 2008 no había sido cancelada y que por poco le cuesta la categoría).

Tras un breve encargo a Fausto Carrera, se contrató al entrenador  paraguayo Carlos Jara, sin títulos en un currículum que incluía  a Cruz Azul, Cerro Porteño.

Con la selección Sub 23 del Paraguay consiguió la medalla olímpica de plata de 2004. Siete cotejos después, Jara había dirigido en cinco derrotas, un empate y una victoria. Aucas estaba en el sótano de la tabla.

Los refuerzos tampoco ayudaban. Segura rendía como goleador, pero los demás fueron cambiados por Armando Monteverde y Eduardo Espíndola, que  tampoco rindieron.

El DT argentino Juan Amador Sánchez fue contratado, ya no para ganar el título, sino para salvar la categoría. No pudo evitar el descenso pese a que ganó 16 puntos en ocho cotejos. Pesó mucho el 6-0 que Macará aplicó a Aucas en el último tramo de este camino, que se cerró con el DT Sánchez llorando en Chillogallo, junto a jugadores como Segura y los sufridos hinchas.

2007. Faltó cabeza fría para regresar a la élite del fútbol

Tras el mal trago que significó el descenso, la directiva que encabezaba Fernando Hinojosa afrontó  2007 con una polémica: los contratos de los jugadores de 2006, algunos de los cuales se consideraron libres para cambiar de club.



La campaña
Aucas tuvo dos técnicos titulares, que fueron Juan Amador Sánchez y Fernando Rodríguez Riolfo. Ernesto Berrueta terminó el año como interino. 
En total Aucas ganó 20 de los 46 cotejos que disputó. Tuvo 11 empates y 15 derrotas. Recibió 54 goles. 
Juan Francisco Aguinaga fue el máximo goleador del equipo, con 11 tantos. Henry Patta hizo 9.Una cláusula decía que los vínculos con el equipo oriental se terminarían “con la pérdida de la categoría”. Pero ¿descender a la B era perder la categoría? Hinojosa sostenía que la palabra ‘categoría’ se refería a pasar de  Primera División a Segunda, mas no al cambio de Serie. Por eso, no pudo retener al ariete Pablo Palacios, quien se fue al Quito, entre otros jugadores.

Una vez superada esta cuestión legal,  Aucas comenzó a trabajar. La ilusión de volver era grande, pues ese año había tres cupos para la Serie A, aunque el tema económico seguía sin resolverse. El descenso devaluó la imagen del plantel, que ya no pudo cobrar lo mismo que en 2006 por concepto de patrocinios ni derechos de televisión. El déficit terminaría en USD 800 000, aunque la directiva que se posesionó en 2008 dijo que era de al menos USD 1 100 000.

En lo deportivo, se ratificó al DT Juan Amador Sánchez y se contrató a los argentinos Mariano McCoubrey y Nicolás Borlenghi y al zaguero paraguayo Germán Centurión, aunque Juan Francisco Aguinaga apareció como el motor anímico del equipo.

Pero Sánchez no pudo ganar un cupo entre los clasificados a la liguilla de ascenso, a pesar de que llegó a estar puntero en la primera fase. Además, cobrar el sueldo con atrasos de hasta un mes ya era frecuente en Aucas.

Sánchez renunció, se despidió a Mariano McCoubrey y a Nicolás Borlenghi, y se contrató al DT uruguayo Fernando Rodríguez Riolfo. También se incorporaron los ecuatorianos  Gustavo ‘Potro’ Figueroa y Mario Lastra, además del arquero italiano Mauricio Nanni. 

Al principio, el equipo no encontraba su esquema y cayó al séptimo lugar de la segunda fase, para luego recuperarse y  clasificarse a la liguilla de ascenso con 3 puntos de bonificación, como sólido líder de la fase.

Sin embargo, la liguilla fue un desastre para Aucas, que sufrió por el enfrentamiento entre Juan Francisco Aguinaga y el DT Rodríguez Riolfo, quien renunció tras la séptima fecha, sin ninguna victoria y cuando era imposible ascender. Católica, Espoli y Técnico subieron a la A.

2008. Huelgas, cierres y peleas marcaron al club

El año empezó con Ramiro Montenegro como presidente. Fernando Hinojosa había renunciado en diciembre, presionado por los malos resultados, la crisis económica y el escándalo del directivo Guillermo Antonio Herrera Almeida, acusado de perjudicar al Estado con robo de combustible, que detonó en octubre de 2007.



La campaña
Aucas tuvo tres DT (Miguel A. Zahzú, Carlos Calderón y Carlos Morales), además de un encargo al ex golero Dennis Ibarra.
Aucas solo ganó 12 de los 36 partidos que disputó. 
El goleador de este año fue Luis Carlos Espínola, con 11. Cristian Hermosilla anotó 8.Montenegro mantuvo confrontaciones con Hinojosa por el manejo de la venta del pase de Pablo Palacios a Barcelona (se ‘perdieron’ USD 100 000) y el retraso en honrar los impuestos (el estadio fue clausurado por el SRI en marzo).

Todo esto, sazonado con una guerra de remitidos de prensa y un déficit que perjudicó el desarrollo del equipo, que todo el año estuvo en los últimos lugares. Incluso hubo una huelga de futbolistas.

El paraguayo Miguel Ángel  Zahzú fue el primero en tomar la conducción del plantel, con Carlos Espíndola, delantero paraguayo, como principal referente. Cristian Hermosilla y Luis Espínola, también oriundos de Paraguay, formaban parte del cuadro titular.

Pero un enojado  Zahzú se fue en mayo, tras 13 cotejos (cuatro triunfos y cuatro derrotas) y dejando al Aucas en el sexto lugar de la tabla.

Se contrató a Carlos Calderón, quien aplicó una receta desesperada: los jugadores comenzaron a recibir charlas psicológicas con el doctor Nelson Narváez.
Mientras tanto, algunos jugadores sin jerarquía se probaban en Aucas, como el inglés Alexander O’Prey, quien pasaba más tiempo en los bares de la Mariscal que en la cancha.

Mientras tanto, jugadores como Juan Francisco Aguinaga, Santiago Calle, Diego Parra y Blas López se fueron de Aucas por los incumplimiento de sus salarios.

Calderón, que había enviado a Hermosilla a la suplencia a pesar de que era el artillero del plantel, no logró  que sus pupilos entendieran sus órdenes. Renunció tras una derrota ante Independiente, cuando faltaban cinco fechas para la terminación del campeonato, con Aucas en zona de descenso.

El equipo fue encargado a Carlos Morales, entrenador de las divisiones juveniles, quien devolvió a Hermosilla su puesto.

Los directivos también buscaron motivar al equipo, pagando los desplazamientos de la plantilla en avión y organizando parrilladas, aunque las amenazas de huelga por parte de los jugadores impagos eran latentes. Con todo, Aucas salvó la categoría en el último cotejo, al vencer por 2-0 a Liga de Cuenca.

2009. Un mitómano y un ‘diablo’ en el último acto

Si 2008 fue azaroso, 2009 fue sumamente tormentoso. El error mortal del presidente Ramiro Montenegro fue firmar apresuradamente en noviembre de 2008 un contrato con la firma privada indioestadounidense Sports Led Media (SLM) para ceder la administración del club por 25 años.



La campaña
Aucas tuvo tres DT (Marco Etcheverry, Armando Osma y Polo Carrera), con el encargo a Carlos Morales en la última fecha.
La estadística de Aucas esta temporada es fatal: solo registró ocho victorias en 36 cotejos, con 55 goles en contra.
El artillero fue Luis Carlos Espínola, con 13 tantos. Le sigue bastante lejos el capitán Rolando Jácome, con cinco.El pacto fue con Vicente Ponce y tuvo como testigo al vicepresidente de la República, Lenín Moreno. El plan sonaba bien: inyectar capital al club, contratar un DT de renombre, reforzar adecuadamente el plantel y remodelar el estadio de Chillogallo. Con esto, Aucas diría adiós a sus deudas. Pero Ponce resultó ser un mitómano, que no pudo cumplir con nada de lo pactado.

En febrero de 2009, 100 días después de firmar con Ponce, Montenegro afrontó la realidad: no había dinero. Se trajo al boliviano Marco ‘Diablo’ Etcheverry, quien debía debutar en Aucas como DT. Cuando se supo que las ofertas de Ponce eran imposibles de cumplir, Etcheverry quiso irse, pero luego optó por quedarse.

Hubo escenas dramáticas, como cuando el boliviano pagó de sus arcas el agua de los jugadores. El ‘Diablo’ también donó 18 pares de zapatos, 18 balones y varios implementos, algunos cedidos por el DC United.

Pero los resultados fueron adversos. Tras haberse disputado siete fechas en el torneo de la Serie B, Aucas sumaba seis puntos. El boliviano se fue del equipo con un solo triunfo.

Su relevo fue el DT colombiano Armando Osma, asistente de Luis Fernando Suárez en la Tricolor, pero que había fracasado en Olmedo en su debut como entrenador independiente.

Osma generó mal ambiente en el equipo, al dar de baja a varios jugadores (Paúl Guevara, Johnny Pérez,  Luis Carlos Espínola...). Los resultados no lo acompañaron y dejó el plantel, con apenas dos victorias en 13 cotejos. Aucas estaba último en la tabla.

El fracaso de Osma también generó la renuncia del presidente Ramiro Montenegro,  quien dejó su sillón al concejal Alonso Moreno. Polo Carrera fue el DT contratado por Moreno, pero el ex crack de Liga y la Selección no pudo rescatar a Aucas del sótano  y fue despedido a una fecha de que terminara el torneo.

Aucas se fue a Segunda el sábado anterior, con Carlos Morales en el banquillo. Para salvarse era necesaria una combinación casi milagrosa de resultados. Esta vez, el Corazón de Jesús no estuvo con el ‘Papá’.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)