26 de December de 2009 00:00

Paneles de aluminio para vestir edificios

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Construir

El panel de compuesto de aluminio puede adquirir formas diversas y actualmente se usa en las fachadas de las edificaciones. Colores, resistencia y un toque vanguardista, es lo que ofrecen los paneles de compuesto de aluminio.

El Globond, dice Carlos Sandoval, de Promac, es un panel compuesto por dos láminas de aluminio y una central de polietileno que es resistente al rocío y al ácido salino. “Se puede instalar en la Costa que no va a tener problemas porque no se oxida”.

Para el mantenimiento de este producto, añade Sandoval, se recomienda cada seis meses, dependiendo del lugar en donde esté colocado, realizar una limpieza con un trapo húmedo. Por ejemplo, en sitios en donde hay mucho esmog que se adhiere a los paneles haciendo que se ensombrezcan o parezcan sucios.

El Globond tiene una garantía de 20 años pero solamente corre sobre un defecto de fabricación. Si no se le da el mantenimiento debido a la lámina, las manchas se hacen profundas y ahí ya no se puede hacer nada por limpiarla porque ya están impregnadas.

En el mercado local los paneles se comercializan en varios espesores. Hay distribuidores que importan la lámina de colores de 0,3 milímetros y 0,2 para la hoja que va en la parte de atrás de los paneles. Pero en Promac se encuentran láminas de 0,4 milímetros para ambas caras.
“La idea es hacer un panel mucho más resistente de tal forma que  evitan los problemas posteriores con hundimientos o rompimiento de  los paneles”.

El producto está dirigido a instalaciones exteriores (fachadas, frisos, columnas, tumbados...) pero, dice Sandoval, se puede colocar en el interior. Actualmente se elaboran maceteros, vitrinas, paredes falsas; sin embargo, la garantía implica que las láminas resistan al clima y a los efectos de la intemperie como el granizo.

La combinación con el vidrio es ideal para cumplir con el objetivo estético. El vidrio ayuda a que el producto ya instalado tenga una apariencia arquitectónica bonita y evitar la pintura que generalmente es la que causa líos.

El material no se relaciona con el tema acústico y térmico porque se trata solamente de un revestimiento, acota Sandoval.

En cuanto a los costos, actualmente el Globond se comercializa a USD 60 el m² ya instalado. Antes el m² costaba USD 100 pero se logró bajar el precio en base a la competencia. “Ahora tiene un costo razonable”, agrega.

Para la instalación del producto se requiere de una persona que conozca la materia. Roberto Pozo, instalador de Globond, comenta que el corte de las planchas es primordial. “Hay que hacer cortes perfectos para que no queden filos que luego puedan causar problemas. Una de las ventajas del material es que es moldeable y fácil de manipular”.

Uno de los secretos es optimizar el uso de las planchas. Este es un material que no puede desperdiciarse ya que se puede utilizar hasta el pedazo más pequeño. Ya instalado se lo pega con un producto especial y está listo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)