14 de February de 2015 16:58

El tiempo de viaje de Tulcán a Ibarra y a Quito aumentó 30 minutos

Trabajos de ampliación de la Panamericana, en el tramo Ibarra-Bolívar. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

Trabajos de ampliación de la Panamericana, en el tramo Ibarra-Bolívar. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 5
Washington Benalcázar

Unos 30 minutos más de viaje les toma a los choferes de los autobuses de transporte público para desplazarse desde la ciudad de Tulcán, provincia del Carchi, en la frontera entre Ecuador y Colombia, hacia Ibarra (Imbabura) y Quito (Pichincha) y viceversa, mientras se realizan los trabajos de ampliación de la vía Panamericana.

Así asegura Armando Almeida, presidente de la Unión de Transporte Interprovincial del Carchi. Esta organización aglutina a 10 empresas de transporte que realizan 100 viajes diarios desde la frontera norte hacia diferentes destinos del país. El recorrido entre Tulcán e Ibarra (130km) duraba dos horas y media, antes de marzo del 2013, en que iniciaron las obras de ampliación de la carretera Panamericana, en el tramo Ibarra-Bolívar (55 km). Ahora se llega en tres horas a Ibarra y en cinco horas y media a Quito.

“El tramo Piquiucho-Cúnquer -en Bolívar- es unos de los más complicados en donde se ejecuta el proyecto de ampliación de la vía de dos a cuatro carriles”, explica Bayardo Ramírez, subsecretario del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), zona norte. Se refiere a tareas como el corte de taludes, de más de 50 metros de altura en 6 km, que iniciaron 26 de enero del 2015. Esas obras obligaron a restringir totalmente la circulación de autobuses y camiones de carga por ese sector durante 90 días. 

Mientras que se abre el paso a vehículos de vecinos del sector en horarios programados de: 05:30 a 07:30; 12:00 a 14:00 y 17:30 a 19:30. Pero en la noche la circulación se suspende totalmente.

Como alternativa, el MTOP abrió la vía alterna Bolívar-El Ángel-Mira-Mascarilla (52,2 km). Este carretero está en buenas condiciones. Tiene carpeta asfáltica y señalización.

Sin embargo, los transportistas dicen que tiene que recorrer 18 km más que en el tramo que está siendo intervenido. “Son casi 40 km extras, entre Tulcán-Quito-Tulcán- que aumentan los costos de operación de los autobuses”, señala Almeida. Como ejemplo comenta que antes para viajar entre Tulcán-Quito-Tulcán tenían que cargar USD 45 y ahora deben hacerlo con 55 y 60.

Este es el tercer cierre que ha ocurrido en el tramo Ibarra-Bolívar. Los otros ocurrieron el 21 de septiembre del 2014, cuando comerciantes del Valle del Chota bloquearon la Panamericana denunciando que se sentían afectados por los desvíos recomendados por la ruta alterna por Mira. Mientras que el 13 y 14 de noviembre de ese mismo año se cerró el paso, mientras se colocaban las vigas metálicas sobre la quebrada del puente El Rosal, en el tramo El Juncal-Bolívar, como parte de la ampliación de la Panamericana.

La circulación vehicular entre Ibarra y Quito está abierta totalmente. Los trabajos de mejoramiento y ampliación de la carretera que se realizan en varios puntos de Otavalo y Quito no han provocado cierres. El único bloqueo sucedió entre el 20 de agosto y 28 de octubre del 2014, mientras se restauraba la vía que quedó afectada por el desprendimiento de talud, en el sector de Collas, tras un sismo que sacudió a la capital ecuatoriana. Esa vez el MTOP habilitó varias rutas alternas, entre Guayllabamba y Quito. Sin embargo, eso aumento el tiempo de viaje de 45 minutos a dos horas.

Bayardo Ramírez explica que los desvíos y cierres son pequeños sacrificios que tienen que realizar la ciudadanía. Pero que se verán recompensados el 2017 cuando esté lista la carretera Panamericana que entre otros beneficios reducirá el tiempo de viaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (16)
No (0)