6 de enero de 2016 00:20

Pacientes de diálisis piden se cancele deuda a clínicas privadas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo

Un grupo de pacientes renales de centros de salud públicos, que se atienden en tres clínicas de diálisis privadas, protestó hoy, martes 5 de enero del 2016, fuera del Ministerio de Finanzas, centro-norte de Quito. La razón: ellos le piden al Gobierno que pague a esos centros el dinero que les adeuda por gastos médicos para que puedan seguir con sus tratamientos. No hubo un vocero que hable sobre el monto global.

Los pacientes portaron carteles en los que se leía las frases: "Tenemos derecho a vivir, tenemos derecho a nuestro tratamiento", "La mejor diálisis que se realiza en el país es la privada desde hace 20 años", “Tenemos derecho a la salud, al trabajo a la vida”, “La diálisis es un tratamiento emergente”. “¡Queremos vivir, queremos vivir!” era el grito que se escuchaba mientras los propietarios de los tres centros de diálisis se reunían con funcionarios del Ministerio de Finanzas, para encontrar un mecanismo de pago y arreglar el tema de sus deudas.

El doctor Edgar Carrillo, administrador del Instituto de Nefrología Pichincha, señaló que debe más de USD 400 000 en insumos para tratamientos de diálisis. “Estamos en problemas muy serios, esta mañana tuve que hacer un préstamo de líquidos de diálisis para atender a los pacientes. Espero que el proveedor de insumos nos entregue en el transcurso del día para las atenciones, pero esto no se acaba. Nos deben desde julio”, manifestó.

Los dueños de los centros de diálisis señalaron que están a punto de dejar de atender a los pacientes por la falta de insumos y el no pago. “El momento que no tenga, debo decirle a las autoridades que no estoy en capacidad de atender. Esto debe analizar el Ministerio de Salud, no el de Finanzas”, añadió el galeno.

De la protesta también participó el médico Julio Moscoso, del Centro Nefrology. En ese sitio se atiende a cien pacientes renales que provienen de casas de salud públicas y se les debe dinero desde julio del 2015. Le adeudan cerca de USD 600 000. “Hacemos lo posible, las casas comerciales ya no nos quieren dar insumos médicos para atender pacientes de diálisis. Nosotros queremos seguir atendiendo, pero ya no tenemos con qué”.

Los pacientes de los tres centros que protestaban fuera del Ministerio de Finanzas estaban preocupados y le pidieron al Gobierno que, por favor, se solucione el problema. Al plantón también llegaron sus familiares.

María Chipantaxi, de 61 años, estaba junto a su esposo diabético, Simón Sanpedro. “¿De dónde vamos a tener dinero para que se hagan una diálisis que, en el sitio más económico, cuesta USD 500? Por favor ayúdennos”, señaló la mujer.

Alba Velarde, de 56 años, se somete a diálisis desde hace seis años. Dijo que teme por su vida ya que en “cualquier momento nos pueden decir que no nos pueden hacer las terapias”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)