27 de junio de 2016 18:23

Podemos, el colectivo que admira a Correa, quedó relegado en España

La gran decepción de las elecciones generales celebradas en España este 26 de junio la sufrió Unidos Podemos, la coalición de izquierdas encabezada por Pablo Iglesias (izuierda). Foto: AFP

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón (c), acompañado por el líder de Unidos Podemos Pablo Iglesias (i), Íñigo Errejón (2d), Pablo Bustinduy (3i), Rafael Mayoral (3d), Carolina Bescansa (2i), e Irene Montero, habla a los simpatizantes tras conocer los resultados de las elecciones generales celebradas en España.  Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 250
Arturo Torres

En septiembre del 2014, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, estuvo en una cena en el Palacio de Gobierno. Esa noche Iglesias cantó Hasta Siempre Comandante, acompañado por el presidente Rafael Correa y el canciller Ricardo Patiño. La reunión se realizó en el contexto del Encuentro Latinoamericano Progresista en Quito. Iglesias compartió la mesa con el Primer Mandatario y otros de sus invitados.

Por esos días, Correa también invitó a Iglesias a visitar su despacho, donde intercambiaron puntos de vista sobre las realidades de sus naciones. Durante su estancia en el país, el líder de Podemos dijo ser un admirador del gobierno de Correa, por sus logros económicos y sociales. Sobre todo por "su posición contra los grupos de poder y por su defensa de la soberanía".

Precisamente, algunas de las acciones del régimen de la Revolución Ciudadana han sido señaladas como un ejemplo a seguir por Podemos, la organización política que ayer, domingo 26 de junio del 2016, sufrió un revés político en las elecciones de España, al lograr apenas 71 escaños y quedar relegada, detrás del derechista PP, con 137, y del PSOE, con 85.

¿La cercanía de Podemos con los gobiernos de Ecuador y Venezuela incidieron? Del régimen de Correa, Iglesias valoraba especialmente la reestructuración de la deuda externa, así como la reforma fiscal para recaudar más impuestos.

A fines de enero del 2015 se conoció en España que Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, hizo una consultoría para asesorar en la creación de una moneda única bolivariana común para Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Ecuador. Por ese trabajo estratégico y confidencial cobró 425 150 euros. El pedido de esa consultoría no es casual. Monedero y sus colegas interiorizaron durante algunos años en los problemas más acuciantes de estos países, en sus modelos de gobernabilidad.

El gobierno ecuatoriano también tejió alianzas institucionales con otras organizaciones españolas. Una muestra es el Convenio Básico de Cooperación Técnica y Funcionamiento, firmado entre el régimen y la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS). Ese acuerdo, de 17 artículos, que rigió desde el 28 de marzo del 2007 hasta mayo del 2014, estableció el desarrollo de proyectos de cooperación en materia educativa y de formación para la promoción de la democracia y los derechos humanos. Y en programas de cooperación técnica y económica no reembolsable, enmarcados bajo las prioridades de las políticas de desarrollo del Estado ecuatoriano y los lineamientos básicos del Consejo Asesor de Cooperación Internacional.

El acuerdo estableció la posibilidad de que el CEPS brinde asistencia técnica internacional, fortalecimiento institucional, observación electoral, formación e investigación.

En 2010 el entonces asambleísta César Montúfar pidió que el canciller Ricardo Patiño explicara en la Legislatura los alcances del convenio, pues sospechaba que podría tener injerencia en asuntos de política interna. "La Fundación era parte fundamental en el proceso de toma de decisiones", destaca Montúfar, catedrático de la Universidad Andina.

Los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Juan Monedero también fueron parte del CEPS. Iglesias trabajó en 2006 y 2007 para ese organismo en Venezuela. Desde 2008 figuró como miembro de su dirección. En su currículo, Iglesias se autodefine como "responsable de análisis estratégico de la Presidencia de Venezuela con la fundación CEPS", según publicó Diario El País de España. Errejón, jefe de campaña de Podemos, fue directivo de la entidad y durante años firmó sus cuentas. Y Alegre, el segundo de abordo de Podemos, también figuró como directivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (60)
No (8)