3 de marzo de 2015 16:42

Miles de personas dan su último adiós al opositor Nemtsov en Moscú

Boris Nemtsov

Este 3 de marzo se realizó el funeral de Boris Nemtsov. El opositos del gobierno de Putin fue asesinado el pasado viernes en Mocú. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Moscú

Miles de personas rindieron un último homenaje este 3 de marzo al opositor ruso Boris Nemtsov, asesinado el pasado 27 de febrero en Moscú, enterrado en un cementerio moscovita, después de recibir el homenaje de ciudadanos de a pie, pero también de políticos rusos y personalidades extranjeras.

Los restos de Nemtsov fueron expuestos durante cuatro horas en el Centro Sajarov, museo consagrado al premio Nobel de la Paz y disidente de la era soviética, Andrei Sajarov. Sin embargo, muchas personas que portaban flores y velas para rendir un último homenaje al activista no alcanzaron a entrar. "Era alguien del cual me sentía cercana. Quería decirle adiós, era un hombre que tenía principios (...) no importa quién lo haya matado, es una pérdida irreparable", dijo Maria Koniakova, una psicóloga de Moscú.

Nemtsov, de 55 años fue viceprimer ministro del hoy fallecido Boris Yeltsin, quien fuera presidente de Rusia de 1991 a 1999. La muerte de Nemtsov, acérrimo opositor al presidente ruso Vladimir Putin y un cruzado contra la corrupción, provocó una ola de agitación en Rusia y recibió la condena internacional.

Numerosos políticos y diplomáticos extranjeros, incluido el exprimer ministro británico John Major, acudieron al velatorio, donde el ataúd del opositor fue cubierto por las flores que llevaron los dolientes. También llegaron personalidades rusas como Mijail Kasianov, ex primer ministro de Putin, y la viuda de Yeltsin. Putin no concurrió, pero envió a una persona en su representación, mientras que el primer ministro Dimitri Medvedev hizo llegar una corona de flores.

Sin embargo, Rusia denegó la entrada al país de la eurodiputada letona Sandra Kalniete y del presidente del Senado polaco Bogdan Borusewicz, que querían asistir a las exequias. Tampoco pudo asistir la principal figura de la oposición en Rusia, Alexei Navalny, quien fue castigado con 15 días de prisión por distribuir folletos en el metro.

Temía ser asesinado

Nemtsov fue enterrado después del mediodía en un cementerio de Moscú, tras una ceremonia religiosa. Como lo indica la tradición ortodoxa, la madre del político asesinado y sus hijos permanecieron sentados delante del féretro abierto durante todo el velatorio. Familiares y amigos de Nemtsov señalaron que éste estaba preparando un informe sobre la presencia de soldados rusos en el este de Ucrania.

El opositor había confesado hace poco tiempo que temía ser asesinado en Rusia. "Hemos venido porque nos sentimos avergonzados de nuestro país, de nuestra gente, de haber permitido que ocurra algo así", afirmó Dimitri Afanasiev, tras asistir al homenaje.

"Es culpa de Putin, pero también nuestra". "Es el sistema el que lo mató", añadió otro moscovita, Vladimir Shlamin. El activista por los derechos humanos Sergei Kovalev dijo que es obvio quién inspiró el asesinato de uno de los críticos más acérrimos de la supuesta intromisión de Moscú en Ucrania.

Nemtsov recibió varios disparos el viernes cuando caminaba cerca del Kremlin, junto a su compañera, la modelo ucraniana Ganna Duritska. El crimen se produjo en una zona bien vigilada, debido a su proximidad del Kremlin. Putin dijo que la muerte de Nemtsov había sido un "asesinato por encargo", asegurando que se trataba de una "provocación", y prometió hacer todos los esfuerzos para encontrar a los responsables.

'Patriota ruso, amigo de Ucrania'

El presidente ucraniano Petro Poroshenko condecoró de forma póstuma a Nemtsov. Por su parte, Duritska pudo regresar finalmente a Ucrania, tras denunciar que estaba siendo retenida por las autoridades rusas. Los investigadores llevaban interrogándola desde poco después del asesinato. Duritska, que en un principio dijo no haber visto al asesino, pudo ofrecer finalmente un retrato robot del autor de los disparos.

Las autoridades han ofrecido una recompensa de tres millones de rublos (USD 48.000) por cualquier información sobre el asesinato, una importante cantidad, dado que el salario medio en Moscú es de USD 960.

Los investigadores no descartan ningún móvil, y se plantean tanto el crimen político como la pista islamista, por el apoyo de Nemtsov al semanario satírico francés Charlie Hebdo, víctima de un sangriento atentado en enero. También han apuntado a la posibilidad de un asesinato vinculado al conflicto ucraniano y cometido por "elementos radicales".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)