6 de marzo de 2017 00:00

La oposición tendrá voz y voto en el máximo órgano de la nueva Asamblea

Alianza País tiene siete integrantes de los siete disponibles en el actual Consejo de Administración Legislativa. Foto: Tomada del Flickr de la Asamblea Nacional.

Alianza País tiene siete integrantes de los siete disponibles en el actual Consejo de Administración Legislativa. Foto: Tomada del Flickr de la Asamblea Nacional.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 118
Mario Alexis González

Cada bancada legislativa tiene derecho a tener un vocal en el Consejo de Administración Legislativa (CAL), el máximo órgano en la Asamblea.

Esta instancia está conformada por el Presidente de la Asamblea, los dos vicepresidentes y cuatro vocales.

La Ley Orgánica de la Función también establece que las bancadas podrán formarlas los partidos o movimientos políticos que cuenten con al menos el 10% de los 137 asambleístas que componen el Pleno, es decir, mínimo 13 curules.

En este caso, según los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE), en la Asamblea habrá bancadas de Alianza País (AP), Creo- SUMA y el Partido Social Cristiano (PSC), que cuentan con 74, 33 y 15 legisladores, respectivamente.

De esta manera, el próximo CAL tendrá un vocal de AP, uno de Creo-SUMA y uno del PSC. El cuarto podrá ser nombrado por la mayoría del Pleno (más de 70 votos), entre los legisladores que no formen parte de ninguna de las bancadas.

Sin embargo, un bloque podrá formarse también por asambleístas de varias tiendas políticas que por separado no reúnan el porcentaje mínimo establecido en la ley. En ese caso, deberán presentar un programa para el período legislativo, con los principios y objetivos que perseguirán en común.

Dentro de las bancadas con minorías aparece el bloque de centroizquierda que en la elección presidencial conformó el Acuerdo Nacional por el Cambio: entre Pachakutik y la Izquierda Democrática (ID) suman ocho curules.

Wilma Andrade, legisladora electa y directora nacional de la ID, sostiene que están dispuestos a negociar con el movimiento indígena y el resto de fuerzas de esa tendencia política para alcanzar los 13 puestos.

La ID esperará a que se proclamen los resultados, luego de las impugnaciones, para iniciar estas conversaciones. El único requisito que pone es que las organizaciones con las que puedan juntarse tengan como principal objetivo fiscalizar al gobierno saliente.

Lourdes Tibán, de Pachakutik, dice que todavía ella no ha participado de diálogos internos del movimiento sobre estas proyecciones, pero considera que conversarán con los partidos afines a su tendencia.

A las minorías se suman Sociedad Patriótica (PSP) con dos curules y Fuerza Ecuador y cuatro partidos locales, con una plaza en cada caso. Gilmar Gutiérrez, director nacional del PSP, también dice estar abierto para conversar con todos, excepto con AP.

Incluso, podría darse el caso de que Creo-SUMA y el PSC ‘presten’ los legisladores sobrantes para consolidar una tercera bancada opositora. Existe un precedente. En el período 2009-2013, por ejemplo, solo Alianza País y el Partido Sociedad Patriótica alcanzaron los escaños para conformar una bancada.

En esa ocasión, el movimiento verdeflex liberó a cinco asambleístas para que se juntaran a Pachakutik y el extinto Movimiento Popular Democrático (MPD) para conformar un bloque. Así lograron que Lourdes Tibán sea vocal del CAL en ese ciclo.

De recurrir a esa estrategia, las cuatro vocalías quedarían en manos de distintas bancadas: tres en la oposición y una en el oficialismo.

Según la ley, el CAL tiene 11 atribuciones. Entre ellas está planificar las actividades legislativas, establecer la prioridad de los proyectos, dar paso a los pedidos de juicios políticos y calificar las iniciativas legales. Las decisiones se toman con cuatro de siete votos.

Los otros tres puestos de esta instancia (Presidente y dos vicepresidentes) los podrá acaparar AP nuevamente, al tener una mayoría de 74 votos.

Estas autoridades se designarán el día de la posesión, el 14 de mayo. Se mocionarán los nombres y se elegirán con la mayoría de la mitad más uno.

Santiago Guarderas, abogado constitucionalista y candidato por el PSC que no resultó electo, considera que en esta parte se deberá hacer una reforma legal en la Función.

“Se debería entregar una de las vicepresidencias a la segunda fuerza política más votada”. Pero, añade, que democráticamente AP podría ceder ese espacio. En lo que cree también pesará la elección presidencial entre Lenín Moreno y Guillermo Lasso.

En ese caso ese puesto sería para Creo-SUMA. Aunque el líder de la alianza, Guillermo Lasso, aseguró que estarían dispuestos a negociar con el PSC y apoyar una candidatura de Cristina Reyes, actual legisladora del bloque de la lista 6 y electa en la lista nacional.

Óscar Bonilla, secretario de Acción Política de AP, indica que el oficialismo no ha pensado en este tema todavía ya que no está en sus prioridades. Aclara que tomarán una decisión para evitar una disputa entre las Funciones del Estado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (2)