12 de octubre de 2016 15:48

Oposición venezolana ensaya un 'firmazo' castigo contra Nicolás Maduro

Choque de partidarios del gobierno venezolano partidarios contra opositores el 12 de octubre de 2016 islan Margarita, Venezuela. Foto: AFP

Choque de partidarios del gobierno venezolano partidarios contra opositores el 12 de octubre de 2016 islan Margarita, Venezuela. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 14
Agencia AFP

La oposición venezolana realizaba este miércoles 12 de octubre del 2016 un simulacro de la recolección de firmas que emprenderá dentro de dos semanas para pedir un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, a quien busca demostrarle que una contundente mayoría quiere su salida del poder.

Grupos de opositores se concentran en 1.356 puntos de recaudo de firmas establecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para recoger, el 26, 27 y 28 de octubre, cuatro millones de rúbricas (20% del padrón de votantes) que exige la ley para convocar la consulta.

En el simulacro, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) motivó a los electores para conseguir que lo que llaman el “firmazo” sea simbólicamente un revocatorio en sí contra Maduro, ante la severa crisis económica que sufre el país por la escasez de alimentos y la elevada inflación, que el FMI proyectó en 475% para 2016.

“Tenemos que lograr más del 20%. Si sacamos siete u ocho millones le estaremos diciendo a Maduro que queremos un cambio inmediato. Así se evitaría mayor daño al país”, dijo a la AFP Ismael Dacorte, un abogado de 51 años, en el colegio La Consolación, uno de los puntos de concentración.

Henry Ramos, jefe del Parlamento -de mayoría opositora-, aseguró que pese a la poca presencia de opositores en esta jornada, el gobierno verá una masiva recolección de firmas. “Pelen el ojo: lo que viene es un pueblo movilizado para sacar a esta pandilla de hampones que están saqueando a Venezuela”, afirmó a la AFP .

En San Cristóbal, capital del estado Táchira (fronterizo con Colombia) , Ana Maria Ávila, estudiante de educación de 23 años, dijo a la AFP haber participado en esta jornada porque “Venezuela está en un momento histórico” . “Estoy segura que el cambio viene”, agregó.

Como es habitual, el chavismo organizó en respuesta una masiva concentración en Plaza Venezuela, en el centro de Caracas, donde era esperado un discurso de Maduro, quien llegó esta madrugada de un viaje oficial en Turquía.

“Seguiré apoyando a la revolución porque aunque haya crisis me dio una beca para estudiar, vivienda, salud. La oposición quiere imponer el neoliberalismo, donde el que no tiene dinero muere como un perro”, declaró a AFP Bárbara Aranguren, administrador municipal de 27 años, ataviada con gorra y camiseta rojas.

TSJ: espada de Damocles 

Las concentraciones se realizan en medio de advertencias de la MUD de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -al que la oposición acusa de aliado del chavismo, al igual que al CNE-, estaría a punto de emitir una sentencia para frenar el proceso del revocatorio.

Pese a que el CNE ya anunció que el referendo se hará en febrero o marzo -si se reúnen las cuatro millones de firmas-, la MUD insiste en que se efectúe este año porque si Maduro pierde habrán elecciones anticipadas, pero si queda para 2017, y es revocado, su vicepresidente debe terminar su periodo hasta 2019.

“Anular el referendo revocatorio sería como intentar desactivar una bomba de tiempo arrojándole una granada”, opinó el analista Luis Vicente León, presidente de la firma encuestadora Datanálisis.

Tras un aplastante “voto castigo” contra Maduro en comicios parlamentarios de diciembre pasado, la oposición asumió la mayoría legislativa, por primera vez en 17 años de chavismo. Pero el TSJ ha anulado todas sus decisiones.

Este miércoles, el tribunal anunció que su Sala Constitucional revisará el presupuesto nacional que presente el gobierno, lo cual correspondía a los diputados.

“Eso es una grosería más, esa es una sala delincuencial. Y hay otras dos sentencias que tienen en cartera: paralizar el revocatorio y quitar la inmunidad parlamentaria”, declaró Ramos Allup, en el colegio La Consolación.

El oficialismo amenaza con el levantamiento de la inmunidad de los diputados opositores y ha presentado una serie de demandas judiciales contra la convocatoria del referendo, argumentando que la oposición cometió “ fraude ” en el proceso del revocatorio.

“El TSJ está dedicado a agravar la crisis. Si emite la sentencia, que sepa que hay 11 millones de venezolanos dispuestos a firmar y a defender el revocatorio en las calles. A eso (los chavistas) le tienen terror. Revocar a Maduro es revocar la crisis”, afirmó el excandidato presidencial Henrique Capriles, en uno de los puntos de concentración.

Según la firma Venebarómetro, siete de cada diez venezolanos quiere un cambio de gobierno y 76,4% reprueba la gestión de Maduro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)