28 de diciembre de 2015 06:52

La oposición venezolana definirá en seis meses cómo sacar a Nicolás Maduro del Gobierno

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganó 99 escaños frente a 46 del chavismo, lo que le asegura una mayoría simple en la Asamblea. Foto: AFP

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ganó la mayoría de escaños frente al chavismo en la Asamblea. Foto: Archivo / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 28
Agencia EFE
Caracas

Los opositores al presidente venezolano, Nicolás Maduro, definirán antes de julio en el seno de la unicameral Asamblea Nacional (AN), que controlarán desde enero, cómo sacarlo del Gobierno antes del fin de su mandato en 2019, se confirmó ayer (27 de diciembre del 2015).

El asunto forma parte de "acuerdos suscritos y ratificados por todos quienes integramos" la alianza opositora Mesa de la Unidad (MUD), dijo el secretario general del histórico partido socialdemócrata Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup.

Esos acuerdos, subrayó el también diputado electo, "se mantienen vigentes e incólumes y vamos a honrarlos".

El compromiso, añadió en un artículo dominical en el diario Nuevo País, es "procurar dentro del lapso de seis meses subsiguientes a la toma de posesión de la nueva AN una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral para el cambio del Gobierno".

El diputado electo y candidato a presidir la AN desde el próximo 5 de enero, cuando tomarán posesión los 167 diputados elegidos el 6 de diciembre último, 112 opositores y 55 afines a Maduro, descartó que haya líderes opositores que no apoyen la búsqueda de vías constitucionales para acortar el fin del mandato presidencial.

Ramos Allup remarcó en ese sentido que salía al paso "a comentarios insidiosos" que proyectan la imagen de que la MUD anida "grupos antagónicos" y, "algo peor", donde "unos están por salir lo más pronto posible del actual Gobierno" y otros "se esfuerzan para que permanezca hasta el último día del período constitucional".

Confirmó así lo dicho el pasado 20 de diciembre por el apresado líder opositor Leopoldo López al Grupo de Diarios América (GDA) desde la cárcel militar próxima a Caracas, donde está recluido desde febrero de 2014 por delitos de violencia que el Gobierno y la Justicia le achacan.

"Cómo le decimos a los venezolanos que viven angustiados en las calles con el temor de perder su vidas que debemos esperar hasta el año 2019 para cambiar este sistema?", se preguntó López y reveló que ya en julio pasado los opositores acordaron dar "una discusión profunda sobre cuál mecanismo activar para lograr el cambio político".

"El primer paso que debemos dar es consolidar el compromiso del liderazgo opositor en cuanto a que Maduro debe salir antes de 2019 y que para lograrlo existen mecanismos constitucionales que podrán ser aplicados de acuerdo con las circunstancias", sostuvo.

Las opciones son, recordó López, el referendo revocatorio del mandato presidencial -puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión-, la enmienda constitucional, la renuncia del gobernante o la instalación de una Asamblea Constituyente.

López insistió en que el triunfo electoral opositor de este mes expresó el deseo de cambio de los venezolanos y que ahora "le tocará al liderazgo (opositor) definir una ruta pacífica, constitucional y oportuna para lograrlo".

"Hay que salir por la vía constitucional de este desastre lo más pronto posible", repitió, ante lo cual el dos veces candidato presidencial de la MUD, Henrique Capriles, ha pedido mesura.

Este ha pedido a las fuerzas políticas antigubernamentales no apostar a reconstruir al país tras una "explosión social".

Asimismo en un artículo dominical de prensa, Capriles dijo hoy que "se requiere mucha madurez política para afrontar lo que nos viene", porque "Venezuela está en la encrucijada: racionalidad y madurez política o irracionalidad y confrontación".

"El país -alertó Capriles- no está en condiciones de mantener y profundizar una confrontación política" y "urge que se abran canales de diálogo".

Venezuela "pende de un delgado hilo, que si se sigue tensando se va a romper (...). Es momento de trabajar hombro con hombro, dejando de lado las posiciones partidistas", aunque "no se trata de ceder la militancia partidista que tenga cada quien", remató.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)